– Jul 5, 2019, 14:02 (CET)

Laura Ros, directora general de Volkswagen España: «Queremos ser la primera marca en vender un millón de vehículos eléctricos»

Tras el "escándalo de las emisiones diésel" en 2015, la marca se encuentra inmersa ahora en una profunda transformación cuyo foco reside en la electrificación y también en el objetivo de liderar el coche conectado, las nuevas formas de movilidad y el coche autónomo.

La compañía alemana Volkswagen ha sido uno de los grandes referentes de la industria del automóvil durante el siglo XX y lo que llevamos del XXI. Volkswagen, que en alemán significa "el automóvil del pueblo", presume precisamente de haber democratizado el uso del vehículo en varias generaciones, con modelos icónicos como el Beetle o el Golf, este último convirtiéndose en el coche más vendido de la historia de la marca.

No es extraño que, acostumbrados al liderazgo, tras el doloroso episodio del escándalo de las emisiones de los vehículos diésel en 2015, la compañía haya salido con la firme determinación de liderar la transformación del sector, empezando por una apuesta decidida por la electrificación, en toda la cadena de valor, pero también en otros retos como la conectividad, las nuevas formas de movilidad o el coche autónomo.

Laura Ros lleva desde 2015 como directora general de Volkswagen España, aunque se incorporó a la compañía en 1997, lo que la convierte en una de las voces más autorizadas para hablar del futuro de la marca y del sector del automóvil.

Laura Ros, directora General de Volkswagen España Business Insider España

 Volkswagen en plena transformación

¿En qué situación está Volkswagen ahora después del asunto de las emisiones? ¿Existe la sensación de que ya es una etapa pasada?

La marca Volkswagen en estos momentos está en un proceso de transformación, porque queremos liderar los grandes cambios que está atravesando nuestro sector en este momento.

Para nosotros aquello fue un punto de inflexión que también nos hizo darnos cuenta de que la sociedad, cada vez más, está demandando empresas responsables, con un compromiso social que en nuestro caso se traduce por esa preocupación en hacer realidad una movilidad sostenible.

Eso derivó en todo un plan de inversiones que en los próximos cuatro años va a suponer unos 30.000 millones de euros a nivel del Grupo Volkswagen, y 9.000 millones sólo de la marca Volkswagen en concreto para hacer todo ese despliegue vinculado a la conducción eléctrica, que para nosotros es la respuesta más limpia: cero emisiones para ese reto que tenemos de reducir las emisiones de CO2 del parque automovilístico. Estamos comprometidos con los objetivos del Acuerdo de París para frenar el cambio climático y estamos también en ese proceso de transformación que ya ha comenzado.

Nosotros entendemos la movilidad como sinónimo de libertad individual, que es una conquista social del siglo XX que se hizo posible a través del vehículo

Estamos realmente inmersos en este proceso de transformación, y sobre todo en hacer realidad nuestro propósito de compañía: nosotros entendemos la movilidad como sinónimo de libertad individual, que es una conquista social del siglo XX que se hizo posible a través del vehículo, y para nosotros en el siglo XXI esta movilidad será sostenible, precisamente para asegurar esa libertad a las generaciones futuras.

La transformación del sector llega por cuatro grandes disrupciones, que además en nuestro caso se están produciendo de modo casi simultáneo, que son: conectividad y los servicios entorno al coche conectado; la electro-movilidad; el fenómeno del coche compartido; y, también —aunque ya con visión a medio y largo plazo— el coche autónomo. En Volkswagen queremos ser protagonistas de esa transformación.

¿Cuándo veremos los primeros resultados?

Para nosotros el año 2020 será un punto de inflexión importante, porque es cuando vamos a plasmar el resultado de toda la transformación en la que está trabajando la compañía en los últimos dos años, con una gran ofensiva y una gran apuesta por la movilidad eléctrica y también por el coche conectado.

Y eso se traducirá en el lanzamiento de una nueva familia de modelos, que viene a añadirse a nuestra gama convencional, que hemos bautizado como ID. Esta nueva línea que se basa en una plataforma nueva del grupo Volkswagen cien por cien eléctrica: la plataforma modular MEB, que dará lugar a una línea completa de vehículos que se lanza ya en verano empezando por el ID.3, que es el modelo compacto, al que le seguirá a finales del 2020 una versión SUV.

