Netflix estrenó el documental 'Mercury 13' dedicado a la historia de un grupo de mujeres que se sometió a numerosas pruebas para calificar como astronautas pero que finalmente fue truncada su oportunidad, en parte por los prejuicios hacia las mujeres, en parte por discriminación y en mayor medida por las esferas de poder encabezadas e integradas por hombres.

Las reflexiones y los testimonios de este documental dirigido por David Sington y Heather Walsh son muy valiosos e interesantes pero también nos llevará por terrenos mucho más complejos; nos enojaremos, nos sentiremos derrotados, nos sentiremos tristes. Y es que las protagonistas de este documental nos hablan de tal forma que las sentiremos cercanas y el que les hayan truncado a ellas (y a todas las mujeres por décadas) su oportunidad de convertirse en astronautas es para llevarse las manos a la cabeza.

'Mercury 13' es como se conoce al grupo de 13 mujeres que aprobaron una gran parte de las pruebas a las que sometieron a los primeros candidatos a astronautas del programa espacial de la NASA pero que fue detenido en seco y con ello la oportunidad de que una mujer fuera al espacio durante la carrera espacial en plena Guerra Fría.

Debemos recordar que la NASA y todos sus hombres (en el amplio sentido de género de la palabra) se encontraban bajo una gran presión ya que la entonces Unión Soviética iba a la cabeza de la carrera espacial. Había logrado cada una de sus misiones (aunque algunos insisten en se guardan oscuros secretos al respecto). El Sputnik 1 lanzado el 4 de octubre de 1957 dio inicio a esta carrera que tenía menos intereses científicos que políticos, militares y sociales.

Ambos países necesitaban establecer su supremacía ante las demás naciones y ante su más grande rival pero era la Unión Soviética quien seguía cosechando los logros: envió a Laika en 1957; a Belka Y Strelka en 1960 (a quienes sí trajeron de regreso). En 1961 Yuri Gargarin se convirtió en el primer cosmonauta y en 1962 envió su primer vuelo con dos tripulantes. Sólo un año después Valentina Tershkova se convirtió en la primera mujer en el espacio.

Con esto en mente podemos comprender la importancia política del programa espacial en Estados Unidos. Alan Shepard fue el primer estadounidense en entrar en el espacio en una misión suborbital. John Glenn, en la Friendship 7, se convirtió en el primer estadounidense en orbitar la Tierra. Es en este momento donde se ubica la historia de las protagonistas de 'Mercury 13', ellas fueron convocadas por William R. Lovelace II, presidente del Comité asesor de ciencias de la vida de la NASA. Él era el encargado de las pruebas a los candidatos a astronautas y el promotor del programa de mujeres.

En 'Mercury 13' conoceremos los testimonios de algunas de las 13 chicas que participaron en el programa. En el documental se repasan las múltiples y difíciles pruebas a las que fueron sometidas (y que aprobaron con mejores resultados que los hombres). También podemos ver cómo fue recibido el programa por la opinión pública, los medios y los hombres que formaban parte del programa espacial cuando se dio a conocer que había sido cancelado. Y es que este suceso orilló al grupo de mujeres a presentar su caso ante el Congreso y abrió la posibilidad de discutir el tema.

David Sington y Heather Walsh, los creadores de este imprescindible documental, hicieron un gran trabajo de investigación pero también se nota el profundo respeto por la historia de estas mujeres, por la pasión manifiesta en su testimonio y sus respectivas carreras como pilotos. Les dieron la oportunidad de reivindicar su influencia en la carrera espacial, aunque las puertas les fueron cerradas por los hombres al mando. 'Mercury 13' es un documental muy interesante en todo sentido, uno de esos materiales que todas las mujeres y niñas deben de ver, en el sentido de que la pasión impresa por este admirable grupo es contagioso e inspirador. También porque nos deja muy en claro que si bien hay muchas puertas que se cierran, los tiempos cambian y la justicia dará el lugar que cada uno merece.

Por supuesto no es un documental "para mujeres" sino una película para todo público que nos llevará a reflexionar y a cuestionarnos cuánto en verdad se ha avanzado en este tema; es decir, del papel de la mujer en la sociedad y de los retos que aún quedan por sortear: como el techo de cristal, la brecha salaria y, simplemente, el cambio de paradigma de la sociedad sobre el supuesto "rol de la mujer".

En fin, se trata de un documental muy recomendable que, además de su valiosos temas y testimonios, está confeccionado con gran calidad, tanto en producción como en estructura narrativa y en la fotografía. Se puede decir que 'Mercury 13' se disfruta de principio a fin, y, luego de disfrutarlo, seguiremos pensando en lo que vimos. Sí, ese grandioso efecto que logran los buenos documentales.

'Mercury 13' está disponible en la plataforma de Netflix para todos sus suscriptores.