En la Ciudad de México circulan diariamente unos cinco millones de automóviles. Está considerada la capital con mayor tráfico y una de las más contaminadas del mundo.

El tráfico se ha convertido en algo insostenible en la ciudad, y el índice de TomTom de 2017 consideró que la capital mexicana es el peor sitio del mundo para desplazarse.

A pesar de las iniciativas por parte del Gobierno capitalino para bajar los índices de contaminación, como el programa Hoy No Circula, la ciudad se ahoga cada día más. En 2016 se registraron 212 días con mala calidad del aire, mientras que en lo que va del 2017 ya han habido 36 días con niveles alarmantes de contaminación ambiental.

Los habitantes de la capital son los que más sufren las consecuencias del tráfico en sus lentos desplazamientos y también en su salud. Según datos del Sistema Único Automatizado para la Vigilancia Epidemiológica (SUAVE), en 2016 se registraron 900.000 hospitalizaciones por enfermedades relacionadas con la contaminación como infecciones respiratorias, asma, y conjuntivitis en la Zona Metropolitana del Valle de México.

La Ciudad de México tiene niveles de contaminación del aire superiores a 100 puntos del Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (IMECA). Según sus estimaciones, de 0 a 50 puntos IMECA se considera que la calidad el aire es satisfactoria.

El alto nivel en la capital mexicana equivale para una persona como fumar 40 cigarrillos al día.

Los datos del estudio fueron investigados a través de 200 unidades centinela instaladas por la Secretaría de Salud con el objetivo de identificar los problemas sanitarios de los capitalinos.

La temporada seca-cálida en la Ciudad de México, que va desde marzo a junio, es la época en la que tuvieron lugar más hospitalizaciones, entre las que se encuentra la conjuntivitis, la cual se incrementó un 86% entre 2015 y 2016. La neumonía y bronconeumonía aumentó un 56%.

Entre las enfermedades más comunes se registraron las infecciones respiratorias agudas con 844.156 casos, seguida de la conjuntivitis con 29.855, otitis (9.133) y asma (7.237).

Martín Gutiérrez Lacayo, coordinador ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came) aseguró para El Universal que, junto con el Instituto Nacional de Epidemiología, están trabajando en nuevas medidas para la prevención de la contaminación y de la exposición de los habitantes de la Ciudad de México a la mala calidad del aire.

Según datos del Instituto Mexicano de la Competitividad (Imco), la contaminación puede traer pérdidas económicas en todo el país. Para 2018, México podría perder 20.000 millones de pesos por mala la calidad del aire, la cual podría ser la causante de 37.488 muertes, 103.000 hospitalizaciones y 6 millones de consultas médicas.