– Dic 11, 2019, 11:02 (CET)

El gran triunfo de Disney: un récord difícil de alcanzar

Disney se ha convertido en el estudio más rentable de la historia y aunque no sea una sorpresa para nadie, si deja muy claro, que la influencia del estudio del ratón Mickey, es mucho más que simbólica. En un año especialmente complejo para la recaudación en taquilla — con varios fracasos sucesivos de grandes franquicias y sagas — el triunfo de la compañía supone un indicativo del poder en números que le sostiene y sobre todo, lo que podemos esperar en el futuro sobre su control creativo en la meca del cine.

A menos que hayas vivido bajo una roca de considerable tamaño, ya lo sabes: este fue el año en el que Disney demostró el poder que supone controlar y tener bajo su marca las grandes mitologías modernas. También de qué forma repercute semejante circunstancia en lo que realmente importa en la meca del cine: el dinero.

Ya es oficial: el estudio se ha convertido en el primero en rebasar la marca de 10.000 millones en ventas globales de taquilla, lo que les convierte en una de las compañías más rentables de la historia y también en la que tenga las mayores posibilidades de un crecimiento sostenido y robusto, incluso en condiciones adversas. Según revela Variety, el estudio ganó 3.280 millones solo en el mercado local estadounidense y 6.700 mil millones en el mundial hasta el pasado domingo; la cifra más alta recaudada por un estudio en la historia del cine.

Se trató de una confluencia de elementos que, además, convirtieron al año 2019 en uno especialmente provechoso, a pesar de que para el resto de los estudios fue lo bastante complicado para encontrarse lidiando con cifras rojas debido a varios fracasos de taquilla inesperados. Tanto Sony como Paramount Pictures tuvieron que manejar cifras de taquilla decepcionantes, después de que Gemini Man de Ang Lee y Terminator Dark Fate de Tim Miller no llenaran a las expectativas para la crítica y el público.

De modo que para Disney —que tuvo una cifra récords de películas que cruzaron la mítica barrera de los mil millones de dólares— el éxito en ganancias es una demostración de fuerza que le pone en la curiosa situación de ser la empresa cinematográfica de mayor influencia, poder y, por supuesto, la más valiosa del mundo del espectáculo. A la vez también es la que aglutina la mayor cantidad de marcas, franquicias y sagas rentables. Una combinación que Disney ha logrado gracias a una agresiva estrategia de expansión que incluyó la compra del catálogo FOX y, también, la llegada del estudio a la competencia de plataformas streaming con un amplio catálogo. Entre ambas cosas, el valor de la marca Disney se quintuplicó y convirtió a la compañía en un coloso del mundo del entretenimiento en acelerado crecimiento.

Un año de triunfos

Se trató además, de un año en que el estudio rompió varios hitos, lo que le mantuvo en la palestra pública y en medio de debates de la prensa especializada la mayor parte del año: en el 2019, Disney rompió su propio hito mundial de taquilla, que estableció en el año 2016 con 7.600 millones de dólares. Este año, el estudio obtuvo casi de manera simultánea dos éxitos extraordinarios como lo fue Avengers: Endgame y El Rey León, que juntos convirtieron a la compañía en la más exitosas en cifras incluso antes de la llegada del que se supone es uno de sus estrenos centrales del año: Star Wars: El Ascenso de Skywalker dirigida por J.J. Abrams y conforma el último capítulo de la saga Skywalker, llega a los cines el 20 de diciembre y se perfila como el siguiente fenómeno en ganancias de la empresa.

Por supuesto, al momento de llevar a cabo un cálculo cuidadoso sobre las razones del éxito de la empresa en una situación en la que el resto de los estudios deben lidiar con pérdidas, también habría que añadir que incluso en los momentos más bajos, Disney ha sostenido ganancias con títulos considerados de manera formal como fracasos taquilleros o al menos, con cifras discretas no representativas de las expectativas que habían despertado. Al incluir en el cálculo final las películas que adquirió después de heredar el catálogo de FOX, las ganancias se elevan en 11.900 millones, a pesar que tanto Ford v Ferrari y en especial Dark Phoenix no cumplieron con los estándares de ganancias que se había esperado en su recorrido por las salas de cine.

Una nueva frontera

En agosto de este año, Disney estableció un récord que difícilmente podrá ser superado: cinco de sus películas rebasaron la mítica frontera de los $ 1 mil millones en un solo año. Avengers: Endgame (2.790 millones), Aladdin (1.050 mmillones), Toy Story 4 (1.070 millones), The Lion King (1.600 millones) y Captain Marvel (1.200 millones). Además, las películas no solamente cruzaron una de las marcas de recaudación más difíciles de alcanzar, sino que continuaron siendo una considerable fuente de ganancias durante algunos meses más. La recientemente estrenada Frozen II llegó el domingo pasado a la abultada cifra de 920 millones y, sin duda, antes del final de mes, también formará parte del selecto grupo, algo que también se espera ocurra con Star Wars: El Ascenso de Skywalker, lo que sumaría siete películas más allá de uno de los récords más esquivos del cine en un único año.

“Es difícil describir la trascendencia [del año] que Disney está disfrutando”, dijo Paul Dergarabedian, analista de medios senior en Comscore en una entrevista para Variety. “Disney ha puesto constantemente números casi inalcanzables en el tablero al ofrecer una lista diversa e irresistible de películas, al tiempo que capitaliza la buena voluntad y la lealtad del espectador que se ha acumulado durante años”.

Claro está, Disney ha utilizado una estrategia muy definida para lograr convertir su base fanática en una de las más sólidas, fieles y poderosas del mundo del espectáculo. Desde la compra de Pixar, pasando por Marvel y Lucasfilm, Disney se convirtió en un imperio que no sólo aglutina buena cantidad de las sagas y franquicias más queridas del mundo del cine, sino también, la base fandom, a la que estimula y mima con especial cuidado. El año pasado, hubo más de 15 convenciones distintas sobre productos y sagas Disney, auspiciados por el estudio y en el 2019, el fenómeno se repitió incluso con mayor fuerza. A pesar de algunas decisiones cuestionables como negarse a ceder películas del catálogo FOX para convenciones de fanáticos y eventos similares, Disney sigue teniendo un especial interés en mantener a sus seguidores lo suficientemente satisfechos como para que la fidelidad a la marca repercuta en sus ganancias.

¿Qué ocurrirá una vez que el último capítulo de la saga Skywalker llegue a los cines? Con toda seguridad, las futuras cifras de Disney están destinadas a convertirse en un récord histórico que difícilmente cualquier otro estudio pueda incluso acercarse, lo que a su vez, simboliza un tipo de poder sobre los recursos creativos que pocas veces ha tenido cualquier empresa. El mundo de Mickey Mouse llegó con todo su poder y para permanecer, por mucho tiempo.