Más de la mitad de los 30.000 vehículos eléctricos de la edición limitada ID.3 1st Edition que vamos a lanzar en Europa ya tienen una pre-reserva

En el Salón del Automóvil de Barcelona precisamente lanzamos el pistoletazo de salida empezando la pre-reserva para todos los clientes que quieren ser los primeros en conducir estos nuevos modelos de nuestra gama. Se abrió una reserva para 30.000 unidades a nivel europeo y a día de hoy más de la mitad de ese volumen ya está reservado con clientes que han dejado 1.000 euros de señal. Esto nos ha servido también para medir el interés del público, y la verdad es que estamos viendo que es muy grande. Está generando muchas visitas y mucha curiosidad.

Sigamos con el coche eléctrico. Hay todavía muchos obstáculos que superar: las emisiones que provocan la fabricación de baterías, la infraestructura necesaria para la recarga... ¿Cómo veis desde Volkswagen que se van a ir solucionando estas cuestiones?

Es importante transmitir el mensaje de que esta transición va a ser gradual: no se va a producir de la noche a la mañana. Hay toda una hoja de ruta para que desde el año 2020 hasta el año 2050 haya una introducción gradual de los vehículos eléctricos.

A los fabricantes se nos ha demandado reducir las emisiones de CO2 y de partículas. Hemos recogido el guante, hemos apostado, hemos hecho las inversiones, hemos puesto las cartas sobre la mesa y el resultado de esas inversiones ya está a punto para comercializarse en el mercado.

Hemos avanzado en la dirección correcta desde el punto de vista regulatorio.

En los últimos años en España nos hemos ido adaptando al vehículo eléctrico, desde el punto de vista regulatorio. Por ejemplo, la norma para instalar los puntos de carga o también facilitando la instalación en parkings privados. Otro paso muy importante que se dio el año pasado a nivel de regulación es la liberalización de la figura del gestor de carga. Esto era un paso necesario para que inversores privados puedan invertir en infraestructuras, que es una de las grandes barreras que tenemos en nuestro país y donde estamos muy por detrás de Europa. Aquí hay que lanzar también un mensaje muy importante a los organismos públicos y también a todas las empresas que tienen que hacer esa inversión en infraestructuras para que recuperemos ese tiempo perdido y nos pongamos a la altura de otros países, ya no digo países como Holanda o Noruega, que están realmente a la cabeza en Europa, pero por lo menos como Francia o Alemania, que tienen una red de infraestructuras mucho más amplia que la nuestra.

Nosotros como fabricantes estamos invirtiendo también en infraestructuras a través de Ionity, que es una alianza entre las marcas del Grupo Volkswagen donde también participan BMW, Mercedes y Ford, con la que vamos a desplegar una red de infraestructuras de carga ultra-rápida por todas las autopistas europeas. Pero la responsabilidad del despliegue de las infraestructuras no puede recaer solamente en los fabricantes. Hace falta tomar medidas para facilitar la inversión privada, permitiendo un paso adelante de las eléctricas y de las gasolineras para que pongan puntos de carga también a disposición de los de los usuarios.

Laura Ros, directora General de Volkswagen España Business Insider España

¿Y qué va a ocurrir con los vehículos diésel o de gasolina?

Nosotros vamos a seguir invirtiendo en hacer más eficientes los vehículos gasolina y los vehículos diésel, porque son tecnologías donde todavía podemos conseguir entre un 10 y un 15 por ciento de reducción de emisiones, y eso también es importante destacarlo.

Pero hay que poner énfasis en la renovación del parque porque el 80 por ciento de las emisiones las producen vehículos de más de diez y quince años de antigüedad. Además se da la situación de que precisamente el parque español es de los más antiguos de Europa y sigue envejeciendo porque la tasa de renovación es todavía muy lenta.

