Los problemas para Uber y su conducción autónoma siguen creciendo. El accidente con un coche sin conductor de la compañía que provocó la muerte de una mujer de 47 años en Arizona parece haber marcado un antes y un después. Desde entonces, un informe señaló que la tecnología autónoma había tenido problemas mucho antes del incidente y que estaba muy por detrás de sus competidores como Waymo.

La crisis se ha agravado este miércoles 28 de marzo con la dimisión de Lior Ron, el co-fundador de Otto, la empresa de camiones autónomos que Uber adquirió en 2016. Según afirmó una fuente a CNBC, Ron, quien también tenía a su cargo la división de camiones autónomos Uber Freight, ha dejado su puesto en la empresa en medio de grave período de crisis.

https://hipertextual.com/2018/03/uber-tuvo-problemas-con-sus-coches-autonomos-antes-accidente

Hasta el momento, no se han dado detalles sobre la razón específica de la dimisión y, por su parte, Uber no ha dado detalles. Sin embargo, sí explicó que siguen plenamente interesados y entusiasmados con el futuro de Uber Freight, la plataforma con la que pretenden seguir creciendo y utilizar "para transformar la industria del transporte por carretera".

Este nuevo revés tiene lugar después de que, a principios de este año, la flota de camiones autónomos empezara a operar en Estados Unidos. Los vehículos empezaron a transportar carga en las carretera de Arizona para los clientes de la división de Uber aunque esta noticia podría poner el plan de acción patas arriba.

El avance era importante porque fue el primero después del litigio entre Uber y Waymo por el presunto robo de tecnología. Tras meses de conflicto, las dos empresas llegaron a un acuerdo millonario que daba a la compañía vía libre para seguir con sus objetivos en transporte autónomo.

Uber informó que, a raíz del accidente, habían cancelado temporalmente las pruebas con coches sin conductor y, posteriormente, el gobernador de Arizona, Doug Ducey, anunció la suspensión del plan de prueba de la compañía.

https://hipertextual.com/2018/02/uber-acuerdo-waymo

Días después de que empezara la polémica en torno a la tecnología autónoma de Uber, esta dio un paso más allá por un informe publicado por The New York Times en el que se detallaba que se habían registrado deficiencias en los coches sin conductor mucho antes del accidente. Al parecer, los conductores de emergencia tenían que intervenir en varias ocasiones para evitar colisiones.

Estos problemas están, una vez más, en el punto de mira por otro informe que sostiene que Uber redujo el número de sensores de seguridad ultimados para detectar objetos en la carretera.

El documento, publicado por Reuters, pone de relieve que la disminución de los sensores en el modelo SUV del Volvo autónomo con el que operaba Uber provocó que estos tuvieran un punto ciego que no les permitía identificar algunos puntos de la carretera.

Los vehículos sin conductor utilizan la tecnología LiDAR para detectar los obstáculos como los vehículos, peatones o edificios durante el viaje. Las otras empresas que están desarrollando su tecnología autónoma utilizan entre cinco y seis radares pero, según el reporte, Uber estaría utilizando un solo radar en sus vehículos.

No se ha confirmado si la tecnología LiDAR (o mejor dicho, la falta de ella) fue uno de los aspectos que provocaron el accidente pero el solo hecho de que Uber esté utilizando menos radares y el punto ciego que eso ha provocado en los coches es una clara señal de alarma. Uber no ha respondido a este informe, el cual ha vuelto a poner entre la espada y la pared a la empresa que parece ser especialista en atraer la polémica.