Apex Legends se presentó esta semana como la última propuesta que intentará competir en la batalla de los battle royale, un género dominado casi en su totalidad por Fortnite. No es un lanzamiento que debe pasar desapercibido, pues cuenta con el respaldo total de Electronic Arts, uno de los distribuidores más importantes de la industria. Por otra parte fue desarrollado por Respawn Entertainment, creadores de Titanfall.

En sus primeras 72 horas superó los 10 millones de jugadores y en Twitch ya ocupa las primeras posiciones de popularidad. ¿Se trata de una moda momentánea? La experiencia negativa de otros juegos nos indica que solo podría ser un lapso de interés generalizado, pero la realidad es que Apex Legends sí cuenta con los elementos suficientes para ser considerado el competidor más serio de Fortnite en la actualidad. Te explicamos por qué.

Gratuito sin sacrificar calidad

Apex Legends es un free-to-play que no sacrifica calidad en ningún apartado. Se nota que el equipo de desarrollo se ha esmerado en ofrecer una obra AAA libre de fallos. La apariencia visual, aunque no destaca como otros títulos, es decente y justa para una aventura de este tipo. Han aprovechado muchos elementos de la saga Titanfall, aunque adaptándolos a un proyecto completamente nuevo.

Cuando Fortnite comenzó su reinado estaba claro que solo una gran producción sería capaz de hacerle sombra. Blackout, el battle royale de Call of Duty: Black Ops 4, por momentos se perfiló como el competidor ideal. Sin embargo, venderlo al precio normal de cualquier juego limitó que muchas personas lo pudieran disfrutar. ¿Por qué pagar 60 euros —o más de $1.300 en México— por una entrega anual si existen alternativas más asequibles o gratuitas?

El hecho de ser gratis y ofrecer una experiencia óptima suma muchos puntos. Se entiende que las producciones requieran inversiones millonarias, no obstante, los interesados en competir deben abrirse a otros modelos de negocio que están triunfando y que permiten la participación de más público.

Jugabilidad y mecánicas muy divertidas

Respawn mantuvo la gran jugabilidad de Titanfall en Apex Legends. El gunplay —le mecánica de disparo— es de los mejores y más satisfactorios del género FPS. No olvidemos que en el estudio se encuentran Jason West y Vince Zampella, quienes junto a otros desarrolladores son considerados los padres de Call of Duty, así que tienen experiencia de sobra en los videojuegos de acción en primera persona.

El battle royale ofrece un total de 8 campeones, de los cuales dos se desbloquean conforme se va progresando. No son simples cambios estéticos entre personajes, sino auténticas clases que pueden cambiar nuestro desempeño en el campo de batalla; la inspiración en Overwatch es clara. Esto agrega otro componente táctico al momento de jugar, ya que resulta necesario aprender a dominar las habilidades de cada héroe o del que mejor se adapta a nuestro estilo de juego.

No afecta que los titanes o la construcción de Fortnite no estén disponibles, Apex Legends tiene otros elementos característicos que le dan una identidad propia, misma que han sabido explotar casi a la perfección. Por ejemplo, cuando alguien es eliminado por completo, el resto de compañeros pueden recoger el estandarte del caído y llevarlo a los centros de recuperación que se encuentran en el mapa. Existe un tiempo límite de 90 segundos para hacerlo y solo se puede utilizar una resurrección por equipo, pero es una característica que no habíamos visto previamente. Resta ver si en el futuro se arriesgarán a introducir otro tipo de mecánicas que alteren el transcurso de la partida.

Gran experiencia con amigos

Hasta el momento no se puede disfrutar Apex Legends en solitario, es obligatorio iniciar con dos compañeros de escuadrón. Algunos lo verán como un punto negativo, no obstante, fue diseño con el objetivo de jugar en equipo. La colaboración y comunicación es esencial, incluso más que en Fortnite. Jugar con amigos puede ser una gran experiencia, tan tensa como desafiante.

Aquí entra en juego lo explicado en el punto anterior. Al tener varios campeones a nuestra disposición, los miembros de la escuadra pueden coordinarse para elegir personajes diferentes y sacar provecho de ellos en los tiroteos. Cada jugador puede desempeñar una tarea diferente que ayude a conseguir los dos objetivos de cualquier battle royale: atacar y sobrevivir.

Microtransacciones que no afectan la jugabilidad

Al tratarse de un proyecto avalado por Electronic Arts, nadie podrá negar que las primeras sospechas sobre Apex Legends es que sería un título infestado de microtransacciones con impacto en la jugabilidad. Afortunadamente no fue así. Los pagos por bienes digitales están presentes, pero si el usuario decide pasar de ellos no verá arruinada su experiencia de ninguna forma, tal y como ocurre en Fortnite.

Se espera el Season Pass se ponga a la venta a partir de marzo. Según Respawn, durante todo el año habrá un total de 4 temporadas, todas agregando contenido nuevo. Si algo ha distinguido a Epic Games es el lanzamiento constante de arsenal, objetos cosméticos, modos de juego y espectaculares eventos. Veremos si Apex Legends es capaz de replicar algo similar para retener a los millones de jugadores que ya lo están disfrutando en este momento.

Retos por resolver

¿Logrará superar a Fortnite? Siendo sinceros, no hace falta. Ambos pueden prevalecer y tener éxito sin ser una amenaza para el otro; cada uno con un público distinto o con jugadores que desean combinar diferentes estilos y propuestas. El crecimiento de Apex Legends no depende de un descuido de Epic Games, sino de seguir una estrategia de actualizaciones interesante que convenza a los usuarios de regresar.

Tienen algunos retos en el camino que deben superar. La comunidad está pidiendo un modo en solitario, una petición que seguramente se cumplirá tarde o temprano. También han mostrado interés por lanzar una versión para dispositivos móviles, aunque de momento no hay nada confirmado. Actualmente solo está disponible en PlayStation 4, Xbox One y PC.