– Oct 23, 2018, 16:57 (CET)

Así se comporta el modo retrato del iPhone XR comparado con el iPhone XS

Se confirman las sospechas.

Casi un mes después de su presentación, el iPhone XR debutará en las tiendas de Apple -y distribuidores autorizados- el próximo viernes 26. Y, aunque lo hace con menos expectación que sus hermanos mayores, los XS y XS Max, su relevancia dentro del portfolio de la compañía puede llegar a ser incluso mayor a medio y largo plazo.

El nuevo teléfono entrega las mismas prestaciones que los fascinantes XS y XS Max, excepto en algunos sutiles aspectos. Uno de ellos es la cámara principal, donde el XR presenta un único sensor -frente al setup dual de sus hermanos mayores-. Pese a ello, el iPhone XR es capaz de tomar fotografías en modo retrato gracias al uso de “fotografía computacional”, un término que el propio fabricante usó durante la presentación del teléfono y, como las propias palabras indican, hace referencia al gran protagonismo del software en las imágenes que captura.

Como aperitivo del análisis a fondo, que será publicado en Hipertextual durante los próximos días, hemos realizado una breve prueba comparando el modo retrato del nuevo iPhone XR y el iPhone XS.

Mayor amplitud

La primera diferencia -y quizá la más evidente- es la distancia a la que toman el XR y el XS las fotografías en modo retrato. El nuevo modelo, al tomar fotografías con usando el gran angular, abarca un mayor campo que el XS, quien hace uso del teleobjetivo. En algunas situaciones, el mayor angular del XR resulta de gran utilidad.

Solo con personas

El modo retrato del iPhone XR está diseñado para funcionar únicamente con personas, a diferencia del XS, que sí detecta objetos. En este sentido, el modo retrato del iPhone XS es mucho más versátil que el del nuevo modelo.

Mejor en condiciones lumínicas adversas

El iPhone XR captura más detalle que el XS.

Tal y como explicamos poco después de su presentación, el iPhone XR aprovecha la mayor apertura de su objetivo para capturar más luz y, por consiguiente, obtener mejores fotografías en modo retrato bajo poca luminosidad. El iPhone XS, mientras tanto, hace uso del teleobjetivo (cuya apertura es f/2,4), perjudicando el resultado final.

Misma cámara para todo lo demás

Dejando a un lado el modo retrato y la ausencia de un teleobjetivo que realice zoom óptico, ambas cámaras ofrecen resultados idénticos. Comparten Smart HDR, sensor fotográfico, objetivo e interfaz de usuario. Y, además, tanto el XR como el XS permiten editar el nivel de desenfoque -como si de una cámara profesional se tratase- y jugar con las luces mediante Portrait Lightning.