Aziraphale y Crowley, los protagonistas de Good Omens, la serie que está causando sensación en Amazon Prime, se han encontrado con miles de cristianos estadounidenses que piden que se cancele la serie debido a que es "otro paso para hacer que el satanismo parezca normal, ligero y aceptable", tal y como publica The Guardian.

Los seis capítulos están basados en el libro homónimo de los escritores Terry Pratchett y Neil Gaiman. ¿El problema? Que se lo están pidiendo a Netflix, que no tiene nada que ver con la producción. Pero ¿por qué estos cristianos quieren que la serie, en principio de tan solo una temporada, se cancele? Esta historia habla de cómo un ángel, interpretado por Michael Sheen, y un demonio, David Tennant, se alían para que el anticristo no provoque el apocalipsis. Sin embargo, estos dos enemigos no lo tendrán nada fácil para conseguir que la Tierra no sea destruida por un niño de 11 años hijo de Satanás.

De hecho, Prachett pidió a Gaiman antes de su muerte que adaptara la serie. Y este es el resultado de lo que ambos genios de la literatura escribieron a principios de los años 90. Gaiman no solo ha escrito el guión de la serie sino que también ha trabajado como showrunner en esta coproducción realizada entre la BBC y Amazon Prime.

Problemas con los cristianos

BBC/Amazon Prime

Sin embargo, al tratar un tema que para algunos puede resultar peliagudo, es decir, está relacionado con la religión, no todo el mundo podía estar de acuerdo ni con la historia que cuenta el libro ni con la adaptación realizada. Un grupo de más de 20.000 cristianos han lanzado una campaña en Return to Order, una rama de la Fundación de los Estados Unidos para una civilización cristiana, que tan solo ve satanismo y una "burla" hacia el conocimiento de Dios en esta serie de Amazon Prime. Dios se "expresa como una mujer", se quejan, el anticristo es un "niño normal" y, lo más importante, este tipo de vídeo hace que la verdad, el error, el bien y el mal sean menoscabados, y destruye las barreras de El horror que la sociedad todavía tiene por el diablo".

Es comprensible que una adaptación en la que se le da una vuelta de tuerca a las creencias de una religión pueda tener detractores. Sin embargo, en vez de realizar la petición de su cancelación y retirada a la plataforma de streaming correcta, se lo ha pedido a la competencia: Netflix.

Bromas entre plataformas de 'streaming'

Tanto Neflix en Estados Unidos como Amazon Prime se han manifestado al respecto en tono de broma. Por su parte, la plataforma roja ha prometido no volver a hacer algo así, en referencia al artículo de The Guardian a modo de broma por la equivocación de la petición. También Gaiman ha tenido unas palabras sobre el asunto.

Por su parte, Amazon Prime ha añadido que si Netflix cancela Good Omens, ellos harán lo mismo con Stranger Things, así hay un empate entre ambas plataformas. Estas bromas entre las cuentas oficiales de las plataformas de streaming no suelen ser comunes, pero esta pequeña equivocación bien merecía una dosis de humor.

Por su parte, Neil Gaiman tampoco ha querido dejar pasar la oportunidad de tuitear sobre este tema: "Me encanta que le escriban a Netflix para intentar que se cancele #GoodOmens. Lo dice todo. Es tan hermoso...", según recoge las declaraciones en The Guardian.