Nunca han estado muy claros los planes de Apple respecto al coche autónomo. Los rumores, siempre sin confirmar, han apuntado a diversas opciones de la compañía, tanto desde una plataforma para terceros con la tecnología de Apple, hasta a un coche de fabricación y diseño propio de la compañía que sería el gran embajador de esta tecnología. En este sentido, parece que la compañía tampoco tiene muy clara la línea a seguir con este proyecto, conocido como Titan, y ha decidido prescindir de 200 trabajadores que estaban inmersos en el proceso de desarrollo, fuera cual fuera este.

Al menos así lo apuntan desde la CNBC, un ajuste de plantilla que se habría producido por cambio en el liderazgo del equipo encargado de desarrollar el proyecto Titan, conformado por un ex ejecutivo de Apple y Tesla, Doug Field, que regresó a Apple en agosto para trabajar para supervisar el proyecto junto a Bob Mansfield. De momento, parece que un portavoz de Apple ha confirmado a CNBC que los rumores eran ciertos, sin que siga muy clara la labor de este grupo de trabajadores ahora fuera de Apple:

“Tenemos un equipo increíblemente talentoso que trabaja en sistemas autónomos y tecnologías asociadas en Apple. A medida que el equipo enfoca su trabajo en varias áreas clave para 2019, algunos grupos se están trasladando a proyectos en otras partes de la compañía, donde dan soporte al aprendizaje automático y otras iniciativas en todo Apple".

Ahora habrá que ver cuál es el siguiente movimiento de mano de la compañía, al menos desde el punto de vista del coche autónomo, o como Apple ha mencionado, al aprendizaje automático, una tecnología que puede ser aplicada a la mayoría de los campos en los que Apple trabaja a día de hoy: Salud, asistentes inteligentes, fotografía computacional... por lo que parece que muchas de las aplicaciones que Apple estaría investigando para el coche autónomo tiene también aplicaciones en muchos otros campos de la tecnología.

No obstante, parece que no vamos a tener detalles a corto plazo de que es el Proyecto Titan de Apple, al menos hasta que la compañía tenga lista una tecnología visible que pueda enseñar al mundo. Al fin y al cabo, Apple solo entra en mercados en los que van a apostar a futuro.