XDA Developers continúa extrayendo información de la versión preliminar de Android Q a la que tuvieron acceso hace unos días en un Pixel 3 XL. Tras ver finalmente el esperado modo oscuro en vídeo, parece claro que la próxima gran actualización de Android no será una actualización menor o de mantenimiento, en absoluto.

Android 10, o así es como parece que se le acabará llamando tras ver el modo Demo de este software preliminar, llegará con soporte al desbloqueo facial asistido por hardware, además de otro buen puñado de novedades que se sumarían al mencionado modo oscuro, un control de los permisos más granular y potente y la posibilidad de un modo escritorio a lo Samsung DeX.

Es habitual que Google vaya un paso por detrás de los fabricantes, en el sentido de que incorpora las novedades justo después de que estas se asienten en el mercado. Es lo que ocurrió con el 'notch', o el sensor de huellas mucho antes que él. Salvo por el precoz soporte a las pantallas plegables, claro.

Una lluvia de pequeños y grandes cambios

  • Desbloqueo facial asistido por hardware. Esto es, con un iluminador facial que permita reconocer caras en 3D, sin importar si la iluminación ambiente es la adecuada o no. En el caso del iPhone, contaba con un sensor ToF, iluminación infrarroja, un proyector de puntos, aunque no necesariamente el acercamiento de Google tiene por qué soportar todos estas características. O siquiera llegar en el próximo Pixel 4, pero sí han aparecido los mensajes que proporciona el sistema al utilizarlo.

  • Grabación de pantalla. Ya es posible grabar la pantalla de nuestro dispositivo Android mediante el uso de aplicaciones, que además muchos fabricantes incluyen por defecto en sus capas de personalización. Es ahora cuando Google está probando un servicio que incluya este modo de serie desde el propio sistema.

  • Soporte a WPA3. Tras la aparición de la vulnerabilidad KRACK, que comprometía el cifrado WPA2 de las redes Wi-Fi, se puso en evidencia la necesidad de un nuevo estándar de seguridad en las redes. Estándar que llegaba con WPA3, el nuevo protocolo que llegará soportado de serie con la próxima versión de Android.

  • Soporte a 5G y 5G+. 2019 es el año del 5G. O al menos, el año en el que el estándar se abrirá paso y llegarán los primeros dispositivos e implantaciones de esta nueva generación de redes de telefonía. Llegan los indicadores de 5G y un desconocido todavía '5G+'.

  • Portapapeles protegido. Es uno de los puntos débiles en materia de seguridad de Android tal y como funciona hoy. Si copias y pegas una cadena de texto, cualquier aplicación que tengas instalada es capaz de leerla, sin necesidad de permisos especiales. Con Android 10 Q llegaría un permiso específico para que sean únicamente las aplicaciones del sistema o que el fabricante decida firmar las capaces de leer lo que copias y pegas.

  • Revocación de actualizaciones. Actualizas una aplicación y, de repente, algo que funcionaba perfectamente deja de hacerlo. No hay forma de volver atrás. Es posible que esto cambie con Android Q, ya que se han encontrado funciones que indican que esta capacidad podría venir de la mano de el servicio que instala las actualizaciones. En este caso, sería Google Play Store.

  • Seguridad en el almacenamiento externo. Android cuenta con soporte a tarjetas microSD, que permiten a las aplicaciones hacer uso de esta memoria extra. El problema es que una vez que se les ha concedido el permiso para hacerlo, pueden leer absolutamente todo lo que hay en ella. Con Android Q los permisos vendrían por categorías –archivos de música, imágenes y vídeos–, con un permiso adicional que permitiría leer los metadatos de una imagen que permiten, por ejemplo, ver dónde ha sido tomada.

  • Geolocalización en segundo plano. Con Android Oreo y Pie, se restringía enormemente la capacidad de una aplicación para utilizar los servicios de ubicación en segundo plano. Esto evita que las aplicaciones puedan saber dónde estás en cualquier momento, pero también es incómodo para algunos usos, como compartir tu ubicación en tiempo real –que es algo que puedes hacer desde el propio Google Maps–. Para la próxima versión, habrá un permiso específico para esta habilidad, bajo el mensaje de que la "aplicación tendrá siempre acceso a la localización, incluso cuando no la estás usando".

  • Nuevo diseño de iconos, fuentes y acentos de color. El modo oscuro no es la única novedad en materia de diseño. En esta versión, todavía sin personalización alguna por parte de Google –recordemos que pertenece al código directamente del Android Open Source Project– permitirá elegir entre varias formas de los iconos y dos nuevas fuentes: Arvolato y Rubik. Es probable que los acentos puedan ser ajustados fácilmente por los fabricantes, pero Google propone el azul, negro, verde o púrpura como las opciones por defecto.

Imagen: 9to5Google
  • Botón de emergencia. Según informan desde 9to5Google, llegará un botón de auxilio desde el pequeño menú de apagado del terminal. Tan fácil como pulsar el botón de bloqueo para pedir ayuda.

  • Privacidad en el micrófono y la localización. Con la próxima versión, parece que un pequeño indicador podría aparecer en la parte inferior de la pantalla cuando el micrófono o la localización estén siendo usadas. Sería posible actuar para ver más detalles sobre esto.

Sin duda, no se trata de pocos cambios, pero que aparezcan aquí no quiere decir que todos lleguen a la versión final de desarrollo. Ya hemos visto otros años como se implementa un modo oscuro o un modo a pantalla partida y se acaba retrasando hasta la siguiente versión.