Tenemos que incentivar que haya planes estructurales y políticas sostenibles en el tiempo que ayuden a los clientes a tomar decisiones sobre la compra de vehículos

Se está produciendo la paradoja de que hay tal incertidumbre en los clientes que están aplazando decisiones de compra, precisamente por no saber entre todas las tecnologías alternativas que ahora hay en el mercado por cuál decantarse.

Tenemos que incentivar que haya planes estructurales y políticas sostenibles en el tiempo que ayuden a los clientes a tomar esas decisiones, ya sea por vehículos de cero emisiones, como puede ser un vehículo eléctrico, o si no de sustituir su vehículo diésel o gasolina de más de 10 o 15 años de antigüedad por un vehículo diésel o gasolina nuevo que supondrá un 95 por ciento menos de emisiones de CO2. Si no, el efecto final que conseguimos es exactamente lo contrario: el año pasado las emisiones de CO2 del conjunto del parque han aumentado en lugar de reducirse, teniendo como tenemos alternativas ahora más sostenibles.

¿Y qué hay de la autonomía de los vehículos eléctricos?

La autonomía y la rapidez de carga ya ha dejado de ser una barrera. Ya estamos consiguiendo autonomías de hasta 550 kilómetros. Estimamos que el 90 por ciento de las cargas se realizarán en el domicilio. Pero este debe complementarse con carga rápida en carretera para sacar el vehículo eléctrico sólo de las ciudades. La velocidad de carga se ha duplicado en la nueva generación de vehículos, permitiendo recargar la batería en poco más de cuarenta minutos, y proseguir el viaje.

Laura Ros, directora General de Volkswagen España Business Insider España

Los retos de la industria del automóvil

¿Desde la compañía se confía en que el apoyo administrativo acabará llegando, o de alguna forma asumís un escenario independientemente de lo que suceda a nivel político o administrativo?

Nosotros creemos que a nivel político y administrativo tiene que haber un marco estable, y lo que pedimos sobre todo es estar lo más armonizados posible con las políticas que ya define la Unión Europea, que son suficientemente ambiciosas en cuanto a reducción de las emisiones.

En nuestro sector la dimensión de las inversiones hace que éstas sean inversiones a largo plazo, por eso necesitamos esa estabilidad y esa alineación con las políticas europeas. Que haya un plan de ayudas del Gobierno que sea lo más homogéneo posible en todo el territorio nacional, porque para nosotros es muy difícil adecuar nuestra política comercial por regiones o incluso por ciudades, que hoy en día es el caso.

Tiene que haber un plan de ayudas del Gobierno que sea lo más homogéneo posible en todo el territorio nacional

La homogeneidad es lo que facilita también la gestión a nuestras redes comerciales, y también para generar un marco más estable de cara al cliente final y al usuario que es el que en definitiva está tomando la decisión de realizar esa inversión a largo plazo que supone el desembolso de un vehículo. Y no sólo eso, también creemos que es necesario fomentar la inversión privada en puntos de carga, no necesariamente tiene que ser con dinero público.

¿Cómo se va a potenciar esa inversión privada?

Tiene que haber un marco normativo para que esa inversión privada sea rentable. Cuando un modelo de negocio es rentable la inversión privada aparece. Una de las barreras que tiene la inversión privada para establecer puntos de carga hoy en día en España es que los costes del término fijo para mantener un punto de carga, con la potencia que necesitan los puntos de carga rápida, son muy altos, son cuatro veces superiores a los costes fijos que tendría ese mismo punto de carga en Francia, Alemania o en los países de nuestro alrededor.

Con lo cual el inversor privado se encuentra que para amortizar esa inversión necesita muchísimos más usuarios y ese parque, evidentemente, todavía no existe por lo que es una inversión con un retorno a muy largo plazo. Habría que intentar homogeneizar, reducir esos costes fijos para que los inversores puedan desplegar esos puntos de carga con mayor rapidez y puedan conseguir un retorno a corto plazo, y que se genere ese círculo virtuoso donde se resuelva el problema de las infraestructuras, y los fabricantes encontremos todas las facilidades para poder satisfacer la demanda y las necesidades de los clientes.

