Preparados para “The Passenger” (2x10), el episodio más WTF de la segunda temporada de Westworld y, probablemente, de la veintena que componen a la serie televisiva hasta el momento. Se inicia abundando en la paradoja de que fuese la anfitriona Dolores Abernathy (Evan Rachel Wood) la que testeara la versión robótica de Arnold Weber (Jeffrey Wright), es decir, a Bernard Lowe, en un juego curioso de espejos con lo que vimos en la primera uno sobre el análisis de Dolores por parte de Weber. Y en el hilo temporal medio, todos los personajes principales en pie se reúnen en la Forja o en torno a ella:

Bernard con Dolores y el Hombre de Negro (Ed Harris) por un lado, los indios de Akecheta (Zahn McClarnon) y Wanahton (Martin Sensmeier) con la hija de Maeve Millay (Jasmyn Rae), esta (Thandie Newton), Héctor Escaton (Rodrigo Santoro), Armistice (Ingrid Bolsø Berdal), Hanaryo (Tao Okamoto) y los técnicos Felix Lutz (Leonardo Nam) y Sylvester (Ptolemy Slocum) por otro, y Charlotte Hale (Tessa Thompson), Elsie Hughes (Shannon Woodward) y la peligrosa Clementine Pennyfeather (Angela Sarafyan) por su parte. Para esto, Dolores ha tenido que tropezar con el Hombre de Negro y con Lowe, Maeve se ha liberado a sí misma en una secuencia visualmente gozosa a cámara lenta, se ha reencontrado con Héctor y compañía y Lee Sizemore (Simon Quaterman) se ha sacrificado en una secuencia de lo más digna para que pudiesen huir, y Elsie ha ido en busca de Charlotte.

westworld 2x10 the passenger recap
HBO

Ante el acceso subterráneo a la Forja, el Hombre de Negro intenta acabar con Dolores, a la que las balas no le hacen ni cosquillas por alguna razón que desconocemos por lo pronto, pero le sale el tiro por la culata literalmente: la bala deforme con la que Teddy Flood (James Mardsen) se había suicidado al final de “Vanishing Point” (2x09), introducida antes por Dolores en el revólver del pistolero humano. En el presente, el grupo de Karl Strand (Gustaf Skarsgård) lega a la Forja con Lowe para comprender lo ocurrido, con el habitual montaje saltarín del pasado a entonces. La vengativa Dolores quiere la extinción de la humanidad, por lo que se dispone a destruir los datos mentales de los cuatro millones de huéspedes que se almacenan en la Forja, de modo que sus sueños de inmortalidad se vayan al carajo; y la llave que escondía Peter Abernathy (Louis Herthum) permite adentrarse en ellos.

En el mundo virtual de la Forja, el sistema creado para la copia de los huéspedes, con la apariencia de Logan Delos (Ben Barnes), le explica a Dolores y a Bernard el desarrollo de su trabajo y su comprensión de la naturaleza humana, basándose en los análisis y tentativas de reproducir a James Delos (Peter Mullan), cuyo instante de mayor importancia en su vida fue cuando decidió rechazar a su hijo por última vez y este murió de una sobredosis: las personas no cambian, son sencillas y predecibles y se las puede definir con un breve algoritmo, y la representación del archivo humano como una enorme biblioteca en la que cada volumen es un registro de personalidad resulta de lo más atractiva. Y el sistema informa a Bernard que él ha estado allí en muchas ocasiones y que le ordenó proporcionarle todo su conocimiento sobre los humanos a los anfitriones para entender a su enemigo.

westworld 2x10 the passenger recap
HBO

Los anfitriones deben elegir si adentrarse en un Edén virtual construido especialmente para ellos o dirigirse al mundo de los humanos: la mayoría escoge dejar sus cuerpos robóticos y penetrar con sus mentes a artificiales en el paraíso; excepto Dolores, para que el mundo real “es irremplazable”. A Bernard no les es posible, ni a Maeve y compañía en medio de la lucha contra los hombres de Charlotte y la destructiva Clementine, una auténtica Jinete de la Guerra que perece ante Armistice, y el grupo de esta última también, mientras Maeve usa sus poderes para que su hija y Akecheta logren ir al paraíso, donde se encontrarán a salvo siempre. Dolores comienza a suprimir los datos de la Forja, lo que incluye el Edén para los anfitriones, y a inundarla como paso previo a lanzarse a conquistar el mundo humano, pero Lowe la detiene con un disparo certero; no obstante, consiente la inundación.

Retorna con Elsie a las instalaciones centrales y ella, a pesar de sus avisos, le inmoviliza porque cree que no puede confiar en él por la programación de Robert Ford (Anthony Hopkins) y, cuando intenta chantajear a Charlotte con lo que sabe del proyecto secreto, la jefa de la junta directiva le descerraja dos tiros ante un horrorizado Bernard, último de su especie robótica que decide resucitar a Dolores con la apariencia de Charlotte para que tome el control de Delos Destinations tras asesinar a la verdadera, según lo que Ford habría querido; y embrolla sus recuerdos sobre todo lo que ha pasado para que Strand y los suyos no lo descubran. Y, cuando nos lo revelan en la Forja, Dolores acaba con Strand, Antoine Costa (Fares Fares) y el propio Lowe y envía los datos de los anfitriones a un lugar seguro del mundo exterior, y los de Teddy, al paraíso.

westworld 2x10 the passenger recap
HBO

Ashley Stubbs (Luke Hemsworth) da a entender a la Dolores con el cuerpo de Hale que sabe su identidad pero le permite irse de Westworld, ateniéndose al propósito para el que le contrató Ford: cuidar de los anfitriones dentro del parque, con especial hincapié en esta última apreciación. El Hombre de Negro ha sido rescatado, y el equipo de Delos conmina a Lutz y Sylvester a recuperar a cuantos androides sea posible, entre los que vemos a Maeve. Y en un futuro no muy lejano, nos muestran cómo Dolores se ha reconstruido a sí misma en el mundo de los humanos, a alguien más con el aspecto de Charlotte y, ahora, a Lowe en la casa de Arnold, de quien tiene clarísimo que intentará detenerla en sus planes contra la raza humana. Pero Ford ha cumplido su palabra de concluir el sueño de Arnold y procurarles una salida.

Y en la inesperada escena poscréditos de “The Passenger”, se explica por qué Bernard no pudo cruzarse en el ascensor con el Hombre de Negro cuando abandonaba la Forja: el segundo no descendía en ese instante, sino mucho después, cuando el androide de su hija Emily (Katja Herbers) testeaba “su fidelidad” en el parque, bastantes años tras la caída del sistema, lo que nos deja boquiabiertos. Es lo que han querido los creadores de Westworld, Jonathan Nolan y Lisa Joy, para cerrar esta fascinante segunda temporada: concluirla con un episodio que sorprenda un montón y llene de desconcierto a los espectadores a la vez que termina de veras un ciclo, hace avanzar lo suyo la historia, despeja algunas dudas y nos crea otras sobre lo que nos deparará el futuro, muy prometedor.