Este mes de agosto será sin duda recordado como una de las épocas en las que más negligencias sanitarias se han detectado, tanto en España como en los países vecinos. Desde el triste caso de la carne mechada, contaminada por la bacteria Listeria monocytogenes, hasta los bebés a los que se administró un crecepelo por error, son muchas las historias en las que una equivocación ha puesto en peligro la salud de un gran número de personas.

¿Qué es la listeriosis y por qué está siendo un problema ahora mismo?

Ante este tipo de sucesos, en los que a menudo se ven implicadas empresas de la industria alimentaria, hay quien cree que la salvación puede estar en recurrir a los productos ecológicos. Sin embargo, esta es una idea mal concebida, en primer lugar porque no son más saludables que el resto y, además, porque sus fabricantes también pueden cometer errores. De hecho, es lo que le acaba de ocurrir a la empresa francesa Intermarché, al tener que retirar del mercado un lote de harina de trigo sarraceno contaminado con una planta causante de alucinaciones. Puede que al leerlo haya quien quiera hacerse un bizcocho con ella, pero sería un atrevimiento bastante peligroso.

Más allá del vello: posibles efectos secundarios en los niños que tomaron crecepelo por error

También se ha vendido en España

La harina de trigo sarraceno, comercializada en bolsas de 400 gramos bajo la marca Jardin Bio, se ha distribuido también en otros países, como ** Grecia, Marruecos, los Países Bajos, Rumania, España, Suiza y Vietnam**. Suele venderse en tiendas ecológicas, por lo que la propia empresa ha hecho un llamamiento a todas ellas, para que se retire de aquellas en las que aún se encuentre y, además, para que quienes la hayan comprado la devuelvan para su reembolso. Quien sospeche que pueda tenerlo en casa debe mirar que lleve el código 456300003727, el número de lote SARB170419TNB y la fecha de caducidad 05/2020. Si es así, se trata del lote contaminado.

En caso de que ya se haya ingerido, es importante acudir al médico ante síntomas como boca seca, pupilas dilatadas, trastornos visuales, taquicardia, agitación, confusión, desorientación espacio-temporal, alucinaciones o habla inconsistente.

Todos ellos son los primeros signos de intoxicación por algunos de los alcaloides generados por las plantas del género Datura, responsables de la contaminación de la harina. Entre estos compuestos el más conocido es la escopolamina, una sustancia cuyas propiedades alucinógenas llevan a que a menudo se consuma como droga recreativa, a pesar de los graves efectos que, en dosis altas, es capaz de conducir a la muerte. No es el caso de la harina, aunque los síntomas anteriores, ante un consumo elevado, pueden requerir la hospitalización.

Infusiones florales: la nueva forma de consumo de escopolamina que pone a los adolescentes en peligro

Aparte del producto de Jardin Bio, las autoridades de consumo francesas han advertido sobre otra marca de harina de trigo sarraceno, contaminada con la misma planta, esta vez bajo la marca Ma vie sans gluten. En este caso se trata de bolsas de 500 gramos, con el lote SARB170419TNB / 24611 DDM y la misma fecha de caducidad.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.