Qualcomm sigue en pie de guerra contra Apple en el caso de la infracción de patentes donde la chipera ha pedido a las autoridades chinas que suspendan la venta en el territorio de los modelos de iPhone que van desde el 6 al X, teniendo intenciones de solicitar lo mismo para los actuales XS y XR. A pesar de que la compañía de Cupertino aseguraba la semana pasada que el problema se solucionaría con una actualización de software, la primera asegura que no es así.

Apple emitía ayer la actualización del sistema iOS 12.1.2, que supuestamente estaría destinada en parte a solventar el asunto de las patentes en China mediante la instalación obligatoria de esta versión en los terminales que incumplen las mismas. Qualcomm se muestra descontenta con ello, no obstante, afirmando que la tecnológica continúa incumpliendo la orden judicial por la cual debería cesar la venta de sus terminales en suelo chino.

A pesar de los esfuerzos de Apple por restar importancia a la importancia de la orden y sus reclamos de varias formas en que abordará la infracción, aparentemente continúa burlando el sistema legal al violar las medidas cautelares.

Aún a la venta

Los modelos de iPhone acusados de violar las patentes, así como los dos recientemente presentados, continúan a la venta en todas las tiendas y distribuidores del país, algo que Qualcomm considera como una violación directa de las ordenanzas chinas al no haber recibido permiso del tribunal. "Están legalmente obligados a cesar de inmediato las ventas, las ofertas de venta e importación de los dispositivos identificados en las órdenes y demostrar el cumplimiento en los tribunales", aseguraba a Reuters un directivo de la compañía demandante la pasada semana.

Por el momento no está claro cuál será el desenlace de una situación que, tal y como ha expresado Apple, podría tener consecuencias "devastadoras" para la compañía de prohibirse la venta de estos terminales. Lo que sí está claro, dado el historial de disputas entre ambas empresas, es que ninguna va a vender barata su piel, tomando cuantas medidas sean necesarias para no favorecer a su rival.