Este viernes la joven activista de 16 años, Greta Thunberg ha llegado hasta la capital española acompañada de su padre. No lo ha hecho en un Tesla Model 3 aunque hubiera tardado menos tiempo, decidió usar el trenhotel Lusitania que une Lisboa con Madrid en un recorrido nocturno de más de diez horas y unos 800 kilómetros.

La joven a acudido por sorpresa sobre las 11:15 al recinto del Ifema donde se está celebrando la cumbre del clima (COP25) para hacer una sentada silenciosa organizada por Juventud por el Clima para protestar por la falta de acción en la lucha contra la emergencia climática.

Esta tarde Thunberg y otros activistas de Fridays for Future y Juventud por el Clima darán una rueda de prensa a las 16:30 horas en La Casa Encendida de Madrid, justo antes de que comience en Atocha la manifestación por el clima a las 18 horas.

La cumbre del clima (COP25) estaba planeado que se celebrara en Chile. Sin embargo, las manifestaciones que esta habiendo en el país dejaron claro hace poco más de un mes que no iba a ser posible que se celebrar en el país. Por desgracia, Greta Thunberg ya había viajado hasta Nueva York a finales de agosto para dar un discurso ante la Asamblea de Acción Climática de la ONU el 23 de septiembre. Pero el cambio de ciudad la dejaba en el lado del Atlántico equivocado.

No obstante, ha cruzado en 21 días este océano a bordo del catamarán La Vagabonde y tras pasar tres días en la capital lusa, ahora, ya se encuentra en Madrid. La próxima semana esta joven activista irá a la cumbre del clima, donde el próximo lunes participará en el acto Niños y jóvenes ante el cambio climático junto con la ministra española de Educación en funciones, Isabel Celaá, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta H. Fore. Del resto de actividades en las que participará todavía no se sabe nada.