Fortnite ha resultado ser la gran sorpresa de los últimos meses, donde ha quedado claro que no hace falta mucho más que aderezar con aportes particulares una fórmula de probado éxito para conseguir un éxito sin parangón en su terreno. Mientras la tendencia de los battle royale se extiende a otros juegos que no quieren dejar pasar este tren, el título de Epic Games lidera el convoy de manera sobrada en todos sus segmentos con grandes cifras no solo de usuarios, sino también de ingresos.

El título de moda entre jóvenes y no tan jóvenes se ha abierto un hueco en el panorama de los videojuegos y no parece que ningún otro, ni siquiera PUBG, vaya a ser capaz de distraer la atención –de momento– de las millones de personas que se encuentran tras la pantalla a diario para sumergirse en una de sus trepidantes partidas. Especial presencia es la que está adquiriendo la versión para dispositivos móviles, que permite disfrutar del mismo allá donde uno se encuentre y que está demostrando ser también un excelente filón para los ingresos de la compañía.

100 millones en 90 días

90 han sido los días que le ha llevado a Fortnite alcanzar la nada despreciable cifra de 100 millones de dólares en ingresos a través de su plataforma móvil. A pesar de que ya hubo uno antes que lo hizo mejor (Clash Royale, $154 millones), hay que tener en cuenta las limitaciones con las que ha contado el juego en un primer momento, ya que aunque ahora se encuentre también disponible para Nintendo Switch, durante estas primeras semanas que han sido tenidas en cuenta únicamente se podía acceder al mismo desde un dispositivo iOS –iPhone o iPad–. No solo eso, sino que además el primer par de semanas únicamente era posible su descarga mediante invitación previa.

Una cifra que contrasta con PUBG que, aunque lleva menos tiempo siendo monetizado, dista mucho en el apartado de ingresos de Fortnite, habiendo conseguido menos de 6 millones de dólares en 60 días en la plataforma de Apple. Una distancia que tratan de recortar ahora con un recién estrenado Pase de Batalla, aunque es difícil de imaginar una situación en la que ambos se equiparen. Es más, todo apunta a que la diferencia será aún mayor cuando Fortnite se estrene en Android este verano.