El próximo iPhone X sería un poco más barato de acuerdo a Digitimes, una publicación especializada con bastantes contactos en las líneas de producción asiáticas.

Según Luke Lin, analista en la publicación, Apple ha logrado reducir el costo inicial de materiales necesarios para la fabricación del smartphone a un punto menor que el modelo actual. Eso significaría que el sucesor del iPhone X podría ser ofrecido a un precio reducido y de esa forma ser más atractivo a más consumidores potenciales.

La reducción de costo de materiales para la compañía es de un poco más del 10% de acuerdo al analista.

La reducción del costo coincide con los planes de Apple para su oferta de smartphones en 2018, volviendo a ofrecer dos tamaños como sucedió con los modelos Plus del iPhone 6, 6s, 7 y 8. El próximo iPhone X se ofrecería en dos variaciones: 5,8 y 6,5 pulgadas, pero con la pantalla sin bordes y tecnología OLED.

De haber una reducción en costos de fabricación Apple puede ofrecer el modelo de 5,8" a un costo un poco menor y mantener el modelo de 6,5 pulgadas a un precio similar al actual (999 dólares más impuestos o 1.159 euros).