En 2018 se lanzarán tres iPhone X, uno de 5,8 pulgadas como el actual, un "iPhone X Plus" de 6,5 pulgadas de tamaño y por último un modelo de 6,1 pulgadas un poco más barato con pantalla LCD (MLCD+, en particular) y trasera de aluminio.

Pero en 2019 Apple planea hacer la transición a pantallas OLED por completo, de acuerdo a un reporte de ET News, medio especializado de Corea del Sur. La estrategia dependerá, como siempre, de la disponibilidad de las partes en cuestión y la viabilidad de fabricación a gran escala.

La compañía mantiene cierto nivel de dependencia en este sentido con Samsung, quienes hacen la pantalla del iPhone X. Para reducir riesgos, Apple ha inyectado fuertes niveles de capital a LG para que adopten la tecnología OLED y poder fabricar las partes necesarias para futuros iPhones.

La situación sería lo suficientemente estable con diferentes proveedores fabricando la cantidad suficiente de pantallas OLED, a un precio lo suficientemente bajos como para que Apple pueda hacer la transición completa en 2019. Este tipo de pantallas ofrecen mejor contraste, negros más negros y mayor ahorro de energía.

👇 Más en Hipertextual