Ya sabemos lo importante que es la industria del automóvil en nuestro país, somos uno de los mayores fabricantes del mundo y se está rumoreando que hay posibilidades de que se fabriquen coches eléctricos de Volkswagen en España. ¿Cómo está ese tema? ¿Hay algo que pueda invitar al optimismo en este sentido?

Hemos desplegado ya esta primera oleada de electrificación con fábricas en China, en Estados Unidos y también aquí en Europa.

Es cierto que de momento todavía no se ha confirmado ninguna inversión en España. Están pendientes de decidirse las inversiones que acompañarán a la segunda ola de electrificación. Dentro del Grupo Volkswagen, SEAT desarrollará una nueva plataforma de vehículos en colaboración con la marca Volkswagen. Se trata de una versión más pequeña de la plataforma MEB, sobre la que se construirán diferentes vehículos de alrededor de 4 metros de distintas marcas, que son los que se fabrican aquí en España. En el caso de Volkswagen, en nuestra fábrica de Navarra fabricamos el Polo y el T-Cross, nuestro nuevo SUV urbano, que lanzamos este año y que es un indicador de la apuesta del Grupo Volkswagen y de la marca por las fábricas en España.

Las fábricas españolas están muy bien posicionadas para optar a la segunda ola de inversiones por la movilidad eléctrica

Son fábricas muy eficientes, que están muy bien posicionadas y, desde luego, para terminar de confirmar o de asegurar que nuestras fábricas de aquí entran en esa segunda ola de inversiones por la movilidad eléctrica ayudaría mucho que nuestro mercado fuera un mercado que estuviera también a la vanguardia en cuanto a las ayudas, la infraestructura y la electrificación del parque circulante. Sin duda, ese puede ser un factor decisivo.

Además, la plataforma MQB que montan nuestros vehículos en Navarra como en Martorell está preparada para la incorporación de tecnología híbrida, por ejemplo, y es algo que también podría darse en un futuro dependiendo de la demanda.

Volkswagen

Coche conectado

Hablemos de otra de las disrupciones que has mencionado: El coche conectado. ¿Cómo está afrontando este reto Volkswagen y cómo va a impactar en el usuario?

Queremos ser pioneros en el mundo del coche conectado porque ya estamos trabajando en ello de manera muy intensa en los últimos dos años.

Además de que nuestros vehículos nuevos incorporan ya los últimos sistemas de navegación, también estamos conectando vehículos del parque a través de la instalación de un dispositivo en nuestros talleres, VW Connect, y dando a esos usuarios la posibilidad de tener un coche conectado que en su día no tenían.

A través de esa aplicación pueden tener información del vehículo: dónde has aparcado por última vez, cuál es el siguiente servicio de mantenimiento, cuáles son las rutas que ha realizado, cómo puede realizar una conducción más eficiente, donde puede guardar fotos de las rutas que ha hecho o competir con dinámicas de gamificación con otros conductores.

¿Cuáles son las próximas novedades en este sentido?

Este año vamos a lanzar tres servicios vinculados a ese coche conectado para nuestros usuarios. Uno, que ya vamos a pilotar este mes de julio con un partner de distribución, es lo que llamamos el servicio We Deliver, que es la entrega de paquetería en el maletero de tu coche, obedeciendo a una necesidad que hay ahora mismo debido al auge del comercio electrónico, donde muchas veces esos distribuidores de paquetería cuando llegan al domicilio se encuentran con que esa persona no está en casa.

A través de este dispositivo, el cliente podrá escoger cuando hace su compra online con esta empresa de distribución si recoge en tienda, en casa o en el vehículo. Indicar en qué zona con un radio de acción aproximado va a estar aparcado ese vehículo y en qué franja horaria, y cuando el repartidor llega a esa zonas geolocaliza ese vehículo, manda una señal y esa señal va a nuestra central, que es quien abre el vehículo. Una vez se entrega el paquete, el mensajero cierra ese maletero y ya no se vuelve a abrir. Y cuando el cliente termina su jornada vuelve a su vehículo y ya tiene la entrega realizada.

