Tal como venían anticipando los rumores, Canon ha hecho oficial su Mirrorless Full Frame, con un precio algo más elevado de lo que apuntaban los rumores, pero manteniendo las características que se filtraron en la hoja de especificaciones y el tamaño mucho más compacto que una DSLR tradicional. Eso sí, el precio parte de los 2600 euros para su versión sin objetivos, por lo que parte un poco por encima de la competencia.

Sus especificaciones más importantes parten de un sensor de fotograma completo de 30.3 megapíxeles con un rango ISO de 100-40,000, con enfoque automático de doble píxel y el procesador DIGIC 8 de Canon, detalles que teníamos pendiente respecto a las hoja filtrada. Ahora bien, tiene detalles interesantes como pantalla táctil totalmente articulada y el tan rumoreado visor electrónico OLED. Además, como sus hermanas DSLR también incluye un panel de información digital junto a los diales que muestra de un vistazo los datos más relevantes de configuración y toma.

A esta nueva cámara de Canon también le acompañan una buena lista de nuevas lentes especiales para su sistema Mirrorless Full Frame, aunque se podrán usar las de formato completo a través de un adaptador. Las nuevas lentes que estarán disponibles en el lanzamiento son la 24-105mm f/4 L, 50mm f/1.2mm L, 28-70mm f/2 L, y 35mm f/1.8 macro, y en octubre estará disponible una versión en kit con el 24-105mm f/4 L y un adaptador, cuyo precio se dispara desde los 2600 euros solo cuerpo hasta los 3650 euros del kit.

Por otro lado, también se podrá comprar por separado el adaptador simple para usar objetivos EF por un precio de 120 euros por separado, según confirman en Photolari.