El veto impuesto por Estados Unidos sobre Huawei tendrá un impacto de 30.000 millones de dólares en las cuentas de la compañía, según Ren Zhengfei, actual CEO y fundador.

En un encuentro con la prensa, el máximo responsable de la corporación ha asegurado que Huawei subestimó la determinación del Gobierno estadounidense, cuyos últimos movimientos han debilitado su negocio. "No esperábamos que nos atacasen en tantos aspectos", ha expresado el ejecutivo.

"No podemos obtener componentes, no podemos participar en múltiples organizaciones internacionales, no podemos trabajar de cerca con las universidades, no podemos usar nada que tenga componentes estadounidenses, e incluso no podemos establecer conexiones con redes que usen esos componentes."

Una de las divisiones más afectadas por el veto será la de smartphones, cuyo retroceso se estima en torno al 40%, según el ejecutivo. No obstante, Ren Zhengfei confía en que el negocio de la compañía recupere su momento en 2020 y retorne a la senda del crecimiento en 2021.

La compleja situación política y financiera no tendrá impacto en el área de investigación y desarrollo, considerado uno de los pilares estratégicos de la compañía. Tampoco se llevarán a cabo despidos masivos.

A nivel global, Huawei aspiraba a convertirse en el mayor fabricante de smartphones durante 2020. De hecho, el fuerte crecimiento experimentado durante los últimos años, unido a la compleja situación de rivales como Samsung, invitaba a pensar en una posible consecución anticipada del objetivo (durante la segunda mitad de 2019). No obstante, el reciente veto impuesto por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos, deja en el aire su posible logro.