Respawn Entertainment presentó ayer su alternativa a Fortnite. Apex Legends es un Battle Royale muy especial que está dando mucho de que hablar, puesto que combina de forma muy interesante los puntos más carismáticos de Fortnite pero ha incluido algunas novedades que cambian diametralmente la forma de jugar, también respecto a otros títulos que incluyen esta jugabilidad, como Call of Duty Black Ops y PUGB. Y es que está más cerca de Fortnite por una razón: es gratuito en su core y podemos utilizar micropagos para añadir contenidos cosméticos.

En general, el título es similar: un mapa enorme en el que los jugadores se enfrentan unos contra otros mientras el espacio de juego se va haciendo más pequeño. No obstante, aquí empieza la diferencia más importante: Apex Legends funciona a través de escuadras de tres jugadores en un estilo de juego que incluye 60 jugadores en total. Fortnite, por su lado, permite jugar a duos, en solitario o en escuadras, y el total de jugadores en el mapa es de 100. Es de esperar que el propio título de Respawn Entertainment alcance los 90 jugadores dentro de no mucho, pero la diferencia por tanto que más llama la atención es el total de jugadores por partida.

No obstante, lo que más cambia el tipo de juego son los campeones. Mientras que en Fornite todos los jugadores tiene los mismo atributos, Apex Legends ha introducido una característica de juegos como Overwatch o LOL: los jugadores pueden elegir entre avatares que tienen poderes especiales, cada uno diferente, que puede cambiar el rumbo de la pantalla. Desde hacerse invisible, ver a los enemigos ocultos o lanzar misiones, cada tipo de persona seleccionaba tiene unos atributos diferentes y una jugabilidad diferente, y al estar disponibles para todos, no decantan la balanza para ninguno de los dos extremos puesto las habilidad de uno compensan las carencias de otros y viceversa, es una introducción en la jugabilidad muy interesante.

A cambio, Fortnite permite construir para cambiar la dinámica de la partida, algo que no es posible en Legends, por lo que cada uno tendrá que elegir qué característica de cara a la jugabilidad quiere para sí mismo. Además, Apex funciona en primera persona, mientras que Fortnite lo hace en tercera, una diferencia muy importante en términos de jugabilidad que apela a tipos de jugadores diferentes.

El resto de los elementos son similares: el loot funciona igual, hay varios niveles para cada arma y accesorios, los botiquines también tiene un impacto importante, y a diferencia de Fortnite, en Apex siempre podremos resucitar a un compañero caído si se dan ciertas condiciones. Más allá de al estética cartoon del juego de EPIC y del tono más serio y futurista de Apex, basado en el universo de Titanfall, los juegos son similares, por lo que siendo gratuitos, deberás ser tú el que los pruebes y te quedes con el que más se adapte a tus gustos.