– Sep 4, 2019, 16:05 (CET)

¿Netflix abandonará los maratones? Una reciente decisión de la cadena inquieta a sus suscriptores

En medio de la guerra de las plataformas, Netflix toma una decisión que preocupa a sus suscriptores: la de adoptar el formato de un capítulo semanal para uno de los reality que forma parte de su catálogo. Por ahora, el canal no parece tener intención de extender la estrategia al resto de sus series. ¿Pero podría suceder?

Desde que Netflix llegó al mercado, una de sus grandes ventajas fue la modalidad de estrenar a la vez todos los capítulos de temporada de una serie. Esto dio paso a la llamada cultura “de los maratones” televisivos y, sobre todo, a un nuevo tipo de hábitos de consumo para el televidente. Ahora, la plataforma parece dar un paso atrás en una de sus propuestas de origen más innovadora al anunciar que la nueva temporada del reality The Great British Baking Show. Esta será transmitida bajo la modalidad de un capítulo por semana.

En apariencia, la estrategia resulta incluso lógica: se trata de un programa en el que se elimina un participante por capítulo, por lo que Netflix solo podría estar añadiendo interés a uno de los programas preferidos de su catálogo. Pero la decisión llega en un extraño momento: semanas atrás, Disney+ anunció que sus series tendrían capítulos semanales, sin que la plataforma tenga el menor interés por los estrenos en bloque. Además, los voceros del venidero canal por suscripción stream dejaron claro que su intención es la obtener no solo el mayor número de suscripciones durante sus primeros meses de transmisión, sino además conservarlos en el futuro.

La decisión fue considerada como una forma de competencia que refuerza la necesidad de mantener un número de suscriptores estables, algo que la reciente caída de espectadores de Netflix parece hacer indispensable. Como inmediata consecuencia de la pérdida de parte de su contenido en catálogo relacionado con Marvel y Disney, por primera vez desde el inicio del servicio, el número de clientes en Netflix detuvo su exponencial crecimiento, una señal clara del impacto que tiene sobre la cadena la dura competencia a la que debe enfrentar en la actualidad.

Movimientos detrás de la pantalla

Netflix innovó de origen para crear una nueva manera de disfrutar de contenido televisivo: desde ofrecer un primer mes de suscripción gratuito, hasta incluir una temporada completa de un programa a la vez. El canal parecía tener la combinación perfecta para captar usuarios. La gran mayoría de los suscriptores del canal encontró en la combinación de ambas cosas una manera de probar un método relativamente desconocido y finalmente, adquirir el servicio sin que la plataforma tuviera que hacer alguna otra cosa para mantener su fidelidad comercial.

No obstante, con la llegada de HULU, Amazon Prime, pero, sobre todo, esa competencia frontal como lo es Disney+, Netflix se encontró en la nada deseable posición de tener que revisar su método de ventas de cara a una competencia que aprendió de sus errores. O al menos, es lo que sugiere la evidencia: buena parte de los suscriptores del canal suelen cancelar la suscripción durante los primeros meses de compra una vez que han disfrutado de sus contenidos predilectos. Como el canal no penaliza el darse de baja, la opción de volver una vez que haya renovado contenido de interés hace que los suscriptores sostengan una dinámica poco común con la plataforma.

Además, Netflix deberá competir a nivel de precios, algo que por ahora le pone en una posición desfavorable con respecto al resto de las cadenas. La oferta para noviembre de Disney+ es de 4$ y ofrece el doble de servicios que la opción básica de Netflix, que casi dobla el costo. La combinación de un número flotante de usuarios que pueden cancelar la suscripción a discreción y la novedad de los nuevos servicios, ponen a Netflix en una situación complicada.

El año pasado, la web financiera MarketWatch realizó un análisis que indica que los usuarios de este tipo de plataformas están dispuestos a suscribirse al menos a tres servicios a la vez, siempre y cuando la suma total entre todas las opciones no supere 50 dólares mensuales. Eso podría indicar que Netflix —cuyos precios siguen siendo uno de los más altos del mercado— seguirá teniendo una robusta base de usuarios, que podrían contratar a la vez el contenido de Disney Plus.

Pero eso podría cambiar a medida que Disney+ no solo logre fidelizar a los usuarios a su catálogo, sino además convertirse en una opción que mantenga el interés en el tiempo, lo que podría ocurrir con la agresiva estrategia de programación que implementarán a futuro. No solo tendrá una considerable cantidad de contenido original relacionado con varias de sus franquicias más exitosas, sino que evitará el hábito de la suscripción momentánea, a través del método de estrenar un capítulo por semana.

¿Eso quiere decir que las asombrosas ofertas de lanzamiento del canal son un señuelo para captar suscriptores y luego cambiar las condiciones del juego? No necesariamente, pero sí, asegurarse que al menos durante los primeros años, sean la primera opción al momento de evaluar las opciones de compra. Por supuesto, los canales con precios accesibles con extenso contenido original siempre llevarán las de ganar en medio de la competencia entre canales, pero en el caso de Disney+, se trata además de una forma de utilizar sus contenidos (relacionados con sus principales sagas cinematográficas y más importantes atracciones públicas) sean insustituibles en el gusto de la audiencia.

De modo que Netflix podría mantenerse con un número alto de suscriptores, que alternarán su uso con el de otras plataformas, pero únicamente a medio plazo. Después de todo, la competencia no será solo contra Disney+, sino con al menos una docena de nuevos canales de suscripción, con un catálogo tan o más extenso que el suyo.

La guerra del más fuerte

Por ahora, nada parece indicar que la decisión de Netflix sobre la forma de transmitir The Great British Baking Show, se extienda más allá de programas de género y oferta semejante. No obstante, es difícil ignorar que se trata de una decisión que pudiera afectar la forma en que se comprende la plataforma de cara a sus usuarios. ¿Podría Netflix adoptar un sistema intermedio? HULU lo ha hecho de sus inicios al lanzar tres capítulos de una misma temporada, lo que permite a los usuarios disfrutar del programa, a la vez que consideran la opción de seguir haciéndolo en el futuro.

¿Podría ser una estrategia semejante el siguiente paso del gigante de la suscripción stream? Queda esperar que ocurrirá una vez que Disney+ despliegue todos sus recursos y pueda medirse su impacto real sobre la competencia.