Si hace no mucho tiempo eran las apps de mapas, al más puro estilo de Carto, las que dominaban la moda del sector ahora mismo las que crecen por todos los rincones son aquellas vinculadas al transporte.

No solo de patinetes y motos eléctricas iba a ir la cosa; en torno a estas compañías, a menudo internacionales, se ha generado todo un ecosistema que busca aprovechar el tirón del sharing.

Sin olvidar la experiencia de Citymapper, una de las primeras en precisamente mapear las ciudades y añadir las diferentes experiencias de transporte disponibles con las diferentes opciones para llegar al destino –similar a Google Maps-, han sido otras las que han encontrado un nicho de mercado mucho más específico. Aquellas que conectan y recopilan información sobre las diferentes opciones de moto sharing, car sharing, patinetes eléctricos o compañías de VTC.

Wondo, presente en el mercado desde el 3 de octubre de la mano de Ferrovial , ya permite contratar y pagar trayectos a través de su aplicación: Solo con Zity, IoScoot y las compañías de transporte público de momento, aunque desde la tecnológica confirman que están en conversaciones para integrar nuevos servicios. Sin embargo, existe una pionera en el negocio de las aplicaciones que ha evolucionado hasta congregar a la mayor parte de todos las opciones: Chipi App.

Desde que hace casi un año su fundador, Emilio Mellado, contase a Hipertextual su objetivo comparar precios de trayectos en taxi y VTC como una suerte de mapa para comparar trayectos y generar bases de datos de la ciudad ha cambiado mucho la situación. Ahora, agregan prácticamente todas las opciones disponibles generando toda una base de datos o radiografía de cómo se mueven los residentes de una ciudad. De hecho, durante la famosa huelga de taxis que bloqueó el centro de las grandes ciudades fueron capaces de medir con precisión el gran aumento de reservas de VTC por parte de los usuarios.

¿Su cuenta pendiente? Aún no han conseguido, explica Emilio a Hipertextual, la cuestión de no necesitar salir de la aplicación para contratar los servicios. “Es un objetivo que está en el horizonte”, comenta, “pero es complejo”.

La irrupción de los patinetes

De los coches de Uber y Cabify a la situación actual parece que han pasado años. Sin embargo, “lo que estamos viendo es que en dos meses o mes y medio hay más de siete empresas de patinetes que nos han contactado para que les incluyamos”, comenta Emilio. Una situación que contrasta con el panorama de hace unos meses, en el que Chipi se solo contaba con Car2Go en sus registros y tardaba meses en conseguir que llegasen nuevas compañías. “Al principio las empresas de transporte eran reticentes y no nos conocían, ahora ellos son los que nos buscan”, explican.

Con todas las métricas generadas, ahora mismo son capaces de analizar el transporte en cada ciudad en la que están presentes. Especialmente en Madrid, donde acaban de llegar al punto de poder ofertar descuentos. Además, pronto llegarán a Lima y México, además de tantear San Francisco y Nueva York.

De su experiencia saben que los coches son los más usados por los usuarios, pero también los que más se han estancado. “Al ritmo que crecen el resto de compañías van a perder su puesto bastante pronto”, analiza Emilio; y lo perderán por las motos y los patinetes, sin duda alguna. Los coches, y en cierto modo también las motos –aunque Acciona acaba de anunciar su nueva compañía de motos en la capital-, necesitan mucha más inversión. No tanto así con los patinetes.

Hay 7 compañías de patinetes a punto de entrar en Madrid, pero sabemos que hay más que aún no lo han anunciado.

En Chipi ya tienen contacto con prácticamente todas las que están tanteando la capital, pero aún quieren mantener el secreto. Algunas son aquellas que más suenan en las quinielas, otras serán toda una sorpresa. De momento, lo único que confirman desde Chipi es que alguna de las que aterrizarán en Madrid próximamente no cobrar el euro por desbloquear el servicio. En este sentido, explica Emilio, “se entiende que los patinetes forman parte de un mercado muy nuevo, que podría ser una moda o convertirse en el transporte del futuro”, pero las nuevas regulaciones que protegen el uso del patinete están alentando a que haya movimiento por parte de los usuarios. Lo que sí es cierto es que, de llegar esa gran masa de compañías de patinetes, desde Chipi entienden que habrá una interesante guerra de precios; lo cual, a término, beneficiará al usuario puesto que desde la perspectiva de la aplicación es, a día de hoy, una de las mayores excusas para no subirse a un patinete.

👇 Más en Hipertextual