El proyecto del "coche de Apple" sigue vivo, o al menos eso refleja la última adquisición del gigante con sede en Cupertino. Este martes Apple ha confirmado a Axios que se ha hecho con Drive.ai, una startup de conducción autónoma anteriormente valorada en 200 millones de dólares, por una cantidad que no se ha hecho pública.

Hace dos semanas que Drive.ai ya cesó operaciones, entre conversaciones con distintos interesados en la compra. Se trata aparentemente por tanto de lo que se conoce como una acquihire, en la que Apple –que llevaría varias semanas perfilando el acuerdo– recibe el talento del equipo de la empresa adquirida, mayoritariamente ingenieros y diseñadores de producto, según una fuente de Axios. Algunos de ellos ya han cambiado el nombre de la empresa para la que trabajan en sus perfiles sociales, como afirma el diario San Francisco Chronicle.

Decenas de ingenieros de Drive.ai, a Project Titan

La compañía fundada en 2015 no estaba pasando por uno de sus mejores momentos. Ya el pasado febrero The Information afirmaba que esta se encontraba inmersa en la búsqueda de un comprador. Valorada en 200 millones de dólares hace un par de años, se estima que Apple puede haberse hecho con Drive.ai incluso por menos de los 77 millones de dólares que esta levantó en sus múltiples rondas de financiación con capital riesgo previas.

El San Francisco Chronicle informa que la adquisición se cierra después de que la startup de conducción autónoma ya presentara el cierre definitivo y los correspondientes despidos a las autoridades, bajo el aviso de que este podría ser revertido a partir de "eventos más allá del control y conocimiento de Drive.ai". Esta se dedicaba al desarrollo de sistemas de conducción autónoma, y ya contaba con vehículos en fase de pruebas en algunos barrios de Estados Unidos. Estos terminaron el pasado 31 de mayo.

El proyecto de conducción autónoma confirmado por Apple y conocido internamente como Titan, lleva varios años en desarrollo y se estima que cerca de unos 5.000 trabajadores forman parte de él. El pasado mes de febrero Apple despedía a unos 200 tras desvelar algunos de sus ejes de innovación.

La nueva adquisición refleja que el interés sigue firme, si bien la compra se ha cerrado ante unas condiciones de todo o nada para Drive.ai. Todavía no está claro si se trata de un proyecto enfocado a desarrollar los sistemas de conducción y los componentes específicos que la hagan posible o si se pretende desarrollar completamente un vehículo firmado por Apple.