Con el servicio We Deliver podrás recoger los paquetes en el maletero del coche

Otro servicio que vamos a facilitar, empezando por Madrid y Barcelona, es un agregador de aparcamientos con el servicio We Park. Agregará tanto parkings privados como los de la vía pública, y más adelante será capaz de indicar dónde es más probable encontrar parkings libres en función de los horarios.

Y por último tenemos el We Experience. Tal vez es el que tiene más potencial y va a abarcar un rango de servicios mucho más amplio. A través de la Inteligencia Artificial aplicada sobre los datos del vehículo conectado o la geolocalización, que el cliente quiera compartir, conjuntamente con la información de contexto (llueve o es festivo), haremos recomendaciones relevantes a cada usuario sobre distintosservicios.

Es importante señalar que todos esos datos se van a gestionar con muchísima restricción y siempre vinculado a lo que el cliente nos diga que quiere compartir.

Servicio We Deliver Volkswagen

Cambios en la estructura y la cultura de la compañía

¿Cómo van a impactar todas estas innovaciones en la estructura de la compañía? ¿En qué se va a convertir una compañía de automóviles?

Nosotros nos vemos como una compañía de servicios de movilidad en el sentido más amplio. El cliente podrá encontrar aquella opción que mejor se adecúe a sus necesidades de movilidad, que puede ser incluso el coche compartido, que ya contemplamos dentro de ese ecosistema de servicio.

Nos vemos como una compañía de servicios de movilidad en el sentido más amplio

Por ejemplo, ya estamos pilotando en Berlín con We Share el coche compartido a través de una plataforma de 1.500 vehículos que son e-Golf, 100% eléctricos en la modalidad que llamamos free floating. Para nosotros es importante que el We Share vaya siempre asociado a movilidad eléctrica y cero emisiones. Se va a desplegar también en la República Checa y en París, y estamos estudiando la idoneidad de traer este servicio a España. Y lo que sí creemos es que todos estos servicios se tienen que gestionar desde la misma compañía

A nivel internacional ya se ha anunciado que va a haber un proceso importante de transformación. Sobre todo, de cambio de perfiles de ingenieros de hardware, que van a reducirse, y a cambio estamos incrementando muchísimo la contratación de expertos en software y en el diseño de todo ese ecosistema alrededor del coche conectado.

¿Cómo lo estáis enfocando en España?

En primer lugar, a finales del año 2017, hicimos un cambio dentro de la estructura de la división Volkswagen e introdujimos una nueva figura, el director de Experiencia de Cliente, Digitalización y Nuevos Servicios de Movilidad. Este es un área donde tenemos por primera vez una visión 360 de los clientes, sin la tradicional división entre ventas y posventa, que históricamente en automoción es como nos hemos estado organizando hasta ahora.

Queremos hacer realidad ese objetivo de hacerle la vida más fácil al cliente gracias a todos los servicios alrededor del coche conectado

La misión de este equipo es identificar cuáles son los diferentes touch points entre la marca y el cliente, y hacer realidad ese objetivo de hacerle la vida más fácil al cliente gracias a todos los servicios alrededor del coche conectado. Porque para nosotros es una capa de valor que le tenemos que dar a los clientes para ganarnos el derecho a tener acceso también a sus datos. Tenemos muy claro que los usuarios cada vez más van a ser más celosos de su privacidad y de ceder sus datos si no tienen un retorno claro, y si no tienen la garantía de que las marcas van a hacer un uso responsable de los datos que nos proporcionan.

Laura Ros, directora General de Volkswagen España Business Insider España

Al mismo tiempo, todos los integrantes de la compañía tenemos que hacer ese proceso de transformación, y por eso estamos fomentando lo que llamamos una cultura de emprendimiento. Estamos mutando hacia una organización ambidiestra donde el equipo tiene que, por un lado, gestionar el modelo de negocio tradicional de venta de vehículo, que todavía sigue siendo nuestro core business, y en paralelo gestionar la introducción de nuevos modelos de negocio que, de momento, tienen una dimensión más pequeña, pero que van a ir creciendo a medida que esta orientación hacia proveedor de servicios de movilidad se vaya desarrollando.

