Apple podría estar en preparando un nuevo iPhone con una triple cámara, amplificando en gran medida la faceta fotográfica del terminal, como ya hiciera recientemente Huawei con su P20 Pro. De esta manera, la empresa podría dar una nueva dimensión a la cámara de su dispositivo estrella, una de las características que más halagos ha granjeado al teléfono a lo largo de su historia.

Según un reporte de la publicación taiwanesa Economic Daily News, Apple prepara al menos un iPhone en el que la triple cámara será la protagonista, incorporando un sistema de tres lentes que dotará al terminal la posibilidad de obtener unos resultados de mejores y añadir funciones extra como el zoom de cinco aumentos sin pérdida de calidad. El dispositivo, no obstante, no llegaría hasta el año que viene, por lo que es improbable que veamos un cambio en este sentido el próximo mes de septiembre, cuando la compañía tiene costumbre de anunciar sus nuevos modelos.

La publicación no da muchos datos acerca de este próximo dispositivo y, aunque la llama la atención la afirmación de que la cámara del mismo volverá a contar con 12 megapixeles. Este es el punto menos probable ya que, además de no especificar más acerca de las lentes, se espera que Apple mejore este aspecto en los modelos que serán presentados el próximo otoño.

Los 12 megapixeles se mantienen en los modelos de iPhone desde el 6s y, con una Huawei que ya ha demostrado que hay margen de mejora en el apartado fotográfico, es de esperar que muchos fabricantes dirijan sus pasos hacia el camino de la triple lente y los sensores más grandes. Aun así, es difícil confirmar la veracidad de este reporte y, desde luego, aún pueden cambiar muchas cosas respecto al producto final que se desvele el año que viene.

¿Y este año?

Aunque estos nuevos rumores nos hagan poner la vista ya en 2019, este año también podremos ver bastantes novedades en el terreno de los iPhone, si las informaciones que han ido llegando de manera reciente resultan ser ciertas. La principal será la renovación de la gama con la llegada de dos nuevos modelos de iPhone X que se sumarán al actual, uno con pantalla LCD y otro con OLED, como el actual, pero de mayores dimensiones. Con esto, Apple podría ofrecer un precio más contenido sin renunciar a especificaciones como el desbloqueo facial sin renunciar a los dispositivos más premium que caracterizan al fabricante.

Además, el coste de fabricación podría haberse abaratado de un año a otro, lo cual podría influir positivamente en el precio de venta de cara a los consumidores. Con ello se lograría un iPhone X con panel LCD de 6,1 pulgadas a un precio de entre 700 y 800 dólares y unos iPhone X y X Plus OLED de 5,8 y 6,5 pulgadas más caros que este, pero algo más económicos respecto al actual modelo.