Andorra impuestos
– Ene 20, 2020, 8:01 (CET)

¿No estás de acuerdo con la subida de las pensiones? Esta startup te ayuda a migrar a Andorra para evitarlo

No es una idea nueva. Desde hace tiempo, existen compañías que asesoran en los procesos de migración a otros países, pero el caso de ViveAndorra le da una vuelta de tuerca a los motivos para hacer las maletas. Su fundador se posiciona firmemente contra la cobertura que España hace de las pensiones.

"Soy una persona de 30 años, y si todo va bien me jubilo en 35, y pienso yo: ¿voy a estar contribuyendo para que otras personas que ahora están en edad de jubilación, y que por ley deben recibir pensión, cuando tal y como está la población en España nadie me va a sufragar mi pensión por el simple hecho de que los números no salen?". Esta es la opinión de José Sansa, fundador de VivirAndorra.com, pero podría ser la visión de muchos de los jóvenes creadores de empresas en España. "Considero varias cosas: el que mejor gestiona su dinero es uno mismo y dejar tantos fondos con tan poco control por parte del contribuyente e invertirlo en cosas en las que no estoy de acuerdo pues es algo que no comulgo", continúa en una entrevista a Hipertextual. Una peligrosa posición que tiene los visos de convertirse en endémica con el nuevo panorama político y para ciertos grupos de población.

Mientras, más de nueve millones de pensionistas, al sur de los Pirineos, esperan como agua de mayo la promesa estrella del nuevo Gobierno acordado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

La subida de las pensiones de un 0,9%, primera medida aprobada del nuevo Gobierno, no cuenta con el visto bueno de muchos de los contribuyentes y, por supuesto, de algunos de los grupos parlamentarios. Junto a esta medida, se encuentra el aumento del sueldo de más de 2,5 millones de funcionarios y la mejora de un gran número de prestaciones sociales e inversión en ciencia –base del acuerdo pactado entre PSOE y Unidas Podemos–, lo que abre una gran duda: ¿de dónde saldrán los fondos para financiar estas medidas? El aumento de los impuestos es, de hecho, la vía más rápida para financiar la nueva partida de gastos.

Sobre la mesa, la posible redirección de algunas partidas o el incremento de la deuda. Y en el imaginario de José Sansa, la tormenta perfecta que alimentó la creación de su empresa hace casi un año.

La vida en Andorra es la vida mejor, para el que tenga fondos

Licenciado en ADE y derecho en Navarra en 2013, Sansa emigró a Andorra ante la propuesta de trabajo en un despacho de abogados del país. 5 años en uno de los sectores que más tiempo consume a sus empleados fueron suficientes para tener una idea de negocio: "Ayudar a autónomos o pymes a que deslocalicen y minimicen su impacto fiscal". O lo que es lo mismo: irse a Andorra a vivir y trabajar, para disfrutar de sus bajas imposiciones que dejaron de categorizarse como paraíso fiscal hace siete años, según la OCDE.

Esta historia no es nueva. Históricamente, Andorra ha sido un paraíso (geográfico, que no fiscal) para aquellos que, logrando ingresos millonarios, no deseasen enfrentarse a las elevadas imposiciones para las rentas altas de España o Francia.

Arancha Sánchez Vicario, jugadora de tenis, fue la primera en abrir la veda. En 1988 trasladaba, de manera virtual, su residencia a Andorra. Años después, era condenada a pagar 3,5 millones de euros en concepto de evasión de impuestos: era, desde todo punto, una residencia ficticia creada por sus administradores para aligerar el montante a pagar a Hacienda. Tras ella llegó una retahíla de famosos, hasta llegar a los de nuevo cuño: los youtubers o jugadores de pocker. LoLitoFdez, Willyrex, Vegetta, Staxx, ByAbeel, PokeR988, Fargan, TheGregf, Thetoretegg1 o Anpeterby7 son algunos de los que ya han hecho las maletas al país vecino. Todos con la misma disposición que Sansa: España cuenta con una imposición alta a las rentas más elevadas, casi el 50% de los ingresos. Algunos expertos, de hecho, apuntan a que esto pese a la opinión de la OCDE– no deja de ser una evasión de impuestos ordenada.

Estos son, de hecho, los clientes objetivos de VivirAndorra.com y los del país a fin de cuentas. Solo ciudadanos sanos (el análisis médico es indispensable) y con un expediente penal impecable, pero lo más importante es que no supongan un lastre para la cuidada sociedad andorrana: al menos en términos económicos.

