José del Barrio: “Emprender es un equilibrio complejo entre pivotar y ser fiel a tu idea”
entrevistas

José del Barrio: “Emprender es un equilibrio complejo entre pivotar y ser fiel a tu idea”

Por 6/10/17 - 09:00

Ficha del entrevistado

José del Barrio

Fundador de La Nevera Roja junto a Íñigo Juantegui, José del Barrio ha pasado de tener un papel como emprendedor a ocupar el puesto al otro lado del ecosistema: inversor. Creador, junto a un equipo de profesionales, de Samaipata Ventures; uno de los fondos seed más populares del ecosistema emprendedor español con inversiones sonadas como OnTruck, propiedad de su ex-socio, 21 Buttons o ConerJob.

José del Barrio, fundador de Samaipata Ventures, fondo que ha invertido en 21 Buttons, OnTruck o CornerJob habla de las lecciones aprendidas durante su etapa como creador de La Nevera Roja y su enfoque para el mundo de la financiación de startups. Dos sectores tan parecidos como diferentes que se dan cita, como cada año, en el South Summit.

Tienes los dos perfiles del mundo de las startups, como emprendedor con La Nevera Roja y como inversor en Samaipata. ¿Cuáles fueron las lecciones aprendidas en la primera fase?

Pues un millón de lecciones, si tuviera que decir alguna sería la primera claramente la que tiene que ver con la persistencia. En el sentido de que hay que continuar cuando hay complicaciones; no conozco ningún caso emprendedor en el que no hubiese complicaciones y un montón de altibajos y problemas tanto a nivel de recursos, empleados, inversores, búsqueda de financiación...

Una financiación que en el momento de emprender vosotros aún no estaba "de moda"...

De hecho, nosotros nunca fuimos capaces de encontrar financiación de fondos, más allá de un pequeño préstamo de La Caixa. Justo venía en el coche leyendo un libro de un emprendedor conocido, Ben Horowitz, que ha creado un fondo y hablaba básicamente sobre cuando les preguntan sobre su éxito a los CEOs. Dice que los mediocres tienden a decir que el éxito tiene que ver con una buena estrategia y una intuición, mientras que los buenos suelen decir que la clave fue no abandonar su proyecto. Y estoy totalmente de acuerdo con eso. Creo que ese es un punto muy relevante: la persistencia, el coraje, el saber que vas a pasarlo fatal, que vas a sufrir... Todo eso te sirve para manejar mejor las situaciones. Aprendes a gestionarlo; a estar el sábado por la noche pensando en cómo vas a pagar las nóminas. Eso es una lección importante que como empleado asalariado pues no tienes que tener en cuenta. Piensas más en que has metido la pata, que te van a despedir... Entender que esas preocupaciones son parte de tu trabajo es importante.

La segunda cosa que me parece importante tiene que ver con las capacidades. No sólo de levantar financiación, que es muy importante, también el de ser capaz de levantar talento. De encontrar, captar y motivar personas que son mucho más listas que tú seguramente y la importancia que tiene eso.

Los ingresos van en una dirección y la complicación no va de forma lineal, sino de forma exponencial. La única forma de gestionar todo esto es traer gente más y más preparada que, además, sea capaz de atraer más y más talento. Son imanes de otro talento, porque una de las ventajas de fichar gente brillante es que esa persona será capaz de atraer gente brillante a su vez. Es un aumento exponencial. De esto no era tan consciente cuando montamos La Nevera Roja, pero cada día que ha pasado desde aquel momento me he dado cuenta aún más.

Equipo de Samaipata Ventures

¿Y la tercera de la lista?

La tercera cuestión tiene que ver con un equilibrio complicado entre la prueba y el error y el concepto de pivotar. Se habla mucho de que hay que pivotar y está muy de moda, pero es muy complicado. Evidentemente si te pasas todo el rato pivotando pareces un electrón más que una empresa, y estás dando vueltas sin rumbo perdiendo dinero. Es un equilibrio complicado entre seguir tu visión a largo plazo a la vez de una humildad de lo que conoces y no conoces. Tienes que ser agnóstico con un montón de hipótesis y creencias que tienes para tratar de probarlas, cada vez intentar hacerte challenge a ti mismo a la vez que tienes clara cual es tu visión a largo plazo. Si esta no está acertada, vas mal.