Para eso estamos formando a los equipos en nuevas metodologías de trabajo, como agile, con estructuras matriciales y con equipos multidisciplinares que trabajan en estos proyectos y que permiten a todos los niveles de la organización participar de esta transformación y de esta innovación.

Todo esto también supone un tremendo cambio cultural

Por supuesto. En nuestra cultura empresarial fomentamos cada vez más la diversidad. También el intercambio de la transmisión de conocimiento intergeneracional. Tenemos un programa de reverse mentoring, donde aquellos empleados con una trayectoria más consolidada en la compañía hacen de mentores de las nuevas incorporaciones que corresponden más a ese perfil millennial al que también queremos atender. Y al mismo tiempo esos millennials están alimentando a esos perfiles más senior de las nuevas tendencias y las nuevas demandas y necesidades de ese tipo de cliente que ve la movilidad desde un punto de vista distinto.

Hablamos de una compañía que, más que crecer o decrecer en cuanto a volumen o en cuanto facturación, se transforma y apuesta por la transformación de los perfiles, lo cual es un reto importante cuando hablamos de compañías con un perfil bastante tradicional y con escasas revoluciones en los últimos 100 años.

Suena casi a revolución

Es un reto importante, y eso hace que ahora nuestro sector sea uno de los sectores más atractivos en los que trabajar. Precisamente estos nuevos perfiles lo que buscan es un propósito y estamos pasando de ser un sector altamente tradicional, que había sufrido muy pocos cambios en el pasado, a ser un sector que realmente está en un proceso de transformación muy grande, y donde los equipos tienen una motivación añadida por sentirse vinculados a ese propósito del que hablábamos, de proteger la libertad de movilidad individual a través de hacer realidad esa movilidad sostenible y esos nuevos modelos de movilidad.

Nuestro sector es ahora uno de los sectores más atractivos en los que trabajar

Y estamos también poniendo muchos esfuerzos en atraer talento digital. Volkswagen está valorada dentro de Top Employer como una de las empresas más atractivas para trabajar. Para nosotros eso es un reconocimiento muy importante, porque somos conscientes de que para ser una marca líder en esa transformación tenemos que tener a la mejor gente trabajando para nosotros, y eso se consigue también haciéndoles partícipes y alimentando esa cultura de emprendimiento.

Además, estamos implantando también fórmulas para hacer el trabajo más flexible con teletrabajo, dotando también a los colaboradores de herramientas para ser más autónomos, con laptops y con móviles para que se puedan organizar. Estamos en un momento apasionante, y al contrario de lo que se piensa, es un lujo y un privilegio estar en este sector que plantea muchas incertidumbres pero al mismo tiempo recoge muchísimas oportunidades por explorar.

Manuel del Campo, CEO de Axel Springer España Business Insider España

¿Qué hay de los valores? ¿Habéis reforzado determinados valores o cambiado algunos para lavar esa imagen que quedó dañada hace unos años?

Internamente trabajamos de manera muy importante la transparencia y la integridad aplicada a todos los ámbitos. Estoy convencida de que el orgullo de pertenencia a la marca Volkswagen hoy en día viene muy ligado a nuestro nuevo propósito, a nuestra cultura de emprendimiento y a la visión que tenemos de ser una marca que está de nuevo preparada para marcar un hito en la historia de la movilidad, no solamente en nuestro país, sino a nivel internacional.

Tenemos la visión de ser una marca preparada para marcar de nuevo un hito en la historia de la movilidad

Ya lo hicimos en los años 50 con el Beetle. El Beetle fue el modelo que ofreció el acceso a la movilidad a las clases medias emergentes, democratizó la movilidad.

Después, en los años 70 el Golf, nuestro nuestro mítico modelo y el coche más vendido en la historia de nuestra marca, no solamente creó un nuevo segmento en sí mismo sino que además democratizó el acceso a la tecnología de vanguardia que hasta entonces solamente proporcionaban las marcas premium, e hizo que esa tecnología estuviese también accesible para una gran mayoría.

¿Es posible replicar esos hitos ahora?

