Nunca un plato de pescado despertó tantos comentarios como los que han rodeado en las últimas semanas a la influencer californiana Yovana Mendoza, más conocida como Rawvana. Todo empezó hace dos semanas, cuando su amiga Paula Galindo, Pautips en Youtube, subió un vídeo de un viaje a Bali en el que Yovana aparecía frente a un plato de pescado. Al percatarse de que estaba en el plano, intenta taparlo con sus brazos, pero no lo consigue, por lo que tras la publicación del mismo se vio sepultada por un aluvión de críticas de los que hasta entonces habían sido sus seguidores. ¿La razón? La influencer lleva años promoviendo un estilo de vida crudivegano en el que, lógicamente, estos alimentos no tienen cabida.

Como respuesta, la propia Rawvana se vio obligada a publicar un vídeo en el que el motivo de los cambios en su alimentación. Al parecer, lleva varios años con problemas como ausencia de menstruación, desbalances hormonales, carencia de algunos nutrientes y otros muchos síntomas más. Esto la ha llevado a someterse a varios tratamientos, normalmente sin éxito, por lo que en los últimos meses ha optado por introducir en su dieta huevos y pescado. Las reacciones al vídeo no se han hecho esperar y, sin duda, hay para todos los gustos, pero sobre todo surge una pregunta que preocupa a muchas personas: ¿fue la dieta la que provocó esos problemas en su salud? Y además: ¿Es peligroso ser vegano o crudivegano?

Amenorrea para optimizar energía

Una de los primeros problemas con los que asegura haber lidiado durante los últimos años es la desaparición, en repetidas ocasiones y durante largos periodos, de su regla.

Según cuenta, todo empezó en 2014, justo después de realizar un “ayuno de agua” de 25 días, en Costa Rica. En su último vídeo explica que fue una experiencia maravillosa, con la que pudo conectar más con Dios. Además, en el vídeo que grabó en su día, justo después del ayuno, narra muy orgullosa que todo el proceso la ayudó a limpiar su cuerpo y su mente, pues la comida “nos adormece” y pasar tanto tiempo sin ella te deja a solas con tus sentimientos. Cuenta que todo iba mejor después del ayuno. Sin embargo, ahora sabemos que desde ese momento pasó dos meses sin tener la menstruación.

Obviamente, este fenómeno, conocido como amenorrea, no es síntoma de llevar una dieta crudivegana, sino del hecho de haber pasado tanto tiempo sin comer. Es una reacción natural del organismo, que optimiza la energía que le llega, ordenando las “tareas” según su prioridad. Una mujer que está haciendo un gran gasto energético, como las atletas, o que no consume suficientes alimentos, como ella, no dispone de energía suficiente para poder llevar primero un embarazo y luego la crianza de un bebé, por lo que se produce una alteración de los niveles de las hormonas implicadas en el ciclo menstrual, dando lugar a la supresión del periodo.

Mujeres no menstruales o cómo elegir si se quiere tener la regla

Rawvana explica que cuando finalmente decidió ir al médico y realizarse pruebas descubrió que tenía alterados los niveles de algunas hormonas y vitaminas y que ella no quería pensar que se tratase de la alimentación. No era su dieta crudivegana, sino el hecho de haber estado veinticinco días sin dar a su cuerpo nada más que agua.

No todo se arregla con suplementos

Durante el vídeo Yovana también cuenta que en las analíticas que se ha realizado durante los últimos años solía tener el hierro y algunas vitaminas bajas, por lo que decidió comenzar a tomar suplementos. Dice textualmente que hubo un momento en que iba cargada a todas partes con una bolsa llena de estos medicamentos. Ahora bien, ¿es esto una buena solución a sus problemas?

Como ya se han encargado de advertir muchos nutricionistas y divulgadores científicos en los últimos años, es más bien un gasto de dinero innecesario. Ojo, ante un déficit de hierro sí es necesario tomarlo, al igual que ante la falta de cualquier otro nutriente. El caso es que si hubiese llevado una dieta adecuada no tendría por qué haber llegado a tener carencia de vitaminas. No especifica cuáles son las que no tenía en niveles adecuados, pero de cualquier modo, todas pueden encontrarse en alimentos aptos para una dieta crudivegana: la A en las zanahorias y los tomates, las del grupo B en los guisantes y la soja, la C en las fresas o los cítricos, la E en el aceite de oliva y los frutos secos, y la K en alimentos de hoja verde. En cuanta a la D, su principal fuente es la que se produce de forma natural en el organismo bajo la acción de las radiaciones ultravioleta B solares.

¿Se puede vivir comiendo solo vegetales y frutas?

Por eso, solo se recomienda que tomen estos suplementos los veganos que por algún motivo no puedan pasar tiempo al Sol. Por otro lado, dentro del grupo B, la B12 sí que debe suplementarse en vegetarianos y veganos estrictos, como explicaba el año pasado a Hipertextual la nutricionista Lucía Martínez.

