Los padres de Nadia Nerea, la menor afectada de una enfermedad rara llamada tricotiodistrofia, irán a juicio los días 5, 6 y 7 de junio. Según confirman fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña a Hipertextual, el juicio contra Fernando y Marga, investigados por un presunto delito de estafa, se celebrará en la sección primera de la Audiencia de Lleida dentro de unas semanas.

Los progenitores de la niña pidieron durante ocho años dinero en diferentes medios de comunicación para un falso tratamiento para su hija. Según el juez de instrucción, los padres de Nadia habrían recaudado más de 1,1 millones de euros en donativos realizados mediante transferencias bancarias, sin que haya podido determinar la cantidad obtenida en metálico. La Fiscalía ha pedido seis años de cárcel y multa de dieciocho meses, que supone algo menos de 10.000 euros, por el presunto delito continuado de estafa.

Los progenitores de Nadia aparecieron en medios y organizaron diversos actos benéficos durante ocho años para, según decían, sufragar una supuesta operación genética a través del cerebro para su hija. Según explicó Fernando a Hipertextual, la falsa operación consistía en introducir unos cables en la nuca de la menor, sacarle los genes, mutarlos en el laboratorio y volverlos a introducir en la cabeza. Además aseguraban que la intervención era realizada en un hospital de Houston por un cirujano llamado Edward Brown, que colaboraba con la NASA y tenía relación con varios premios Nobel. Durante sus apariciones mediáticas, los padres afirmaban que Nadia estaba en peligro de muerte inminente.

https://hipertextual.com/especiales/nadia-nerea-tricotiodistrofia

https://hipertextual.com/2016/12/nadia-tricotiodistrofia-houston

Tal y como sospechó inicialmente Josu Mezo en su blog Mala Prensa y demostraron sendas investigaciones publicadas primero por Hipertextual y luego por El País, la historia construida alrededor de la niña estaba plagada de falsedades e inverosimilitudes. Por desgracia, la enfermedad rara que padece no cuenta con una cura en la actualidad, no existe ningún cirujano llamado Edward Brown y ningún hospital de Houston realiza la falsa terapia para la que solicitaban ayuda económica en los medios de comunicación.

La enfermedad rara que padece la niña no produce un envejecimiento prematuro ni genera un peligro de muerte inminente. Tampoco había expertos en cuevas de Afganistán que fueran especialistas en la tricotiodistrofia, tal y como llegó a decirse en los medios de comunicación. Según la investigación realizada por el juez de instrucción de la Seu d'Urgell, "no se ha acreditado gasto médico privado por parte de los investigados que exceda de los 4.000 euros". Además, el auto de instrucción también señalaba que "no ha quedado acreditado que los investigados tuvieran ingreso alguno, más allá de las donaciones recibidas".