El Xiaomi Mi A1 fue la gran revelación de la gama media de smartphones en 2017. Tanto, que el lanzamiento del Xiaomi Mi A2 se ha esperado tanto como el de muchos gama alta. Xiaomi podría haber adoptado una estrategia como la de Motorola de 2013 a 2015, es decir, tocar muy poco, incluso para bien lo que funciona,, lo que implicaba hacerlo correctamente pero no aportar prácticamente valor de un curso a otro. La clave del Xiaomi Mi A2 es que ha hecho todo lo contrario: en 2018, por 40€ más en la base, es mucho mejor que el Mi A1 en 2017.

Por ello, que desarrollaremos a continuación, la respuesta a la pregunta sobre si el salto merece la pena es rotundamente sí, siempre, claro, que se eche de menos rendimiento en algunos apartados clave en los que el Xiaomi Mi A2 no sólo es una evolución, sino también una pequeña revolución por su precio.

Por qué dar el salto del Xiaomi Mi A1 al Xiaomi Mi A2

Rendimiento en el día a día

El Xiaomi Mi A1 rinde de manera espectacular para el hardware que tiene, pero hablamos de un chip, el Snapdragon 625, que tiene más de dos años y medio, frente a otro como el Snapdragon 660, que pese a tener un buen tiempo, se ha comenzado a usar masivamente hace poco. Pero la clave no es la edad de ambos procesadores, sino el rendimiento. El Snapdragon 660 lleva cuatro núcleos de alto rendimiento A73, lo que hace que en aplicaciones que hacen uso de un sólo núcleo rinda aproximadamente el doble, algo que se nota en cómo el Mi A2 mueve la interfaz de usuario o abre aplicaciones. Hablamos de un chip comparable en eso al Snapdragon 821, que sigue moviendo estupendamente a terminales como el OnePlus 3T o al Google Pixel de primera generación.

Esa mejora, más allá de las cifras, es palpable en el día a día. Abrir aplicaciones como Twitter, Facebook, WhatsApp o YouTube, así como realizar tareas de alta exigencia como navegación web o apertura de juegos se hace con mucha mayor soltura y rapidez. Si echas de menos el rendimiento de un gama alta de 2016 muy fluido en tu Mi A1, el Xiaomi Mi A2 es un salto que debes tener en cuenta.

Juegos

La gama media siempre sufre con juegos muy exigentes, es un hecho. Aun así, Qualcomm lo lleva haciendo muy bien con la familia 600 desde el desastre que fue el Snapdragon 615, y el Mi A1 y otros terminales similares han tenido un desempeño decente con configuraciones bajas y medias en juegos, pero viene la época del Asphalt 9 y, sobre todo, del Fortnite. Al igual que está pasando en el mundo del PC y en iOS, mucha gente querrá jugar con buena calidad gráfica sin saltos o simplemente jugar, y ahí el Snapdragon 660 y su chip gráfico Adreno 512 del Xiaomi Mi A2 van a ser fundamentales.

Hablamos de que la Adreno 512 del Xiaomi Mi A2 puede superar en pruebas de rendimiento gráfico entre dos y tres veces a la Adreno 506 del Snapdragon 625, lo que supone no un rendimiento muy superior en juegos, sino un seguro de vida dos años vista, cuando el Xiaomi Mi A1 ya no podrá jugar con fluidez a nada exigente. Aun así, para no llegar a malentendidos, hay que saber que el rendimiento gráfico del Xiaomi Mi A2 aún estará muy lejos de terminales de gama alta actuales o de hace dos años. Por ejemplo, el Xiaomi Mi A2 rinde en gráficos la mitad que un Pixel de primera generación, un tercio del Pixel 2 y un cuarto del OnePlus 6.

Es algo muy tener en cuenta a la hora de adquirir el Xiaomi Mi A2 o, por ejemplo, el Honor 10, que por 150€ más ofrece más del doble de rendimiento gráfico que el nuevo terminal de Xiaomi, siendo el dispositivo más barato posible para gaming de "alto nivel".

Cámara

La cámara del Xiaomi Mi A1 fue muy aclamada por dos motivos. El primero, porque contaba con una segunda lente de dos aumentos inédita en su gama, y el segundo, porque se ayudaba de ella y de un gran algoritmo de desenfoque y recorte para lograr un modo retrato propio de casi algún gama alto, con resultados muy naturales con buena luminosidad. El Xiaomi Mi A2, desgraciadamente, pierde la lente telefoto, pero, afortunadamente, gana un sensor de 20 megapíxeles con pixel binning que genera imágenes muy luminosas que pueden competir de tú a tú (y superar) a cámaras como la del iPhone 6 y que no resulta muy decepcionante contra otras como las de un iPhone 6s o Galaxy S6.

iPhone 7 izquierda. Xiaomi Mi A2 derecha. La diferencia es "tan poca" que hay que felicitar a Xiaomi.

Eso, que puede parecer poco, es algo que no ha conseguido ningún otro terminal este año (y anteriores), de los que hemos probado. Es el caso del Galaxy A8, que palideció contra el iPhone 6 en pruebas de baja luz, costando 500€ en lanzamiento. La cámara del Xiomi Mi A2 no es perfecta, es más lenta que la de un gama alta, contamina más el color, pero trata el ruido como ninguna otra de hasta 150€ más (mejor que algunas mucho más caras), y eso es un paso adelante enorme contra el Xiaomi Mi A1, cuya cámara salvo el retrato y el zoom dejaba mucho que desear. La historia se repite en la cámara delantera, donde el Xiaomi Mi A2 se comporta mejor que algunos gama alta del año pasado, como el LG G6.

Diseño

El Xiaomi Mi A1 llegó en un punto en que los marcos pronunciados todavía no hacían menos interesante a un terminal de gama media. Sin embargo, poco después llegó una horda de Honors, Huaweis y LGs que tiró por tierra el diseño del Android One de Xiaomi. En ese sentido, el paso hacia un diseño "sin marcos" del Xiaomi Mi A2 se agradece mucho. Sin crecer demasiado en tamaño, y casi nada en peso, el nuevo terminal se siente moderno, y será así por mucho tiempo, una vez pasada la transición.

Crecer en grosor se habría agradecido para contar con una batería mayor, hecho que se agrava un poco por el hecho de haber eliminado el jack y no tener más amperaje/hora. Aun así, la autonomía es similar a la de su predecesor, y ahora añade carga rápida con un cargador apropiado (no incorporado en la caja).

Por qué no dar el salto al Xiaomi Mi A2

El Xiaomi Mi A1 sigue siendo un terminal muy bueno, con actualizaciones y un hardware que le permitirá rendir muy decentemente en los próximos tiempo. Pero no sólo eso. Cuenta con ventajas que para mucha gente lo harán mejor terminal que el Xiaomi Mi A2.

La primera es disponer de jack de auriculares, que no obligará a llevar un molesto adaptador siempre en el bolsillo o a adquirir auriculares inalámbricos. Otra es contar con un slot de ampliación para tarjetas microSD, por lo que incluso teniendo el modelo de 32 GB quedarse corto es complicado. También es muy importante en el Mi A1 la lente telefoto con zoom 2X. Ya sea para el modo retrato o para fotos normales, un zoom digital siempre será peor.

La lente telefoto en el Xiaomi Mi A1 era un gran valor añadido.

En asuntos de diseño, puede haber usuarios que prefieran la proporción de un terminal 16:9 frente a un 18:9, o que incluso no quieran esquinas redondeadas en el panel. En todo ello, el Xiaomi Mi A1 gana, pues la moda deja paso a tendencias que no siempre son bien recibidas, pero que son

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.