Tiene los visos de convertirse en uno de los próximos unicornios de España. Al menos el segundo después de que Cabify, la compañía de transporte, alcanzase ese estatus.

Lejos de las rondas de cientos o miles de euros, Spotahome ya se ha subido a la liga de los millones. Concretamente, de 40 millones de euros en su ronda de financiación Serie B. Anunciada algo más de un año después de sus 13,5 millones, esta nueva operación ya suma una quinta ronda en lo que va de historia de la compañía fundada por Alejandro Artacho. El propio fundador ya explicada a este medio que el objetivo era triunfar en el obsoleto mundo inmobiliario; para ello necesitaban grandes cantidades de capital. Durante 2018, además, se habían adentrado en un nuevo mercado: la compra de otras compañías para crecer en sectores estratégicos. En marzo de este año, Spotahome anunciaba la adquisición de Erasmusu, con el objetivo de ampliar su presencia en Europa en el sector de los estudiantes. De esta manera, alcanzaban 65 países y 450 ciudades, lo que hace un total de 130.000 propiedades en cartera.

Sumando ya casi 62 millones de euros en rondas de financiación, el objetivo desde aquel momento ya estaba puesto en el extranjero. All Iron Ventures, el que liderase la operación en 2017, Steelhorse Capital y The Venture City, Apostolos Apostolakis, Arthur Kosten, HOWZAT Partners, Mexico Ventures, Venture City, Nordic Makers y Samos Investments han formado parte de esta nueva ronda. Samaipata Ventures, fondo de José de Barrio que ha participado en 21Buttons o CornerJob, ha vuelto a invertir en la tecnológica de pisos.

Passion Capital, fondo que repite en la tecnológica española, y Seaya Ventures, también revalidando su posición al igual que hiciese en Glovo o Cabify, se posicionan como líderes en la operación junto a un tercero: Kleiner Perkins. Esta es la primera operación del fondo estadounidense en España y la sexta en Europa. Inversor del gigante de los repartos de alimentos en Estados Unidos, Instacart, también ha formado parte del capital de la recién llegada a los mercados públicos, Spotify. De hecho, la entrada de Kleiner Perkins adelanta un hecho que la tecnológica ya había adelantado desde hace tiempo: ir a Estados Unidos.