Una vez abierto el grifo de hostilidades contra Huawei, el veto de Estados Unidos a la compañía –o el temor que provoca el mismo en el sector, más bien– está consiguiendo que otras empresas del sector hayan comenzado a dar la espalda también a la tecnológica asiática en los últimos días. Toshiba, Panasonic o ARM son algunas de las compañías no afincadas de manera directa en suelo norteamericano que han decidido, por cautela, cortar lazos con la firma china, a quienes ahora se suma la SD Association.

Esta organización, quien se encarga de desarrollar e implementar los estándares de las citadas tarjetas con el gran conjunto de las empresas del mercado, ha retirado de su página web a Huawei como empresa colaboradora, tal y como apunta el medio japonés SumahoInfo. Esto podría significar, según se señala desde diversas fuentes, la retirada de los permisos para poder implementar los lectores de tarjetas en sus smartphones.

Disponer de una memoria ampliable mediante tarjeta SD es una de las características más extendidas en el panorama Android, especialmente en aquellos terminales de años pasados o los de gamas más modestas y con menor capacidad de fábrica. En el caso de Huawei, un amplio abanico de su porfolio de terminales incluyen esta posibilidad.

Huawei ya habría pensado en eso

Las tensiones entre Huawei y Estados Unidos no son recientes, con un tira y afloja que lleva meses presente. Ya sea en vistas de un incierto futuro o por mejorar esta cualidad en sus teléfonos, la tecnológica china comenzó a incluir en sus dispositivos un nuevo estándar de ampliación de memoria desarrollado por ellos: Nano Memory.

Las tarjetas Nano Memory son más pequeñas que las microSD –del mismo tamaño que las extendidas nano SIM– y se encuentran en los últimos terminales de alta gama de la firma: la gama Mate 20 (finales de 2018) y la más reciente P30. Así, quizá este nuevo estándar posibilite a Huawei evadirse de uno de los muchos problemas que le están surgiendo, aunque no fuera el más grave de ellos.