Igual que Joey Tribbiani (Matt LeBlanc) estaba encantado de comerse el desastroso trifle de Rachel Green (Jennifer Aniston) en el episodio “The One Where Ross Got High” (6x09) de la mítica Friends (David Crane y Marta Kauffman, 1994-2004) porque le gustaba la mermelada, la nata y la carne, ¿cómo no le iban a gustar las tres cosas juntas?, si te encanta el cine de terror y los documentales sobre la naturaleza, ¿por qué no ibas a querer ver las dos cosas juntas? Esto es lo que ha debido de pensar Robert Kirkman, creador de los cómics de The Walking Dead y muy implicado en las series basadas en ellos, cuando ha decidido participar como productor ejecutivo en Dead By Dawn para el canal National Geographic Wild, una serie documental sobre “historias reales terribles de la vida salvaje”, que pretende mostrarnos los letales hábitos nocturnos de los animalitos.

“La naturaleza a menudo puede ser más aterradora que la ficción”, ha explicado Janet Han Vissering, vicepresidenta senior de desarrollo y producción en Nat Geo Wild, “y creo que los espectadores encontrarán que este género de mezcla de horror con historia natural brinda una nueva y refrescante mirada a las realidades de la vida en el reino animal”. Dead by Dawn, que se estrenará el próximo mes de enero en 140 países y treinta y ocho idiomas diferentes, tendrá por ahora seis episodios con títulos como La noche de los muertos vivientes (George A. Romero, 1968) o The Hills Have Eyes (Wes Craven, 1977) y sus correspondientes bandas sonoras, y cada uno “presenta la vida silvestre en un país distinto”, en las circunstancias de que, “una vez que el sol se pone, las criaturas de la noche luchan por sobrevivir”. ¿Y no suelen ser precisamente así las tramas del cine de terror?