Apple ha decidido cambiar algunos procedimientos internos para garantizar una mayor estabilidad en las versiones finales de sus sistemas operativos, según informa Bloomberg. El movimiento se produce tras el lanzamiento de iOS 13, que ha sido objeto de diversas críticas debido a los múltiples bugs reportados por los usuarios.

El movimiento, según narra Bloomberg, ha sido explicado por Craig Federighi (máximo responsable de software en Apple) durante una reunión interna. El nuevo procedimiento pretende aislar el impacto de funciones experimentales o inacabadas en el resto del sistema operativo mediante una estructura de "banderas" similar a la que integran aplicaciones como Google Chrome. Estas flags permiten activar o desactivar funciones de forma individual por parte de los desarrolladores mediante un menú específico.

Fuentes consultadas por Bloomberg señalan que, hasta iOS 14, los equipos agregaban funciones experimentales cada día o semana, muchas de las cuales afectaban al comportamiento del resto del sistema. Como consecuencia, múltiples desarrolladores "pasaban días sin una build usable, por lo que no tenían conciencia real de qué estaba funcionando y qué no", explica una de las fuentes. Con el sistema de banderas, los desarrolladores podrán aislar las funciones experimentales que no deseen monitorizar, trabajar con una versión relativamente usable e identificar los posibles errores presentes en el sistema operativo.

Esta nueva estrategia ya se está aplicando en el desarrollo de iOS 14, la versión del sistema operativo que será anunciada en 2020 y cuyo nombre en clave es "Azul". La compañía también busca implementar esta metodología en otras plataformas como watchOS, iPadOS, macOS y tvOS.

Internamente, Apple califica la estabilidad de su software mediante una escala de 0 a 100, según explica Bloomberg. En ella, iOS 13 obtuvo una puntuación inferior a la versión más avanzada de iOS 12, un hecho que refleja lo sucedido con la versión inicial de este sistema operativo. Para evitar un suceso similar, Apple ha considerado retrasar algunas características de iOS 14 a la siguiente versión del sistema, internamente conocida como "Azul+1". De esta forma, los equipos de desarrollo podrían prestar más atención a la estabilidad del software y reducir el número de bugs presentes cuando el sistema llegue a los consumidores.

👇 Más en Hipertextual