La batalla entre Deliveroo y alguno de sus riders no tiene pinta de terminar en un corto espacio de tiempo. Al menos con el porcentaje de aquellos que no han firmado alguno de los nuevos acuerdos de colaboración propuestos por la tecnológica a principio del verano.

Para intentar solucionar las tensas relaciones entre unos y otros, y con el objetivo de evitar las huelgas de riders que se han sucedido en varias ocasiones, Deliveroo inició un proceso de reforma en su relación con los posibles riders. La compañía británica se autoimpuso una serie de normas en el uso de ciertos términos, con el objetivo de evitar confusiones en su relación laboral con los repartidores. En Reino Unido, además, un algoritmo conocido como Frank está trabajando para aumentar el volumen de pedidos y, por tanto, los ingresos de los repartidores.

Respecto a los nuevos acuerdos de colaboración, en junio de este año Deliveroo propuso a sus repartidores un nuevo modelo de acuerdo. Conocido como TRADE, este formato de empleado autónomo tiene la peculiaridad de que el 75% de los ingresos que recibe tienen que estar sujetos a una misma empresa, -Deliveroo en este caso-, permitiéndoles trabajar en un 25% para otras compañías. Además, para aquellos que querían permanecer como autónomos normales, se simplificaron las cláusulas de empleo, las cuales desde Deliveroo no se han especificado.

Durante los primeros días de lanzamiento de este modelo de colaboración, aproximadamente el 30% de los riders se sumaron al cambio. Hoy, el 72% de ellos, unos 700, ha optado por alguno de los dos nuevo modelos. En concreto, el 84% de ellos bajo el modelo TRADE, reza la comunicación de Deliveroo, y el 16% como autónomos al uso. Según sus datos, se han incrementado en al menos un 5% los ingresos de los repartidores, que han pasado a ser de 10,50 €/hora de media.

Sin embargo, en estas cifras se esconde también el dato del porcentaje de riders que ya no opera para la empresa desde el cambio. El 28% de los que hasta hace unos meses colaboraban con el modelo antiguo ya no trabaja para Deliveroo; lo cual supone algo más de 200 repartidores, entre los que se encuentran los que no aceptan los términos de contratación y aquellos que forman parte de los ciclos altamente rotativos de los repartidores.

A vueltas con los incentivos

Si hay alguien que ha mantenido la lucha abierta con Deliveroo han sido los participantes de #Deliverooexplota, fueron los que comenzaron con los movimientos para aumentar los derechos de los repartidores y los que convocaron la primera manifestación de riders en España. Muchos de ellos pertenecen a ese 28% que ya no trabaja para la compañía.

En los últimos días, se han hecho eco de un nuevo dato referente a los incentivos que los que aún conservan su puesto en la tecnológica.

En las imágenes, publicadas en la cuenta de @ridersxderechos ‏se puede ver como, efectivamente, los incentivos han cambiado en septiembre respecto a lo necesario para llegar a ellos en el pasado mes de agosto. Algo menos del doble de pedidos durante las dos semanas de facturación para llegar a los diferentes niveles de bonificación.

Fuentes de la compañía explican que esto se debe al cambio de estacionalidad acordado en los nuevos términos de colaboración. Es decir, en los meses de baja actividad, los bonus descenderán, mientras que en los momentos de alta actividad los riders deberán hacer más repartos para llegar a las bonificaciones.