Uber ha suspendido todas sus pruebas con vehículos autónomos después de que uno de ellos acabara con la vida de una mujer de 49 años en Tempe, una pequeña localidad de Arizona, en Estados Unidos. Los hechos han tenido lugar hace unas horas, según reporta ABC 15, un medio local.

El vehículo, que se encontraba en modo autónomo pero iba con conductor, golpeó a la mujer cuando estaba cruzaba la calzada en un espacio en el que no había paso de peatones. Esta fue traslada al hospital inmediatamente por los servicios de emergencia, donde falleció. El CEO de la compañía, Dara Khosrowshahi, ha expresado su pesar en Twitter.

Algunas noticias increíblemente tristes desde Arizona. Pensamos en la familia de la víctima mientras trabajamos con la policía local para entender qué sucedió.

Como destaca Khosrowshahi, por el momento se desconocen más datos acerca de las circunstancias del accidente, que está siendo investigado por las autoridades competentes. Cabe suponer que durante las próximas horas se conozcan más datos al respecto, por lo que este artículo se irá actualizando conforme la información sea revelada.

Un duro golpe para los vehículos autónomos

Este es del primer caso del que se tiene constancia en el que un vehículo autónomo acaba de manera directa con la vida de un viandante, llegando en un momento en el que la conducción autónoma se encuentra en boga de cara a la conducción del futuro. Cada vez son más los fabricantes que apuestan por esta tecnología de una manera u otra, dejando claro que la industria apuesta fuerte por esta tecnología.

Queda por ver ahora qué consecuencias traerá consigo este accidente de cara a la regulación de vehículos autónomos, uno de los aspectos más complejos con los que tienen que lidiar las compañías cuando se trata de convencer a las autoridades locales de que permitan a sus coches circular sin una persona al volante. La gravedad es todavía mayor en este caso dado que, como se ha mencionado, en el vehículo accidentado sí que iba un conductor que tendría que haber podido evitar el atropello.

Actualización 20 de marzo, 14:05: Según fuentes de la policía de Tempe, después de haber visto los vídeos de las múltiples cámaras que el vehículo llevaba incorporadas, "está muy claro que habría sido difícil evitar esta colisión en cualquier tipo de conducción (autónoma o humana) basándonos en cómo la mujer fue desde las sombras hacia la carretera". Estos primeros datos parecen confirmar que la culpa no fue ni del conductor ni del sistema autónomo de Uber, ya que el tiempo de reacción fue prácticamente nulo.