Samsung renueva el asistente virtual Bixby. Ahora es más inteligente y trabaja con aplicaciones de terceros, tal y como Siri y Google Assistant ya hacen. Una nueva vida para un asistente virtual que nunca ha terminado de calar entre los usuarios de los dispositivos de la compañía pero que ahora, con el nuevo altavoz también habiendo sido presentado, hace más necesario que nunca que la empresa surcoreana consiga dar con la tecla correcta para fomentar su uso.

Una de las claves que podrá hacer esto posible serán las conversaciones contextualizadas que será capaz de mantener el asistente, uno de los puntos en los que están haciendo especial incisión Google y Amazon con Assistant y Alexa, respectivamente, y donde Apple y Siri se están quedando algo atrás. Todo se reduce, en definitiva, a que mantener conversaciones con el asistente virtual pueda realizarse con la menor fricción posible, como si lo hiciéramos con una persona.

No osbtante, Bixby 2.0 parece que acusa, al menos en la demostración que han realizado hoy durante la presentación del Galaxy Note 9, de la falta de fluidez y rapidez que llevamos experimentando desde su puesta en marcha, algo que resulta igual de necesario para que el asistente virtual invite a ser utilizado. Quizá sea algo que pueda ser solventado mediante actualizaciones de software, sin embargo.

El único poso que queda después de la breve introducción realizada es que Bixby no ha cambiado demasiado y, si bien es posible utilizarlo para hacer reservar en locales o servicios de transporte, dista mucho del asistente virtual de Google que los usuarios encuentran también en sus terminales. A falta de probarlo en persona, todo apunta a que, si Samsung quiere competir con el actual peso pesado del sector, va a tener que aumentar el nivel de agresividad para convencer a los usuarios de que su asistente virtual, efectivamente, les puede aportar más bondades.