Fitbit cumplirá el próximo mes de septiembre dos años en la industria de los relojes inteligentes. Con el lanzamiento del Ionic, la firma dejó de ser identificada únicamente por sus pulseras deportivas, pasando a expandir sus horizontes al terreno de la tecnología más personal. Tras unas ventas pobres debido –entre otros motivos– a su elevado precio, el pasado año ponía en circulación el modelo Versa, más atractivo, barato y con similares prestaciones. Ahora quiere repetir la jugada con el Versa 2, una nueva iteración solventará varios de las carencias que achacaban los dispositivos de la marca hasta ahora.

Con una comercialización que comenzará el próximo día 15 de septiembre, Fitbit busca poder hacerse un hueco junto al resto de propuestas del sector, con Huami habiendo revelado recientemente el económico Amazfit GTS y esperándose que Apple introduzca la quinta generación de su smartwatch también a comienzos del próximo mes. La pregunta que surge ante ello es, naturalmente, qué aporta la empresa afincada en San Francisco para despuntar con su Versa 2.

Alexa y Spotify, dos cualidades muy esperadas

Si el Versa ya mostró una cierta evolución respecto al Ionic en términos de aprendizaje a la hora de ofrecer aquello que busca el consumidor, la revisión de este parece que lo hará aún más. No lo será, eso sí, en términos estéticos, donde su aspecto se encuentra ciertamente próximo al de generaciones anteriores. Mejora ciertamente en su pantalla, que ahora asciende a las 1,4 pulgadas donde los marcos que la rodean, si bien son de mayores que, por ejemplo, los del Apple Watch Series 4, son significativamente inferiores a los de la anterior iteración.

Pero sus especificaciones sí mejorarán, incluyendo ahora el Fitbit Versa 2 compatibilidad con Alexa, el asistente virtual de Amazon, de modo que se pueda solicitar la realización de tareas haciendo uso únicamente de la voz. Dictar mensajes o pedir información serán algunas de las nuevas acciones que podremos realizar con él, además de pedir canciones de Spotify. Esta es otra de las grandes integraciones que llega de forma nativa por primera vez a un reloj de la marca, siendo hasta el momento una de las ausencias más notables.

Permitirá descargar hasta 300 canciones en el reloj para escucharlas sin depender del smartphone (será necesaria una suscripción premium al servicio de música), algo que aumenta notablemente el atractivo de este terminal.

El Fitbit Versa 2 dispondrá de cerca de cuatro días de autonomía, una nueva pantalla AMOOLED 2.5D, reconocimiento de hasta 18 ejercicios, resistencia al agua de hasta 50 metros, medidor de ritmo cardíaco, mejoras en el seguimiento del sueño y NFC, de modo que uno pueda realizar pagos a través de Fitbit Pay. Su versión más básica, en diferentes colores, tendrá un precio de 199,95 euros, con otras dos opciones con distintos acabados que ascienden a 229,95 €. Todas ellas se pueden reservar ya en la página web de la firma o en Amazon.