feliz día de tu muerte 2 crítica
– Feb 21, 2019, 22:49 (CET)

‘Feliz día de tu muerte 2’ lo cambia todo para la saga

El director y guionista Christopher Landon ha dado un giro imprevisto a esta saga de terror y ha logrado reivindicarla en su segunda entrega.

Entre octubre de 2017 y febrero de 2018, se estrenó en los cines de todo el mundo una peliculita titulada Feliz día de tu muerte, curiosa obra de terror del cineasta californiano Christopher Landon; y que se recalcase su fecha de lanzamiento en Estados Unidos —un viernes, 13— no fue sin razón, ya que se trata de un slasher —como las machaconas pesadillas con Jason Voorhees (Sean S. Cunningham y otros, 1980-2009)— que sigue la estela de la tetralogía de Scream (Wes Craven, 1996-2011) y la mecánica y el humor de Groundhog Day (Harold Ramis, 1993), en un cóctel narrativo que se acaba desplomando con su ridícula resolución. Pero, como era una idea jugosa y a Blumhouse y a Digital Riot les había costado producirla menos de cinco millones de dólares y recaudó más de 125 en la taquilla mundial, nada menos que veintiséis veces su inversión, una secuela estaba cantadísima. Y es lo que ha llegado recientemente a la cartelera cinematográfica, Feliz día de tu muerte 2, o Happy Death Day 2U (“two u”, “to you”, para ti).

El libreto y la dirección son del mismo Landon, mientras que la precedente había sido escrita por Scott Lobdell como su única aportación hasta la fecha a los largometrajes comerciales más allá del argumento, pues suya es la historia de El hombre de la casa (Stephen Herek, 2005). Para Landon, por su parte, este último filme es el décimo primero como guionista: había firmado la letra de Another Day in Paradise (Larry Clark, 1998) con Stephen Chin (War Dogs), la de Blood and Chocolate (Katja von Garnier, 2007) con el bien posicionado Ehren Kruger (The Ring), la de Disturbia (D. J. Caruso, 2007) con Carl Ellsworth (Vuelo nocturno), la de las cuatro primeras secuelas de Paranormal Activity (Tod Williams, Henry Joost, Ariel Schulman, 2010-2012) con Michael R. Perry (El guardián) y Tom Pabst (Shut Eye) en la segunda entrega, la de Viral (Joost y Schulman, 2016) y la de cuatro de los guiones en las cinco películas que ha podido dirigir por el momento, quizá en camino del estatus de autor para el séptimo arte.

feliz día de tu muerte 2 crítica
Blumhouse

Se había lanzado a la piscina con Palmeras ardientes (2010), un filme de cinco episodios interrelacionados entre los que sólo vale la pena el tercero, “Buyer’s Remorse”, por su descacharrante mala baba. Continuó con Paranormal Activity: The Marked Ones (2014), tal vez el más dinámico e interesante de la digna saga fantasmagórica y demoníaca de metraje encontrado, y con Scouts Guide to the Zombie Apocalypse (2015), comedia del subgénero iniciado por George A. Romero que se acerca a Zombieland (Ruben Fleischer, 2009) y se hunde por las mismas bufonadas, y cuyo guion redactó con Carrie Lee Wilson y Emi Mochizuki (College Road Trip). Las dos piezas de que se compone por ahora la franquicia de Feliz día de tu muerte son lo último que nos ha ofrecido como director y, al igual que en sus anteriores películas, Landon demuestra que puede ser bastante efectivo en su planificación audiovisual al margen de si falla con sus libretos, pero en ningún caso que posea un estilo propio y reconocible.

El ritmo que les imprime, con el montaje eficiente de Gregory Plotkin (Paranormal Activity: The Ghost Dimension) en la primera y de Ben Baudhuin (Colossal) en la segunda, el uso de transiciones elaboradas y de una cámara lenta de indiscutible justificación contribuyen a un fruto decente pero, al contrario de lo que le pasa a su predecesora, Feliz día de tu muerte 2 sobrevive en el apartado de guion y logra así un visionado aceptable. Y no es la única cosa que ha conseguido: otros cineastas se habrían contentado con repetir la fórmula original, tal vez añadiéndole autoconsciencia paródica y algún retruécano si se hallan inspirados como aquí, pero no acostumbran a dar un giro semejante al de esta continuación, que lo cambia todo para la franquicia hasta el punto de que ha transmutado de forma totalmente inesperada, y muy satisfactoria para los cinéfilos, el género fantástico en el que se podía incluir Feliz día de tu muerte al de ciencia ficción, ampliando sus posibilidades en esta secuela y en las que suponemos que vendrán.

feliz día de tu muerte 2 crítica
Blumhouse

Christopher Logan ha tenido el sostén de las caras visibles de sus actores —Jessica Rothe (Tree Gelbman), Israel Broussard (Carter Davis), Phi Vu (Ryan Phan), Suraj Sharma (Samar Ghosh), Sarah Yarkin (Dre Morgan), Rachel Matthews (Danielle Bouseman), Ruby Modine (Lori Spengler), Steve Zissis (Roger Bronson), Missy Yager y Jason Bayle (Julie y David Gelbman), Charles Aitken y Laura Clifton (Gregory y Stephanie Butler)—, que ayudan a procurarle verosimilitud a lo increíble de la propuesta, y de la adecuada banda sonora de Bear McCreary (The Walking Dead), con los ecos de sonido degradado de la que compuso Marco Beltrami (Logan) para Scream; y ha hecho lo que ya contemplamos en Paranormal Activity: The Marked Ones en cierto sentido, provocar un vuelco en la historia de terror con ingredientes que, en principio, no le eran propios, sino más de la ficción científica. Y en ellos se ha centrado en vez de en las largas persecuciones del slasher previo, aderezándolo incluso con una mayor emotividad. Prueba superada.