Los trapitos sucios de Cambridge Analytica siguen saliendo a la luz. La firma de datos británico detrás de la filtración de datos de 87 millones de usuarios de Facebook, que fueron usados para la campaña digital de Donald Trump, había estado desarrollando su propia criptomoneda el año pasado y tenía intenciones de reunir fondos a través de una oferta inicial de moneda (ICO).

La moneda digital habría ayudado a la gente a almacenar datos personales en línea e incluso a venderlos, dijo la ex empleada de Cambridge Analytica Brittany Kaiser al New York Times (NYT), según ha informado el medio este martes.

De acuerdo con Jill Carlson, una consultora que trabaja con empresas de Blockchain y quien afirma que asistió a reuniones de presentación con los ejecutivos de Cambridge, se preocupó cuando mencionaron un plan para persuadir a las personas en México para que tomaran encuestas usando la moneda virtual como forma de pago. La firma británica usaría después los datos reunidos para hacer estrategias de campaña en las elecciones mexicanas.

"Por la forma en que Cambridge Analytica hablaba de ello, lo veían como un medio de poder básicamente infligir el control gubernamental y el control corporativo privado sobre las personas", dijo Carlson a NYT.

Por otro lado, la firma de análisis de datos se había acercado a una empresa que asesora a las compañías sobre cómo estructurar una oferta de moneda inicial, dijeron fuentes a Reuters. A través de la ICO, la firma británica esperaba recaudar hasta 30 millones de dólares.

La iniciativa para lanzar su propia ICO habría surgido a mediados de 2017 bajo la supervisión del entonces CEO Alexander Nix y la ex empleada Brittany Kaiser, quien dejó la compañía en febrero pasado. Sin embargo, los planes de la compañía aún estaban en las primeras etapas cuando Nix fue suspendido el mes pasado de marzo y el escándalo de la filtración de datos de Facebook fue dada a conocer al público.

Cambridge Analytica confirmó a Reuters que había estado explorando el uso de la tecnología de Blockchain. Sin embargo, no corroboró nada sobre la criptomoneda o la ICO que supuestamente planeaban lanzar.

"Antes de la controversia de Facebook, estábamos desarrollando un conjunto de tecnologías para ayudar a las personas a recuperar sus datos personales de las entidades corporativas y tener total transparencia y control sobre cómo se usan sus datos personales", indicó un portavoz de Cambridge Analytica en un correo electrónico a Reuters. "Exploramos múltiples opciones para que las personas administren y moneticen sus datos personales, incluyendo la tecnología de Blockchain".

También intentó promover otra moneda digital, pues arregló viajes de vacaciones a Macao para los inversores potenciales en apoyo a Dragon Coin, una criptomoneda usada en casinos. Dicha criptodivisa ha sido apoyado por un gángster de Macao Wan Kuok-koi, apodado 'Broken Tooth', según documentos obtenidos por el NYT.