Nuestro objetivo ahora es democratizar también la electromovilidad, ponerla al alcance de todo el mundo. Queremos ser la primera marca en vender un millón de vehículos eléctricos al año a partir del año 2025. Estamos muy bien posicionados para hacerlo, no sólo por el desarrollo de esta plataforma MEB del grupo, sino porque vamos a conseguir enormes economías de escala también gracias a nuestra implantación en el mercado chino, que es uno de los mercados que más está apostando por la electro movilidad precisamente por la situación que tienen de alta congestión en las ciudades y los altos niveles de contaminación. Eso también nos va a dar el volumen para conseguir economías de escala y ese objetivo ambicioso de democratizar la electromovilidad.

Nuestro objetivo ahora es democratizar también la electromovilidad, ponerla al alcance de todo el mundo

Este propósito, alineado con el Acuerdo de París y con la preocupación que hay ahora mismo a nivel social de detener el cambio climático, es algo que nos ha unido mucho como equipo y trabajamos con mucho entusiasmo para hacerlo realidad.

Esta transformación también la estamos replicando en los concesionarios. Al final nuestros concesionarios son nuestro punto de contacto con el cliente, son nuestros mejores embajadores. Estamos acompañando a nuestros concesionarios en este proceso de transformación hacia la movilidad eléctrica, el coche conectado y los nuevos servicios de movilidad. Estamos implantando la digitalización en el punto de venta y formando a los concesionarios en estos nuevos procesos donde el cliente quiere tener acceso a nuestros productos y servicios online. Incluso vamos a experimentar —ya lo estamos haciendo en Madrid y en Barcelona— servicios de recogida y entrega a domicilio para que el cliente que necesita un servicio no tenga ni siquiera que desplazarse a la concesión.

Laura Ros, directora General de Volkswagen España Business Insider España

 Trayectoria personal

Llevas mucho tiempo en la compañía, has visto toda la evolución. Si tuvieras que quedarte con el mayor aprendizaje que te has llevado en todos estos años, ¿cuál sería?

Después de 22 años en la compañía es difícil quedarse con un solo aprendizaje, pero yo me quedaría con dos: la fuerza del equipo y la fuerza de la marca. Una marca que ha apostado no solamente por tener el mejor producto, sino también por dar el mejor servicio y construir un vínculo emocional con ese cliente. Nuestros clientes, nuestros colaboradores (incluyendo la red de concesionarios) y la fuerza de nuestra marca son el principal activo que tenemos como compañía. Creo que esto es lo que tenemos que cuidar, también en la movilidad del futuro.

En todos estos años donde has ido teniendo diferentes responsabilidades, ¿cómo defines tu estilo de liderazgo? ¿Cómo gestionas a la gente?

Creo que cada vez más se necesitan líderes que sepan transmitir una clara visión de cuál es el destino final a dónde queremos llegar, cuál es ese propósito que queremos conseguir, y dejar que los equipos tengan la libertad de decidir cuál es el mejor modo de llegar a ese fin. Y escucharles, porque son al final los que conocen el detalle de la operativa del negocio y además tienen muchísimo talento para que las ideas se desarrollen en nuestra compañía.

Dentro de esa cultura del emprendimiento sí que me gusta escuchar al equipo y dejarles espacio para que prueben, para que hagan crecer los proyectos y para, sobre todo, asegurar que el día que yo falte la continuidad de ese proyecto va a estar garantizada porque tendremos un equipo maduro que sabe perfectamente cuál es nuestra misión y que estará perfectamente capacitado para hacerla realidad.

Laura Ros, directora General de Volkswagen España Business Insider España

En un momento de cambio cultural, de cambio de modelo de negocio, de innovación, ¿cuáles son tus retos individuales?

Mi reto individual es culminar este proceso de transformación. Hemos hecho hasta ahora un trabajo previo que era necesario. Ahora llega el momento de la verdad en el que todo ese trabajo empezará a salir a la luz y mi objetivo personal es que nosotros como Volkswagen sigamos siendo la marca de referencia que siempre hemos sido, que seamos unos dignos herederos del legado que tenemos en nuestras manos y que, sobre todo, dejemos la marca perfectamente preparada, sólida y de nuevo como referente en el mundo del coche eléctrico, del coche conectado y también en un futuro del coche autónomo.

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider