Malas noticias para Deliveroo en España. El juzgado de lo Social número 6 de Valencia, donde uno de los riders del a compañía tenía abierto un caso contra la tecnológica por la cuestión de los falsos autónomos, ha dado la razón al repartidode la compañía. Sin precedente en otras geografías, según la decisión de la jueza titular encargada, Deliveroo deberá hacerse cargo de la Seguridad Social de su ahora bien nombrado empleado.

https://hipertextual.com/2018/05/condiciones-repartidores-deliveroo

Desde la Plataforma de Riders por derechos confirman que ha sido una sentencia muy rápida. El 7 de mayo Valencia celebraba el juicio que habría de enfrentar, de nuevo, a las dos partes implicadas. Un mes después ya hay una resolución que RidersXDerechos saben que será recorrida. Un portavoz de la plataforma explica que será de corto recorrido dada la velocidad para la decisión en primera instancia. Aún así entienden que esta decisión "favorecerá en el resto de casos legales que tienen en otras ciudades". Desde Deliveroo, mantienen su posicionamiento:

"Los riders de Deliveroo trabajan por cuenta propia, ya que este es el modelo que les proporciona la libertad de elegir cuándo y dónde trabajar, que es lo que los propios riders confirman que quieren. Este caso se refiere a un rider que tenía un contrato anterior y no refleja la forma en que los riders colaboran actualmente con Deliveroo. Cuando los tribunales han examinado los contratos vigentes en toda Europa, la justicia ha confirmado que se trata de verdaderos autónomos".

Efectivamente, este caso se refiere a un rider que tenía un contrato anterior y no refleja la forma en que los riders colaboran actualmente con Deliveroo. Cuando los tribunales han examinado los contratos vigentes en toda Europa, la justicia ha confirmado que se trata de verdaderos autónomos.
Desde el momento en el que el grupo de riders presentó sus demandas por falsos autónomos, la compañía tecnológica, ha cambiado su modelo de relación con sus respectivos repartidores. Considerados en un primer momento como autónomos al 100%, las huelgas de los repartidores, el posicionamiento de los sindicatos y las posibles quejas a futuro les obligaron a modificar su sistema y convertir a los riders en TRADE. Un modelo de asociación laboral que implica que el 70% de los ingresos de un repartidor tenga origen en la misma empresa. Después de todo, Deliveroo tenía la confianza de la sentencia emitida en Reino Unido, germen de las quejas de los riders a nivel global; el juez británico confirmó que los repartidores de la compañía eran autónomos al 100%. En España, y tras una inspección de trabajo en Valencia, seguía estando la sospecha sobre la compañía.

El cambio del modelo de colaboración se saldó con 200 riders menos. Ahora, y marcando un precedente para todos los casos abiertos en España, uno de ellos en Barcelona, la sentencia de Valencia podría obligar a Deliveroo a pagar las cuotas antiguas de todos aquellos riders que optaron por enfrentarse en los tribunales a la compañía dejando a un lado los acuerdos que esta les puso sobre la mesa.

Uno de los mayores temores de Deliveroo era, precisamente, tener que pagar cuotas de Seguridad Social. La rentabilidad de un negocio, basado en gran medida de su escalabilidad y ahorro de costes, podría enfrentarse a un gran rival. De llegar a tener que pagar las deudas con la Seguridad Social, solo en Valencia, la tecnológica tendría que abonar casi 170.000 euros.