En definitiva, para Rawvana hubiese sido mucho más efectivo comer bien, tomar el Sol con protección y dejarse de ayunos de agua, que llevar siempre consigo una bolsa de suplementos.

Hipotiroidismo, candidiasis y Sibo

En las analíticas de la influencer también estaban bajos los niveles de hormona T3. Esta hormona, llamada también triyodotironina, es uno de los parámetros que se miden para comprobar el funcionamiento de la glándula tiroides y una disminución en sus niveles puede significar la presencia de hipotiroidismo.

La gran mentira en WhatsApp: ¿las mamografías producen cáncer de tiroides?

Puede deberse a diferentes causas, aunque destacan una enfermedad autoinmune en la que el propio sistema inmunitario del paciente destruye la hormona, el consumo de algunos medicamentos y la falta de yodo. Esto último es lo único que podría tener cierta relación con la dieta, pues se encuentra principalmente en la sal de mesa y en alimentos procedentes del mar, como el pescado y el marisco. Sin embargo, también está en las fresas, los arándanos o las judías verdes entre otros alimentos incluidos en la dieta crudivegana.

Por otro lado, cuenta que el año pasado le diagnosticaron candidiasis vaginal y que fue atendida por una doctora naturista, que le recomendó tomar algunos suplementos y una dieta baja en azúcar y fruta. Esta enfermedad está causada por un hongo que vive en nuestro organismo, por lo general sin causar ningún tipo de problema. Sin embargo, a veces puede proliferar algo más de la cuenta, causando infecciones en diferentes partes del cuerpo, entre las que la vagina es una de las más frecuentes. Esto puede deberse a distintas razones, como un exceso de humedad en la zona, consumo reciente de antibióticos o una depresión, puntual o continuada, del sistema inmunitario. De todas estas causas, solo esta última podría estar relacionada con una mala alimentación, pero no con una dieta vegana adecuada.

Con los datos disponibles es imposible saber cuál debió ser la razón que llevó a Yovana a padecerla. Lo que sí está claro es que los cambios en la dieta no actúan ni como cura ni como prevención, a pesar de ser este un mito muy extendido. Lo explica en una entrada de su página web el nutricionista y biólogo Juan Revenga. En ella cuenta que hay quien piensa que este hongo se alimenta de hidratos de carbono y que, restringiendo los alimentos que lo contienen, se mata de hambre. Esta es una creencia errónea que no debería tener un médico cualificado. Sin embargo, se debe tener en cuenta que la doctora que trató a al joven era una naturista, por lo que no utiliza medicina basada en la evidencia.

Lavanda por insulina: un naturista provoca la muerte de un niño diabético

En cuanto al Sibo, en su último vídeo Rawvana cuenta que uno de los últimos diagnósticos que recibió fue el de esta enfermedad, que se origina por un exceso de bacterias en el intestino. Es un trastorno cuyo origen aún entraña muchas preguntas a los científicos que lo investigan, aunque por lo general suele ir asociado a otras patologías como la diabetes o la celiaquía. En algunos pacientes los cambios en la dieta pueden generar grandes mejorías, pero cada caso es diferente, por lo que debe ser considerado de forma individualizada por su médico y un nutricionista.

Los errores de Rawvana

Si hay una gran verdad que repite varias veces en su vídeo la influencer es que siempre ha tratado ser un ejemplo de salud y que ahora, sin duda, no lo está siendo.

El problema principal es que en ningún momento se ha asesorado correctamente, ni para obtener la información que daba a sus seguidores ni para velar por su propia salud. Para empezar, en todo momento se ha dejado llevar por los consejos de un health coach, incluso ella misma ha estudiado para serlo. Si en vez de ponerse en mano de estas personas lo hubiese hecho en las de un nutricionista jamás le habría aconsejado llevar a cabo acciones tan irresponsables como un ayuno de agua de veinticinco días. En su vídeo ella dice que esto debe hacerse siempre con el seguimiento de un profesional, pero ella misma no escogió a uno, pues estas personas no han estudiado la nutrición desde una base científica. Ocurre lo mismo que al acudir a una naturista en vez de un médico convencional.

A lo largo del vídeo comete otros errores, como afirmar que le habían recetado un antibiótico para el tiroides y que ella se había negado. Podría ser que se lo recetaran para el Sibo, ya que estos fármacos solo actúan frente a infecciones causadas por bacterias. Si no fue así, ese consejo no tiene sentido, salvo que haya otras patologías que no cuente.

Los peligros de la falsa dieta de la NASA

En definitiva, el principal problema en casos como este no es que haya tomado pescado, engañando a sus seguidores, sino que una persona, sin formación ninguna, tenga el poder de calar más en la población que otra con los conocimientos necesarios para dar consejos sobre algo tan valioso como la salud. Esa es una de las grandes sombras de la era digital del postureo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.