El objetivo de Uber respecto a sus camiones autónomos de Uber ha pasado por momentos difíciles, pero finalmente parece ser que el servicio de transporte privado ha llegado hasta dónde quería. Después de que la compañía y Waymo llegaran a un acuerdo y el litigio llegara a su fin, Uber ha anunciado que su flota de camiones autónomos ha empezado a operar en Estados Unidos.

Los camiones sin conductor han estado transportando carga en las carreteras de Arizona para los clientes de la división de transporte de mercancías Uber Freight, que pone en contacto a transportistas y mercancías bajo las leyes de oferta y demanda. "Hemos estado trabajando realmente duro en los últimos meses mejorando la tecnología", afirmó Alden Woodrow, jefe de producto del camión sin conductor de Uber, y añadió:

Estamos construyendo algo que resuelve problemas en la industria ... y también hace que la vida de los conductores de camiones sea más fácil y mejor.

El funcionamiento de los vehículos autónomos se basa en que un camión tradicional carga su remolque y conduce hasta una estación de transferencia. Una vez allí, la carga pasa a uno de los autónomos de Uber, el cual se encarga de realizar un trayecto de larga distancia para llevar la mercancía hasta su destino. En este caso, un conductor humano se encuentra en el asiento del conductor para tomar el control en caso de que sea necesario.

En un vídeo publicado por Uber, anunciaron el inicio de operaciones de los camiones y cómo se han realizado los viajes sin conductor.

Según Uber, el lanzamiento de los vehículos autónomos son todo ventajas. En primera instancia, la compañía afirmó que la utilización de sus camiones ayudará a fomentar el empleo en un corto plazo. Además, gracias a la tecnología autónoma, los vehículos podrán permanecer más tiempo en la carretera y se espera que disminuyan los accidentes por evitar el peligro de que los conductores se duerman al volante o se distraigan. "Creemos que la tecnología de autoconducción tiene un tremendo potencial para resolver algunos de los grandes problemas que tiene la industria del transporte por carretera en la actualidad", agregó Woodrow.

Sin embargo, los camiones de Uber todavía necesitan un conductor al volante por precaución y la compañía ha mantenido el secretismo en varios aspectos. La empresa de ride-hailing es una de las primeras en comercializar camiones sin conductor a través de su servicio Uber Freight. La innovación en este aspecto puede ser lenta pero la plataforma no ha dado detalles sobre cuántos camiones están operando en la actualidad, los tipos de productos que envía, las cargas que ha entregado de forma autónoma o las veces en las que el conductor ha tenido que tomar el control del vehículo.

El objetivo es continuar las operaciones y llegar eventualmente a un punto en el que los viajes de corta y larga distancia se realizan a través de camiones autónomos. "No estamos en el punto donde ese sistema se está ejecutando 24 horas al día, 7 días a la semana", afirmó Woodrow, "pero esa es la dirección a la que nos gustaría llegar".

Todavía hay que aclarar varias incógnitas pero, hasta el momento, Uber parece haber conseguido su ambicioso objetivo en lo que a tecnología autónoma se refiere. El plan ha sido algo muy importante para el servicio desde que adquirió la empresa Otto en 2016. A pesar del paso adelante, la demanda de Waymo -la división de coches autónomos de Alphabet- por presunto robo de tecnología puso todo el panorama patas arriba. Después de meses de litigio, Uber y Waymo consiguieron llegar a un acuerdo y, con él, la plataforma volvió a tener vía libre para seguir con sus iniciativas.

Hasta la fecha, Uber debe hacer frente a varios retos para poder seguir con el proyecto. En Arizona, el servicio de transporte privado ha tenido contacto con las autoridades y entidades reguladoras pero llevar los camiones autónomos y Uber Freight más allá del estado podría ser algo más complicado, además de un lento proceso.

El proyecto de Uber se une a otra como el Tesla Semi, el camión eléctrico de la compañía de Elon Musk con el que también pretende cambiar el transporte de mercancías por carretera.