El Banco de México (Banxico) está preparando nuevas medidas para la utilización de las tarjetas de crédito y débito. Varios estudios han demostrado que los fraudes cibernéticos no son una excepción en el país, una problemática que se une al hackeo de bancos mexicanos el pasado mes de abril.

Para aumentar la seguridad y las garantías de las transacciones con tarjetas, el instituto ha propuesto más controles para la identificación de usuarios y así abrir la puerta a los bancos y otras entidades bancarias a reforzar la seguridad de los clientes.

Los planes de Banxico se basan en utilizar al menos dos elementos de autenticación en los plásticos. Además del NIP, la frase de seguridad o un dispositivo móvil asociado a las operaciones de la tarjeta, se propuso solicitar también un elemento físico de la persona como la huella dactilar, el reconocimiento facial o reconocimiento de iris.

"El Banco de México ha decidido modificar su regulación en beneficio de los usuarios de estos medios de pago, incentivando la utilización de nuevas tecnologías que permitan mayor eficiencia y seguridad en el sistema, prohibiendo prácticas diferenciadas por tipo de tarjeta que no estén justificadas y estableciendo criterios de protección mínimos y homogéneos a los usuarios de distintos tipos de tarjetas", explicó el instituto en el proyecto de disposiciones que fue puesto a consulta pública.

El objetivo de esta medida es aumentar las posibilidades de confirmar las operaciones de la mano de la tecnología y, por otro lado, que todas los titulares de las tarjetas tengan la opción de comprar online. Las operaciones dentro del comercio electrónico están bloqueadas para muchos usuarios como medida de seguridad y estas propuestas permitirían abrir la puerta a todo tipo de plásticos.

Estas medidas parecen ser el camino lógico y necesario después de que México se convirtiera en el primer lugar en comercio electrónico minorista en América Latina. El volumen de ventas se triplicó de 18.000 millones de dólares en 2011 a 40.000 en 2016, según el Informe de Tendencias en Medios de Pago 2017.

El número de tarjetas en circulación llegó a los aproximadamente 168 millones de plásticos, los cuales son utilizados para las compras en internet a través de la autenticación de doble factor. Los mensajes de texto con una clave es el método más utilizado por los mexicanos, seguido del token.

Las cifras de comercio electrónico se unen al índice de smartphones activos en el país, que superó los 96.9 millones, el equivalente a un 85.8% de todas las líneas celulares. Sin embargo, las nuevas medidas de Banxico parten de la base de que una mayoría de estos usuarios cuentan con teléfonos de alta gama que permiten el uso de tecnologías como el reconocimiento facial.

Este punto fue también criticado durante la precampaña en México. Los candidatos independientes a las elecciones presidenciales de México del próximo 1 de julio debían juntar las firmas necesarias para presentarse a través de una aplicación del Instituto Nacional Electoral (INE) que solamente estaba disponible en dispositivos de alta gama. Muchos de los seguidores de la política indígena, conocida como Marichuy, vivían en comunidades en las que no contaban con este tipo de dispositivos, por lo que la recolecta de firmas se dificultó para estas personas.

En el caso del mayor control de las tarjetas de crédito, las medidas están sobre todo destinadas a los mexicanos que compran por internet y que, en la mayoría de las ocasiones, están familiarizados con la tecnología que permite realizar compras online. Por lo tanto, el reconocimiento facial o la huella dactilar no serían aspectos tan desconocidos para una mayoría de clientes, aunque sí puede resultar un impedimento para muchas otras personas que quieran aprovecharse del comercio electrónico y no cuenten con el dispositivo adecuado para autenticar sus tarjetas.

Al respecto, el Banco de México resumió que la nueva regulación no impide a las instituciones emisoras utilizar otros esquemas para verificar los datos "y es consistente con la implementación de mecanismos para la iniciación de operaciones de nueva generación, como es el caso de la tecnología de comunicación de campo cercano (NFC, por sus siglas en inglés) así como otras tecnologías de pago sin contacto (contactless, como es conocido internacionalmente) y, para estos casos, se establece la responsabilidad que estas instituciones deberán asumir, en casos de cargos no reconocidos, dependiendo del esquema de autenticación que decidan ofrecer o utilizar".

El cliente es lo primero

Además de las nuevas medidas de seguridad, la autoridad bancaria ha propuesto una mayor protección a los usuarios en el caso de que se lleven a cabo cargos no reconocidos. En este punto, los bancos estarán obligados a restituir los recursos de las personas afectadas en dos días hábiles.

Asimismo, cuando el cliente sea víctima de un robo o pérdida del plástico, la entidad bancaria deberá ser responsable de cancelarla y de proveer los cargos no reconocidos en las 48 horas previas al aviso.

Otra de las propuestas de Banxico se basa en que los bancos no podrán rechazar operaciones bancarias sin una causa justificada. De esta manera, todas las tarjetas estarán desbloqueadas para realizar transacciones siempre y cuando no se solicite por petición del titular o por la entidad bancaria con un motivo de causa mayor.

Los comentarios a estas protestas ya han sido enviados al banco central y las medidas están sujetas a revisión antes de aprobarse definitivamente.

👇 Más en Hipertextual