La Ciudad de México ha empezado su lucha contra los vehículos que emitan más gases contaminantes de lo permitido. La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) anunció este viernes 23 de febrero que se instalarán sensores en las carreteras de la capital mexicana para identificar a los automóviles que cuenten con una alta concentración de emisiones contaminantes y que no cumplan con las reglas medioambientales.

Los sensores remotos del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático se ubicarán de manera aleatoria en las casetas de peaje entre las 9:00 y las 16:00 horas y, además, se tomarán fotografías de los vehículos y de las placas que sean altamente contaminantes. Posteriormente, se avisará a la Policía Federal para que multe al conductor. Las multas establecidas oscilarán entre 3.224 y los 4.030 pesos.

"El sensor remoto permite medir con precisión la concentración de emisiones contaminantes del escape de los vehículos, que pasan entre un haz de luz infrarroja y ultravioleta", informó el Gobierno capitalino en un comunicado, y añadió:

Para tal efecto, la circulación vehicular de algunas casetas será dirigida a un carril confinado con conos señalizadores para realizar la medición. En ningún momento se detendrá al vehículo de su marcha normal.

La Campaña de Detección y Sanción de Vehículos Ostensiblemente Contaminantes 2018 ha entrado en vigor este viernes y se implementará hasta el próximo 15 de junio por la llegada de la temporada ozono. En estos próximos meses justo antes de la época de la lluvias es cuando la ciudad registra mayores niveles de contaminación en el aire. Además de tomar otras medidas como el Hoy No Circula, el Gobierno pretende que este sensor ayude a reducir los niveles de gases contaminantes por la entrada de autos antiguos y que no cumplen con los niveles establecidos en la regulación.

Según datos del Inventario de Emisiones de Contaminantes Atmosféricos para la Zona Metropolitana del Valle de México 2014, los automóviles suponen un 78.5% de los óxidos de nitrógeno y el 20% de compuestos orgánicos volátiles, los principales precursores de ozono.

Los vehículos llamados ostensiblemente contaminantes son aquellos autos de gasolina que sobrepasan las 600 partes por millón de hidrocarburos y 2 mil 500 partes por millón de monóxido de nitrógeno en sus emisiones, informó El Financiero tras una solicitud de información. En el caso de los vehículos diésel, se consideran que no cumplen la normativa aquellos que emiten 0.50 gramos de carbono por cada 100 gramos de combustible quemado y 3 mil partes por millón de monóxido de carbono.

Esta medida se une a otras tomadas por el Gobierno capitalino para intentar disminuir los índices de contaminación, aunque algunas de las iniciativas han creado más polémica que otra cosa. El programa Hoy No Circula, a pesar de ser uno de los planes más antiguos, ha sido puesto en duda en varios estudios que afirman que la prohibición ha fomentado un mayor uso de los taxis. Asimismo, un tribunal federal falló contra el Programa de Verificación Vehicular Obligatoria de Ciudad de México, vigente desde el 1 de julio de 2016, por sus condiciones para la verificación de los vehículos.