Desde que la Ciudad de México se ha convertido en una de las ciudades más contaminadas del mundo, el Gobierno de la capital ha decidido imponer nuevas leyes y sanciones contra los automóviles más antiguos y contaminantes.

El programa Hoy No Circula se inició en 1989, pero con los años se ha ido endureciendo hasta contener la circulación de vehículos los sábados. El objetivo era reducir las emisiones contaminantes en un 15%, pero un estudio de la Universidad de Berkeley arrojó que lejos de promover el uso de transporte público, ha aumentado el uso de los taxis y la compra de autos en la Ciudad de México.

La nueva medida del Gobierno capitalino fue el Programa de Verificación Vehicular Obligatoria de Ciudad de México, vigente desde el 1 de julio de 2016 a causa del alto grado de contaminación en el aire de la ciudad.

Este martes, 28 de febrero, un tribunal federal ha fallado contra este programa, poniendo en duda las condiciones que permiten la verificación de los vehículos en la capital mexicana.

La medida endureció las medidas de verificación de los automóviles, en especial de los modelos anteriores a 2006 para que no obtuvieran el holograma cero. Este holograma permite circular todos los días de la semana, en comparación con los hologramas 1 o 2, que obligan a los conductores a no circular mínimo un día a la semana.

Las condiciones en la capital mexicana para obtener un holograma cero es tener un vehículo a gasolina, gas natural, gas licuado de petróleo u otros combustibles alternos que cuenten con convertidor catalítico de tres vías, que emitan como máximo 250 partes por millón en óxidos de nitrógeno y contar con el Sistema de Diagnóstico a Bordo (OBD por sus siglas en inglés).

Con el sistema OBD pueden realizarse diversas pruebas, las cuales son tomadas en cuenta para otorgar un holograma. Entre otras cosas, esta tecnología define si el motor corrige la relación entre el aire y el combustible y verifica posibles fallos de encendido.

El fallo del tribunal ha permitido que un vehículo que no contaba con esta tecnología pero que no rebasaba los límites contaminantes obtuviera un holograma cero, a pesar de que el Programa de Verificación del Gobierno de la capital no lo permite.

El tribunal afirmó que "en nada varía el resultado de emisión de contaminantes el hecho de que el vehículo tenga o no la tecnología a la que se ha hecho referencia".

El fallo está basado en un argumento de la Suprema Corte de 2015 que permitió la obtención del holograma cero a los vehículos de modelos anteriores a 2007 si estos pasaban las verificaciones.

Sin embargo, la decisión del tribunal ha sido un duro golpe para las medidas contra la contaminación, ya que se abre la puerta a más verificaciones vehiculares aunque estos no cumplan con los requisitos del Gobierno.

La Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) inició el proceso después de que un juez ordenara cambiar un holograma uno por uno cero en un vehículo de modelo antiguo. Finalmente, el fallo ha sido en su contra. Algunas medidas, a pesar de ser instauradas con el objetivo de mejorar la calidad del aire y el nivel de contaminación en la capital mexicana, no cuentan con el apoyo del Poder Judicial.