Uno de los ejecutivos más reconocidos del sector, Doug Field, que en su día se fue a Tesla para dar un empujón a la compañía de Elon Musk, ha vuelto, por sorpresa y sin que nadie lo esperase, a Apple para ponerse a los mandos de Bob Mansfield, uno de los hombres fuertes de Jobs que, en 2016, también volvía a la compañía para dirigir el proyecto del coche de Apple, bautizado como Project Titan.

Ahora, dos de los directivos claves del hardware de Apple está mano a mano con el proyecto más secreto de Apple desde el iPhone, y del que apenas se ha concretado nada más que rumores sin confirmar que apuntan a que Apple estaría trabajando más en un soporte multiplaforma para coches inteligentes que en un vehículo propio.

Lo interesante de Doug Field es que llegaba a en 2013 a Tesla para aportar el liderazgo y talento técnico necesario desarrollar y entregar productos sobresalientes", la realidad es que el ejecutivo estuvo al frente del desarrollo del Tesla Model 3 antes de que el propio Elon Musk asumiera esas responsabilidades a principios de este año, tras los rumores de que la compañía no podía poner la producción a niveles aceptables para cubrir la demanda.

Field, por tanto, ha sido una de las piezas clave para de desarrollo del modelo económico de Tesla, lo que le supone un bagaje sin precedentes para trabajar en el proyecto secreto del coche de Apple. De hecho, durante su etapa inicial en Apple, Doug Field sirvió como vicepresidente de hardware a las órdenes de Jobs, por lo que su rol ahora dentro del Project Titan, bajo los mandos de Bob Mansfield puede ser el punto de inflexión que necesita el proyecto.

Lógicamente, tardaremos un tiempo en ver los resultados de esta incorporación en Apple, y seguro que habrá que esperar bastante para ver novedades sobre el Project Titan, pero dada la cantidad de ex-Tesla que llegan a Apple y la vuelta de Field a la compañía, parece que los de Cupertino van en serio con su irrupción en el mercado del automóvil.