Luego de disfrutar la tercera temporada de Stranger Things concluimos que aunque está llena de lugares comunes, logra ser bastante divertida. Luego de tres entregas podemos decir que uno de los grandes recursos de los creadores de la serie es trufar la historia con referencias cinematográficas, con historias reales de aquellos lejanos y cercanos años ochenta, así como con guiños geek en cada oportunidad. Esto, junto a la inmensa cantidad de nostalgia que usa como lienzo, hacen de Stranger Things una serie —aunque ya va siendo hora de pasar la página a tantas nostalgias— con bastante encanto.

El episodio final es uno de los más dinámicos —y largos— de la temporada. En él podemos ver una escena que protagoniza Dustin... pero antes de seguir te advertimos que si no has visto el capítulo, no quieres enterarte de ningún detalle o eres muy sensible a los spoilers, no debes seguir leyendo. No contaremos nada relevante, pero sí un momento que sin duda es uno de los más divertidos y memorables de la serie en sí.

En "Capítulo Ocho: La batalla de Starcour" pudimos ver como toda la pandilla por fin une fuerzas para acabar con la amenaza que se cierne sobre Hawkins y, suponemos, sobre el mundo. Los personajes se dividen en equipos y cada uno tiene misiones específicas. En un momento Dustin dice que conoce a la persona indicada para sacarlos del apuro, pues Hopper y Joyce se dan cuenta de que el número de la caja fuerte no abre con la clave que Murray había descifrado tras sus largas pláticas con Alexei. El simpático ingeniero ruso había dicho que la clave era la Constante de Plank y Murray no tomó la precaución de confirmarla, pues, según dijo, "conocía bastante bien aquella cifra". Es entonces que Dustin se comunica a Salt Lake City, Utah, con su novia Suzie —la que hasta entonces todos creyeron no existía—. Él estaba seguro de que la chica sabría la secuencia correcta. Y así fue, pero antes, como escarmiento por no hablarle antes, Suzie le pide que canten juntos. Dustin de inmediato se niega pero se da cuenta de que en la balanza está su dignidad o la vida de todos sus amigos, así que comienza a cantar.

La canción es interpretada a dúo por Dustin y Suzie, en una secuencia divertida y desesperante al mismo tiempo. Aun sabiendo que con la clave salvarán al mundo, Suzie deja en claro su lugar como novia pero también su lugar como nerd, pues al terminar la canción dicta la clave que necesitaban: la Constante de Plank. Dicha canción es The NeverEnding Story. Este es el momento:

The NeverEnding Story originalmente fue interpretada por Limahl y Beth Anderson, fue escrita por Giorgio Moroder, y se trata de la canción principal de la película La historia interminable, el largometraje alemán de 1984 dirigido por Wolfgang Petersen. Recordemos que la tercera temporada de Stranger Things se ubica en el año de 1985 y que la película basada en la grandiosa novela homónima de Michael Ende fue estrenada —en Estados Unidos— el 20 de junio de 1984. Así que en el contexto de Dustin y Suzie, la canción era bastante nueva, había sido el tema principal de una de las cintas más destacadas —y más nerds— de su verano anterior. Además, la canción por sí misma cosechó su propia popularidad, pues alcanzó los primeros lugares de las listas de éxitos en varios países y llegó a tener dos versiones: una en inglés y otra en francés.

Las otras canciones

Ahora podemos decir que la escena, la canción y los personajes son perfectos, pero el dúo de Dustin y Suzie fue planeado de una forma muy distinta. Los creadores de la serie, los hermanos Duffer, han dicho que tuvieron varias canciones en mente, pero se decantaron por The NeverEnding Story por motivos más bien ajenos a la serie, no así para Netflix. Ellos han dicho en entrevista que habían pensado que los chicos cantarían The Ent Song de "El Señor de los anillos" pero tuvieron que cambiar de idea:

Hasta cierto punto ellos iban a cantar "La canción de los Ent" de El Señor de los anillos. Entonces pensamos: 'Oh, bueno, Amazon está trabajando en (la serie de) "El Señor de los anillos", probablemente no le gustará a Netflix. Entonces surgió, creo que fue Curtis (Gwinn), nuestro escritor, a quien se le ocurrió una idea mejor: que fuera la canción principal de 'The Neverending Story'. Ciertamente filmar esa secuencia fue una de las cosas más divertidas que tuvimos en esta temporada. Fue genial.

"La canción de los Ent" a la que se refieren los showrunners es "The Ent and the Entwife", que el fabuloso Treebeard (Bárbol) les canta a Merry y a Pippin cuando estos se encuentran en "Las dos torres". Aunque la idea original tenía bastante sentido, pues no puede haber nada más nerd que ser seguidor de "El Señor de los anillos" en los años ochenta, además de que Dustin y sus amigos son fervientes seguidores de Dungeons & Dragons, lo cierto es que el resultado es bastante divertido y memorable.

La serie a la que se refieren los hermanos Duffer es la que está desarrollando actualmente Amazon para su plataforma de streaming, para la que, según supimos recientemente, el español Juan Antonio Bayona dirigirá los primeros episodios. La historia de este prometedor título se sitúa en la Segunda Edad de la Tierra Media y se espera que sea estrenada en 2021.

Mientras tanto seguimos disfrutando de este momento memorable, del dúo más nerd y simpático de la tercera temporada de Stranger Things, así como de las muchas referencias, teorías y demás detalles de este título de Netflix, uno más de los estrenos de la plataforma en este mes de julio.