Es un equilibrio complejo entre pivotar y ser fiel a tu idea. En nuestro caso de La Nevera Roja nos dimos cuenta de esto en un primer momento y, aunque no teníamos los recursos o la ambición para pensar en un global, sí queríamos serlo a largo plazo. Era mucho mejor ser líder de un mercado que ser cuarto en tres diferentes. Esa hipótesis inicial y visión de largo plazo estaba muy acertada y lo combinamos con muchas iniciativas de prueba y error, que muchas de ellas no funcionaron. Puedes estar dando bandazos y dando vueltas y no llegar a ningún sitio, es un equilibrio muy complejo. No está escrito en ningún lado cuál es la fórmula mágica del éxito, pero vamos, que lo importante es ser muy humilde con tus hipótesis e intentar comprobarlas con datos y esas cosas e intentarlo.

Emprender con una startup, aún más cuando el ecosistema ni existía, es complicado. Pero, ¿cómo se vive la experiencia desde el lado de los inversores?

Ahora, desde Samaipata, buscamos emprendedores que de alguna manera compartan esa visión. Por ejemplo, 21 Buttons, que quieran crear una marca líder en Europa pero que continuamente está iterando. Lo peor que puede pasarnos en una empresa es creer que saben la solución desde el inicio antes de probarlo. Eso es horroroso, porque dejas de probar cosas que podrían funcionar. El libro que comentaba dice que "no es el trabajo del CEO jugar a probabilidades", a lo que digo: pruébalo y mira si funciona.

Emprender no es lo mismo que invertir, eso desde luego. Sí es cierto que fundar una gestora de fondos como Samaipata es como crear una startup en sí misma, y nuestra mentalidad es ayudar a los emprendedores. Por eso está muy ligado. Las lecciones aprendidas van en la línea de lo que comentaba, volvemos otra vez a lo de antes: al invertir en fase seed necesitamos que esos equipos tengan una visión compatible con la nuestra. OnTruck, por ejemplo, que quiere ser, a través de la tecnología, un líder de la logística global. Se comparte esa visión de largo plazo y, además, que tengan un equipo ambicioso. Entre medias, hay cosas que no sabes dónde te van a llevar, pero compartes el largo plazo. Alineación en la forma de verlo y de cómo contratar equipos persistentes que no van a abandonar a la primera de cambio. Y nuestros análisis tratan de prever que los equipos van a funcionar, aunque sea extremadamente complicado.

Las lecciones como emprendedor te ayudan como inversor especialmente en el tema de los equipos extremadamente brillantes. Igual que con los fundadores, que tienen que ser igualmente brillantes y comprometidos; no queremos hombres orquesta tampoco, sino que sean humildes para darse cuenta de que tienen que contratar gente más lista que ellos. Gente que sepa que tiene que ponerse a prueba continuamente y a estar dispuestos a que se les discuta todas las decisiones que están tomando. Y, por supuesto, que exista un mercado atractivo para ellos.

Hay una cuestión que ya es propia para todos los fondos, que es haber nacido o estar operando en un país que no es Estados Unidos, Reino Unido o Alemania, por lo que tenemos que buscar empresas que tengan vocación internacional. Si no está en tu ADN ser internacional lo tendrás muy complicado para lograr financiación, la cual ya está esta concentrada en muy poquitas empresas. Esos son los potenciales líderes europeos y hay que intentar estar ahí. Que si no quieres eso no pasa nada, te olvidas de los fondos y vas a otros tipos de financiación: bancos, business angels y demás. Pero nosotros queremos estar ahí.

Para algunos inversores las métricas son esenciales, ¿lo son para Samaipata?

