Amazon Prime Video estrenó recientemente Good Omens, serie basada en la novela de culto "Las buenas y acertadas profecías de Agnes la Chalada", publicada en 1990, escrita nada menos que por Terry Pratchett y Neil Gaiman. Se trata de un título de comedia extraordinario, protagonizado por Michael Sheen y David Tennant. Acá hablamos de la serie sin sopilers.

El proyecto de llevar a la pantalla a Good Omens permaneció en el tintero varios años sin que llegara a concretarse. En algún momento se especuló que Terry Gilliam realizaría la película de esta historia apocalíptica; incluso se dijo que Johnny Deep y Robbin Williams encabezarían el reparto, sin embargo, fue Amazon Prime Video quien finalmente concretó la adaptación con una serie de seis episodios.

El propio Gaiman participó como guionista y showrunner y, como ya comentamos, Sheen y Tennant encabezan el reparto, del que podemos decir es extraordinario. A su lado encontramos a Jon Hamm como el arcángel Gabriel, Michael McKean, Adria Arjona, Frances McDorman como Dios y la participación especial de Benedict Cumberbatch como Satanás, entre muchos otros con grandes resultados.

Un apocalípsis burocrático

La historia de Good Omens se basa en el apocalípsis descrito en la tradición cristiana y en como dos personajes se interponen a que esto ocurra: Aziraphale y Crowley, Sheen y Tennant respectivamente. El primero es un ángel y el otro un demonio, sin embargo, encuentran a lo largo de su milenaria amistad varios puntos de acuerdo, poniendo en entredicho la dualidad sin matices entre el bien y el mal.

A pesar de ser de "bandos opuestos" llegan a la resolución de impedir el Apocalípsis, pues acabaría con todo el mundo conocido y ellos han encontrado cabida entre los humanos, disfrutando de cosas materiales y costumbres que no quieren perder. Para aumentar la sátira sobre el cielo y el infierno, veremos cómo ambos ámbitos son más bien instituciones burocráticas y absurdas. Hamm, que interpreta a Gabriel, y otros más que dan vida a los ángeles más poderosos, dan muestra de una soberbia y tecnicismos hilarantes. Así mismo, en el inframundo, las cosas no son diferentes, aunque sólo más sucias y menos refinadas.

La historia comienza precisamente con el personaje que pondrá en marcha el mitificado Apocalípsis: el Anticristo. Es entonces cuando Crowley y otros personajes desencadenan un atroz malentendido que pondrá en peligro el futuro, o mejor dicho, la destrucción de la humanidad. Es por ello que el pequeño Anticristo crece en la campiña británica, ajeno a su tremendo destino, acompañado de sus amigos, de sus padres y de un pequeño perro que llegó el día de su cumpleaños número 11, la edad en la que desencadenaría el apocalípsis. Dicho perro, llamado "Perro", es nada menos que el Sabueso infernal que acompañará al anticristo, sin embargo, se transforma en lo que su amo desea: un pequeño perrito, dulce y divertido, aunque perseguidor de gatos.

La historia de Good Omens tiene muchos momentos y muchos personajes que van apareciendo de forma oportuna. Ya con largas introducciones en los capítulos, ya como escenas y presentaciones divertidas, como cuando aparecen los Cuatro jinetes del apocalípsis, o cuando se hace una retrospectiva de cómo se construyó la estrecha, y aparentemente impensable, amistad entre Crowley y Aziraphale.

Las profecías

No sólo las profecías vertidas en el Libro de las revelaciones vienen al caso en la historia de Good Omens, sino las que dan título a la novela en su versión original: "Las buenas y acertadas profecías de Agnes la Chalada". Agnes fue una bruja que escribió un libro de profecías que a pesar de su fracaso editorial está lleno, como su título dice: de "acertadas profecías". El libro y su existencia desencadena otro hilo en la historia bastante divertido, el de Anathema Device, la descendiente de Agnes, y el de Newton Pulsifer, el descendiente del cazador de brujas que puso fin a la vida de Agnes. Éste último es reclutado por Shadwell —interpretado por un extraordinario Michael McKean— del Ejército de cazadores de brujas del que solo él queda como miembro. Por otro lado, Shadwell también ayuda a los propios Crowley y Aziraphael en diversos cometidos sin que estos propiamente sepan que contratan al mismo hombre.

Todos estos personajes enredados, esta retrospectiva de los caprichos de Dios y del cumplimiento de su "Plan inefable", y claro, el desencadenamiento del Apocalípsis, dan pie a que exploremos muchos de los aspectos religiosos pero también humanos, políticos y demás temas desde una mirada crítica, satírica, con un humor hilarante e inteligente. La excelente producción, la narración llevada en off por Dios (Frances McDorman) y la química exquisita que irradian Michael Sheen y David Tennantt hacen imprescindible este título.

Good Omens es sin duda una de las mejores series de Amazon Prime Video, que ya nos ha dado antes otra adaptación de Gaiman: American Gods. De solo seis episodios, con un humor extraordinario y un reparto de lujo, esta impecable sátira nos espera desde el pasado 31 de mayo en la plataforma.