Aunque el propio Tim Cook ha declarado alguna vez el interés de Apple sobre los coches autónomos y su intención de entrar de una forma u otra en este mercado, lo cierto es que la compañía nunca ha hecho declaraciones oficiales sobre en qué están trabajando exactamente, más allá de algunos detalles de sus ingenieros en un evento relacionado con este campo. Lo último que sabíamos es que Apple reubicó parte de sus empleados del Proyecto Titán en otros ámbitos, por lo que las noticias sobre el coche autónomo de la compañía frenaron en seco.

Ahora Apple ha publicado una serie de detalles que nos dan más pistas sobre sus intenciones con los coches autónomos, y desde luego, viene a confirmar que la compañía está desarrollando un amplio proyecto en este campo. No sabemos si para crear su propio coche -algo que cada día empieza a estar más descartado- o bien para crear una plataforma que soporte la autonomía para terceros.

El asunto no va directamente por los propios coches autónomos, sino por sus avances en los campos de machine learning e inteligencia artificial que puede aplicarse a este campo. Los detalles están sacados de un documento oficial publicado por la propia Apple ante la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos y que puede verse al completo en su página web.

Lo más interesante del documento es la postura de Apple sobre cómo los sistemas autónomos pueden ayudar a mejorar la seguridad víal y generar beneficios sociales:

Estamos invirtiendo fuertemente en el estudio del aprendizaje automático y la automatización, y estamos entusiasmados con el potencial de los sistemas automatizados en muchas áreas, incluido el transporte. En particular, creemos que los sistemas de conducción automatizados (ADS) tienen la promesa de mejorar considerablemente la experiencia humana en tres áreas clave: mejorar la seguridad vial, aumentar la movilidad y obtener beneficios sociales más amplios.

Contratamos conductores y operadores de seguridad competentes y con experiencia que tienen un historial de conducción claro sin accidentes graves, condenas por DUI o suspensiones o revocaciones de licencias en los últimos 10 años. También deben pasar una prueba de detección de drogas y una verificación de antecedentes antes de que comience el programa de capacitación.

La compañía, además, da algunos detalles de cómo funciona su sistema de conducción autónoma, apuntando a que se basa en un combinación de sensores, incluyendo LiDAR, radar y cámaras, que en términos generales es lo mismo que usa el resto de fabricantes, por lo que se desconoce todavía las diferencias que tienen con los sistemas autónomos de compañías como Ford, Tesla o Audi, entre otras.