Luego de tanto esperar este momento, por fin hemos llegado a él; es decir, cuando Rick Grimes (Andrew Lincoln) se despidiera de la serie, tal como se anunció meses antes del estreno de la novena temporada. A decir verdad se trata de una despedida interesante, aunque agridulce en muchos sentidos. Acá hablamos de ello.

Te recordamos no seguir leyendo si no has visto el episodio 9x05, llamado "What Comes After".

En mayo los fans de The Walking Dead recibimos una noticia que nos paralizaría por un momento: Andrew Lincoln se despediría tras la noventa temporada. A esta noticia le siguió la de que para Lauren Cohan (Maggie) también sería su última entrega. Con esto y el cambio en los responsables de la serie, sí que se puso en duda si valía la pena que el show siguiera adelante pese a la salida de personajes tan importantes. Aunque el público se divide en opiniones, en AMC están convencidos que la serie basada en los cómics de Robert Kirkman tiene aún mucho qué ofrecer y no sólo anunciaron 10 años más del universo The Walking Dead, sino que, luego del último episodio de Rick, dieron a conocer que harían al menos tres películas sobre el jefe de policía más famoso del apocalipsis.

En el episodio anterior todo se dejó preparado para despedir a Rick; su herida mortal no auguraba nada bueno. También vimos en los adelantos que haría una especie de repaso por su vida, por momentos significativos y personas queridas que marcaron su camino y su alma. Efectivamente en el episodio vimos a Shane, a Hershel —el actor Scott Wilson alcanzó a filmar estas escenas antes de su muerte— y a Sasha. Las alucinaciones de Rick nos dicen mucho, además de ser una despedida a su larga travesía, también nos recordaron que su mayor motor siempre fue su familia, lo que lo hizo aferrarse al hilo de vida que tenía cuando despertó en plena invasión zombi luego de años de permanecer en coma. Lo que lo hizo esforzarse, ponerse de pie y sobrevivir todo este tiempo, así como lo único que lo salvó de perder la cabeza para siempre.

Sus visiones también le recordaron a este policía que su labor no ha sido menor, que ha tocado la vida de muchas personas y que su legado trascenderá su propia vida. Lo cierto es que la despedida de Rick llega a ser, aunque un tanto obvia, bastante emotiva. Claro que, lo sería más si en realidad nos hubiéramos despedido de él para siempre. ¿Por qué no arriesgarse a dejarlo ir de una vez?, ¿por qué una despedida tibia para el personaje más importante de la serie? En verdad esperamos una buena respuesta a esto pues la serie no está para soportar giros inverosímiles. Sin duda el sacrificio de Rick tendría mucho más valor si realmente le hubiera costado la vida, pero no, se decidió dejar la puerta abierta a este personaje.

Además de Rick, quien fue salvado prodigiosamente por Jadis, debemos recordar que para Maggie también fue su último episodio. Ella da por saldada su cuenta con Negan al verlo roto y destruido luego de meses de confinamiento, por eso se rehúsa a darle muerte pues habría sido un premio para él.

Al final del episodio podemos ver que la historia da un sato en el tiempo. Una Judith casi adolescente —con una habilidad extraordinaria de armas de fuego— es presentada. En los adelantos, además, vemos a Michonne y Carol con nuevos looks; a Gabriel investigando qué hay más allá de los límites conocidos y a un Eugene valiente y osado —parece que le hace bien el paso del tiempo—. Además, se ve que Negan sigue encerrando aunque con mejor aspecto y con una insólita amistad con Judith.

Así que, así serán más o menos las cosas después de Rick. Veamos qué más nos depara esta serie en el resto de la temporada. Tendremos aún 3 episodios más antes del paro de fin de año.