Las métricas en sí mismas no son importantes dado que es entramos en fases muy tempranas. En la empresa que tiene 6 meses de vida las métricas no van a ser buenas. Aún así, creemos que tenemos experiencia con ellas. En cualquier caso, creemos que es una herramienta muy útil para poner a prueba a los gestores, pero una herramienta, no un fin. Para mi que tengan un coste de adquisición de 20 euros cuando han captado mil usuarios me da igual, pero sí me sirve para entender si los fundadores lo están estudiando, controlando... Esas cifras sólo serán una muestra muy poco representativa de la realidad, porque que las métricas no salgan al principio puede no llegar a importar. La mayor parte de estas empresas son de economía de escala y de red, y para eso tienen que ser grandes, y a veces eso no pasa a la vez, lo que hace que las métricas sean malas. Si solo nos fijásemos en métricas buenas no invertiríamos en economías de escala ni de red. Esto, cuando son fases más avanzadas tiene que salir, porque si no sale no se invierte. Pero eso no es nuestro trabajo.

¿Es más fácil gestionar un fondo o una startup?

Un fondo es una empresa, eso no hay que olvidarlo. Pero es diferente porque los retos son diferentes. No tienes una relación jerárquica con los fundadores, es más bien de asesor. Tú, como consejero, debes tener una relación entre iguales y debe ser buena, si no lo es, y el inversor trata ser el jefe, entonces hay un problema porque no hay una relación de confianza en la que te cuente sus problemas.

Es diferente y más complicado, porque tienes que ser capaz de influenciar sin imponer. Tratamos de exponer nuestra opinión argumentando, pero podemos no tener razón, y pueden no hacernos caso. Evidentemente no nos hacen caso en todo, y eso es buena señal, porque los emprendedores deben tener criterio.

En un evento como el South Summit es obligatorio preguntar sobre el estado del emprendimiento en España

Lo que ha sucedido en el ecosistema startup de los últimos 4 años es que hemos pasado de una economía en la que se invertían, con mucho esfuerzo, 200 millones de euros en el total de todas las empresas, cuando en Estados Unidos una sola empresa se llevaba eso, a los 1.000 millones a los que llegaremos este año. Y esto ha pasado porque el mercado se está empezando a posicionar como un mercado de referencia, y lo fundamental es que este crecimiento ha venido gracias a los fondos internacionales que están dejando más dinero en España. ¿Por qué? Las condiciones económicas son mejores que las de hace unos años, las startups son mejores y los emprendedores más contactos con empresas de fuera. Los fondos ya están dedicado a gente para trabajar sólo en el sur de Europa para encontrar oportunidades. Eso ha hecho que se multiplique mucho la inversión y que se profesionalice. Se ha evolucionado a un momento en el que ya no se quiere vender una empresa al primer extranjero que pase; hemos pasado a crear líderes europeos o al menos que quieran serlo.

Ahora, la típica discusión, ¿el emprendedor medio ha empeorado o mejorado?. Pues no lo sé porque no tengo los datos, pero lo que sí sé es que me da igual porque nosotros lo que buscamos como inversores es que lo mejores sean más numerosos. Y eso sí que ha crecido, no me cabe ninguna duda.

No hay que olvidar esa base de emprendedores que, quizá no son los mejores, pero son muy importantes. Tiene unas externalidades para la economía bestiales porque crean empleo y crean talento e innovación, que si quiebran no pasa nada porque habrá grandes empresas que busquen su talento. Esa base está creando riqueza para el país, pero hay que tener cuidado porque hay más, pero eso hace que la probabilidad de meter la pata sea mayor.

Es el tema del mes, ¿afecta al mundo del emprendimiento la cuestión de Cataluña?

No lo sé, pero sí que hay varios fondos de Londres que me han preguntado por la situación en Cataluña. Tratamos a diario con fondos extranjeros, muchos de ellos co-inversores, y que me preguntan, sin duda, me preocupa.

Sí se ha valorado el cambio de domicilio social de alguna participada concreta a una jurisdicción más estable como Dublin, Amsterdam o Delaware, en caso de que se prolongue en el tiempo un contexto de inestabilidad legal y política. Sin duda, para algunos fondos con sede en Barcelona, la situación puede ser preocupante. Nosotros no entramos en debates ideológicos, sino en defender el mejor interés de nuestro portfolio promoviendo el consenso entre inversores y fundadores.