El 27 de marzo de 1968, un día como hoy hace medio siglo, Yuri Gagarin fallecía a la edad de 34 años después de que el caza de entrenamiento en el que viajaba se estrellase cerca de Moscú. Con su muerte terminaba también una etapa gloriosa para la Unión Soviética en plena Guerra Fría, tras haber conseguido que el propio Gagarin se convirtiera en el primer ser humano que llegó al espacio. La hazaña del cosmonauta a bordo de una nave Vostok 1 cambió para siempre la historia de la ciencia.

La sonda fue lanzada al espacio desde el cosmódromo de Baikonur el 12 de abril de 1961. Tras recibir luz verde por parte del equipo de control, el cosmonauta soviético gritó "Poyekhali!" ("Vamos", traducido al español). Unas palabras que marcaron el despegue de la Vostok 1, un histórico viaje que el joven —que contaba con apenas 27 años— se tomó con mucha tranquilidad, al contrario del resto de personas que le rodeaban aquel día. Según la Agencia Espacial Europea, el corazón de Yuri Gagarin latía apenas a 64 pulsaciones por minuto. Tras el lanzamiento, el cosmonauta soviético logró completar una órbita alrededor de la Tierra en algo más de hora y media, convirtiéndose en el primer humano en alcanzar el espacio. Su hito terminó de forma abrupta un día como hoy hace cincuenta años, cuando un extraño accidente terminó con su vida.

La leyenda de que Yuri Gagarin no fue el primer ser humano en el espacio

La muerte de Yuri Gagarin, rodeada de polémica

La muerte de Yuri Gagarin, de la que hoy se cumplen cincuenta años, siempre estuvo rodeada de polémica. Las circunstancias del suceso nunca estuvieron del todo claras, lo que contribuyó a alimentar las leyendas y la rumorología acerca del accidente. Una investigación realizada en los ochenta, según publicó la Universidad McGill, apuntó que unas posibles turbulencias podrían haber precipitado la caída del caza en las proximidades de Kirzhach. El incidente también segó la vida del instructor del propio Gagarin, Vladimir Seryogin.

Posteriormente, el coronel Ígor Kuznetsov presentó su propia hipótesis acerca del accidente de Yuri Gagarin. Tras estudiar las circunstancias que rodearon al caso durante nueve años, señaló que el caza MiG-15 podría haber sufrido un problema de sellado en uno de los conductos de ventilación, un problema del que se habrían dado cuenta en pleno vuelo, precipitando una maniobra arriesgada para perder altura. Así la nave supuestamente habría descendido demasiado deprisa, provocando que los ocupantes perdieran el conocimiento y chocaran finalmente contra el suelo.

Fyodor Nosov (Wikimedia)

A estas dos teorías principales, junto a las hipótesis de las condiciones meteorológicas desfavorables, el posible impacto de un ave contra el caza o el simple despiste de Gagarin y Seryogin, se unió la versión oficial mantenida por las autoridades tras desclasificar documentos secretos décadas después. Una maniobra brusca para tal vez esquivar un globo sonda habría precipitado el incidente del caza.

En junio de 2013, el histórico cosmonauta soviético Alexei Leonov —que realizó la primera caminata espacial– explicó en declaraciones a Russia Today que, en realidad, el objeto que provocó el accidente no era un globo sonda. El error había sido causado por un prototipo del supersónico Sukhoi Su-15, que volaba demasiado bajo, a centenares de metros del suelo y no a 10.000 metros como estaba previsto, cruzándose con la nave en la que viajaba Yuri Gagarin y generando una onda de choque que acabaría desestabilizando al MiG-15. Aunque la identidad del piloto nunca ha sido revelada, el suceso acabó con la vida del instructor y del cosmonauta soviético que nos llevó por primera vez al espacio en 1961.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.