Para aquellos ciudadanos que soliciten una residencia activa, con un puesto de trabajo en la región, existen cupos que controlan dicho número. Dependiendo de la nacionalidad de origen, será más fácil o complicado dicho trámite. En el caso de buscar una migración para la apertura de empresas en la región, el que gestione el visado tendrá que ser administrador de dicha sociedad y abonar 15.000 euros en el banco del país. Esto sumando a la apertura de una cuenta con 3.000 euros en fondos y los gastos de gestión, la cuenta asciende a 22.000 euros. "Si es una persona que se cree que va a aportar valor al país con su empresa se acepta", explica Sansa. Uno de los objetivos de Andorra, de hecho, ha sido el de competir contra Estonia en el mercado de la innovación y emprendedores. ¿Cómo? La baja imposición a las personas físicas también viene acompañada de una baja tributación para las empresas: "Para todas las empresas, desde el primer momento, del 10% y el IRPF de los primeros 24.000 euros anuales está exentos de pago. Lo que excede a 40.000 al 10%, pero solo por la diferencia entre 24.000 y los 40.000".

Sin embargo, es en la residencia pasiva donde Andorra es la reina: la destinada a grandes fortunas y jubilaciones doradas. El candidato deberá depositar 50.000 euros en el Instituto Nacional de Finanzas –más 10.000 por cada miembro de la familia–. Además de esto, se deberá mostrar un certificado de compra o alquiler de vivienda en la región, donde se obligará a vivir al menos 183 días al año, y la promesa de invertir más de 400.000 euros en el país. Todo ello soportado por unos ingresos anuales que supongan el 300% del salario mínimo.

Es en la gestión de los visados y residencia, de los dos primeros modelos, donde VivirAndorra trabaja desde hace un año. Ya con algunos clientes, entre los que se encuentran varias empresas y personas físicas como éxitos de la compañía –cobrando 1.990 euros en concepto de mediación y acompañamiento en todos los trámites–.

impuestos Andorra
VivirAndorra.com

El problema de fondo

"A cada paso que das, te das cuenta de que tienes detrás a todo tipo de instituciones (Hacienda, Seguridad Social…) que te dicen lo que tienes que hacer"; "te molesta contribuir con un sistema de pensiones totalmente insostenible: la población cada vez es más longeva, la natalidad es baja y los Estados no paran de endeudarse"; "Tú, o alguien de tu entorno, habéis sido víctimas de las interminables listas de espera de la sanidad pública española".

Estos serían algunos de los diferentes claims que VivirAndorra expone en su web para atraer adeptos a la causa Andorrana; un modelo de negocio lícito que, sin embargo, se fundamenta en pilares cuestionables que, aunque escritos así, no ve "tan radicales a cómo se perciben en la web". Dicen que para crear una empresa hay que diferenciarse. Todo tiene un límite.

Pese a todo, puede ser una opinión con la que muchos seguramente comulgan, pero que se aleja de la tradición de España y algunas de las mayores economías de Europa. Es ahora cuando, de hecho, Francia se está manifestando por una reforma a la baja de su sistema de pensiones.

La cuestión de las pensiones agrupadas bajo el Pacto de Toledo es, junto con los pactos antiterroristas, contra la violencia de género y los Pactos de la Moncloa, uno de los mayores consensos políticos y sociales del país. Desde su creación en 1995, la protección de las pensiones ha sido tema central en las políticas de todos colores –con mayor o menos intensidad–, como una de las mayores promesas de la democracia basada en la solidaridad y contribución social para los mayores. Junto con la cobertura médica de la Seguridad Social –que aunque exitosa, pasa por sus horas bajas–, una de las peticiones mayoritarias de la sociedad contribuyente pasa por aumentar la inversión y no a reducirla.

Sin embargo, para Sansa es solo una cuestión de números que parte de un punto de vista egoísta por parte de los beneficiarios de las pensiones y de una necesidad de que las empresas aporten menos a las arcas públicas:

"¿No es egoísta que a ciertos colectivos, como se les ha garantizado por ley que van a cobrar [pensión], lo van a hacer sí o sí mientras esos que les están pagando no lo van a cobrar?¿No es egoísta que ese dinero salga de empresas y personas que no van a cobrarla porque no les va a llegar? Estoy de acuerdo con que [los pensionistas] son el sector más vulnerable, pero si ponemos los números en una tabla no salen".

Si bien no le falta razón en los puntos que aplican al sueldo de los políticos y a la distribución de presupuestos en Ayuntamientos y Comunidades carentes de control, además de a una falta apoyo histórico al emprendedor –sector que sigue abogando por una Ley al Emprendedor sólida– casi el 99% del tejido empresarial en España está formado por Pymes (entre las que se encuentra un nutrido grupo de emprendedores tecnológicos) que siguen invirtiendo en el sistema social con sus impuestos.